Lo nuevo - Mapa del sitio - Calendario
Acuerdos Comerciales - Proceso del ALCA
Temas Comerciales
English - français - português
Búsqueda
 
REVISIÓN ANTE PANEL BINACIONAL
CONFORME AL ARTÍCULO 1904 DEL TRATADO DE
LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA DEL NORTE



Hechos

CHP afirma que Comercio, erróneamente, no dedujo los gastos indirectos de ventas realizadas en el extranjero ni los costos de llevar inventarios en que se incurrió en México por las ventas a Estados Unidos, al calcular el PEC para Cinsa y ENASA. (Memorial de CHP, página 57). CHP reclama que Comercio también erró al no incluir tales gastos en el concepto “gastos totales en Estados Unidos”, al realizar el cálculo de la utilidad PEC. Ibidem. CHP argumenta que es contrario a derecho el que Comercio no incluyera, dentro de los “gastos totales en los Estados Unidos”, los gastos indirectos de venta y los costos de llevar inventarios, en que se incurrió en México en las ventas a los EE.UU., para el cálculo de la utilidad PEC. (Memorial de Contestación de CHP, página 32). CHP solicita que este Panel devuelva este asunto a Comercio, para que éste recalcule los márgenes de dumping para Cinsa y ENASA, de manera que incluya los gastos indirectos de venta y los costos de llevar inventarios en que se incurra en México en el concepto “gastos totales en EE.UU.”. (Idem, página 33).

En contra de lo anterior, Comercio afirma que en el cálculo de la utilidad PEC, hizo bien en no incluir dentro del concepto “gastos totales en los EE.UU.” a los gastos indirectos de venta en México, en que Cinsa incurrió al vender a su afiliada. (Memorial de Contestación de Comercio, página 54). Comercio se concentró correctamente en la cantidad de utilidad asociada con las ventas PEC efectuadas por CIC a sus clientes no afiliados en EE.UU. (Ibidem). Los ajustes al PEC están diseñados de manera tal que permitan construir el equivalente a una venta entre partes no afiliadas, cuando se da una venta de un exportador a su afiliado en los EE.UU.. Lo anterior se logra eliminando los gastos y la utilidad asociados con la venta del afiliado al primer cliente independiente. (Ibidem). Por tanto, no hay razón para incluir estos gastos en el cálculo de los gastos asociados con la venta de Cinsa a su importador afiliado en los EE.UU..

Cinsa argumenta, en su Memorial de Contestación, que al calcular la utilidad PEC, Comercio excluyó correctamente los gastos indirectos de venta y los costos de llevar inventarios en que se incurrió en México para las ventas a EE.UU.. (Memorial Cinsa, página 33). Además, Cinsa afirma que tal cálculo es congruente con la práctica de Comercio. (Ibidem).

Análisis

La sección 772(d)(3) del Tariff Act, 19 USC § 1677a(d)(3), ordena al Departamento que deduzca del “precio inicial” del PEC, el monto de “la utilidad distribuida a los gastos descritos en los párrafos (1) y (2)” de la subsección (d). La SAA, además, ordena al Departamento que “al determinar el precio de exportación construido, identifique y deduzca del precio inicial en el mercado de los EE.UU. la cantidad de utilidad asignable a las actividades de venta, distribución y ulterior manufactura en los Estados Unidos. La utilidad a ser deducida del precio inicial... es aquella proporción del total de la utilidad que equivale a la proporción que los gastos de venta y manufactura en EE.UU. representan del total”. (SAA, página 824).

CHP argumenta que el Departamento erró al no incluir los gastos indirectos de venta en los que Cinsa incurrió en México en las ventas a CIC, dentro del concepto “gastos totales de Estados Unidos”, que se emplea para calcular la utilidad PEC. (Véase memorial de CHP, páginas 57-58). Como resulta evidente de los memoriales, tanto de CHP como del Departamento, la resolución de esta cuestión se basa en el asunto de si lo dispuesto en 19 USC § 1677a(d)(1), ordena al Departamento deducir los gastos del PEC. En la sección antecedente, el Panel confirmó la negativa del Departamento de realizar estas deducciones. Por lo tanto, el Panel también confirma la decisión del Departamento de no incluir los gastos en el cálculo de la utilidad PEC.

  1. Utilización del factor de Global en el cálculo de los gastos de Yamaka

La quinta cuestión que el Panel debe resolver es si debe o no concederse la solicitud de devolución del Departamento para usar la razón de gastos indirectos de venta, en la forma en que fue presentada por CHP, para calcular los gastos indirectos de venta de Yamaka China, Inc. (Yamaka). Por las siguientes razones, el Panel rechaza la solicitud del Departamento y de CHP:

Hechos

CHP argumenta que Comercio omitió deducir el monto correcto de gastos indirectos al calcular el PEC para ENASA y que empleó el factor incorrecto al calcular los gastos indirectos de venta estadounidenses en las ventas PEC de ENASA, en vista de que Comercio aplicó el factor de gastos indirectos de venta de Global, en vez del de Yamaka. (Memorial de CHP página 58). En consecuencia, el cálculo de Comercio de los gastos indirectos de venta para las ventas PEC, no se apoyó en constancia que obre en el expediente o bien, no es conforme a derecho. (Ibidem).

Cinsa argumenta que Comercio calculó correctamente los gastos indirectos de venta que se dedujeron del PEC. (Memorial de respuesta de Cinsa, página 34). Cinsa indica que los errores ministeriales de CHP quedan fuera del ámbito de aplicación de la disposición legal prevista para la corrección de errores oficinescos, ya que la metodología de cálculo practicada por Comercio fue consistente con los resultados queridos por éste. Ibidem. El cálculo propuesto por CHP, argumenta Cinsa, da como resultado una sobreestimación considerable de los gastos indirectos de venta y no debe, por tanto, ser empleado por Comercio. (Ibidem, página 35).

Por el contrario, Comercio concede que, inadvertidamente, usó la razón de gastos indirectos de venta correspondiente a otra afiliada estadounidense, Global. (Memorial de respuesta de Comercio página 56). Comercio solicita la devolución para corregir la inadvertida sustitución de la información, al calcular los gastos indirectos de venta de Yamaka. (Ibidem). En vista de tal reconocimiento, CHP apoya la solicitud de Comercio para que se ordene la devolución y se corrija la inintencionada sustitución del factor de Global en el cálculo de los gastos indirectos de venta de Yamaka. (Memorial de respuesta de CHP, página 33).

Análisis

La sección 353.28 de las regulaciones del Departamento, 19 C.F.R. en el párrafo 353.28 se refiere a la cuestión de la corrección de errores ministeriales. Conforme a la sección 352.28(c), si el Departamento no recibe una reclamación de error ministerial a tiempo, “analizará los comentarios recibidos y si es procedente, corregirá cualquier error ministerial, modificando la resolución final antidumping o los resultados finales de la revisión administrativa...”

Durante la revisión administrativa, GHC presentó, en tiempo, una solicitud de corrección de errores ministeriales. (Véase Memorial de CHP, página 59, nota al pie 7; Memorial de contestación en la página 34). Acto seguido, Cinsa presentó comentarios en respuesta a la solicitud de GHC, en los que argumenta que la solicitud de GHC es improcedente. (Véase Memorial de Contestación de Cinsa, página 34, citando el documento confidencial 39). El Departamento nunca respondió a la solicitud de GHC (Memorial de CHP, página 59, nota al pie 7). Adicionalmente, el Departamento tampoco respondió a los comentarios de Cinsa y ENASA.

Ante este Panel, los representantes legales del Departamento afirmaron que, en efecto, el Departamento cometió un error ministerial y que ha solicitado la devolución para llevar a cabo el cambio reclamado por CHP (Memorial del Departamento, página 56). Sin embargo, como se destacó anteriormente, el Departamento no atendió a este asunto durante el procedimiento. En consecuencia, el Panel devuelve la cuestión al Departamento para:

(1) determinar, después de atender tanto a la solicitud de GHC relativa al error ministerial, cuanto a la carta presentada por Cinsa en oposición a la pretensión de GHC, si, en efecto, cometió un error ministerial;

(2) si hubiere sido así, corregir el error; y

(3) al hacer cualquier corrección, de manera explícita, atender, en la determinación que resulte de esta devolución, los comentarios de las partes acerca del cálculo8 y explicar en detalle las bases en que se sustenta la corrección.

  1. Utilización de la metodología de la asignación de gastos de flete basada en el peso

La sexta cuestión que este Panel debe resolver es si la decisión del Departamento de aceptar la metodología de asignación de gastos de flete practicada por Cinsa y ENASA, fue o no razonable, o bien, conforme a derecho. Por las razones que a continuación se exponen, el Panel confirma la determinación del Departamento.

Hechos

CHP afirma que Comercio se equivocó al conceder la reclamación de Cinsa y ENASA, sobre el ajuste de los gastos de flete al valor normal. (Memorial CHP, página 36). CHP argumenta que Comercio de manera errónea permitió que ambas empresas realizaran deducciones al valor normal por concepto de los gastos de flete en que se incurrió en las ventas en el mercado doméstico de la mercancía sujeta a revisión. (Ibidem). El expediente muestra que Cinsa y ENASA no demostraron que su metodología de asignación de los gastos de flete relativos a las ventas de las mercancías sujetas a revisión, no distorsionó los gastos reales de flete calculados con base en transacciones específicas. (Idem, página 37). Adicionalmente, las empresas no demostraron que su metodología de asignación de gastos de flete, con base en el peso, reflejara la distancia de traslado. (Idem, página 38). Finalmente, Cinsa y ENASA no demostraron que la inclusión de mercancía no sujeta a esta revisión en el cálculo de gastos de flete interno en el mercado doméstico, no distorsiona el cálculo. (Idem, página 39). CHP argumenta que Comercio debió haber negado la reclamación de Cinsa y ENASA que consistía en un ajuste al flete del mercado doméstico. (Idem. página 40). Por tanto, CHP concluye que la determinación de Comercio de aceptar los gastos de flete del mercado doméstico de Cinsa y ENASA no está sustentada en constancia que obre en el expediente, o bien, no es conforme a derecho. (Memorial de CHP, página 40, Memorial de contestación de CHP, página 36).

Comercio argumenta que su determinación de aceptar la metodología de asignación de gastos de flete del mercado doméstico con base en el peso, presentada por Cinsa y ENASA, fue razonable, apoyada en constancia en el expediente, o bien, conforme a derecho. (Memorial de Comercio, página 56). Comercio explica que la asignación de costos de flete en lo que respecta a las ventas en el mercado doméstico entre la mercancía de Cinsa y ENASA fue razonable y no distorsionó el cálculo. (Idem, página 58). Además, Comercio argumenta que la distribución efectuada por Cinsa de los costos de flete de las ventas en el mercado doméstico, entre la mercancía sujeta y la no sujeta a revisión, fue razonable y no distorsionó el cálculo. (Idem, página 60). Finalmente, Comercio arguye que la distribución de costos de flete reportados reflejó razonablemente las distancias reales de embarque. (Idem, página 65).

Cinsa argumenta que Comercio dedujo de manera correcta el costo de flete reportado al calcular el valor normal. (Memorial de Contestación de Cinsa, página 21). Comercio expresamente reconoció que los ajustes al valor normal solicitados, incluyendo los ajustes por gastos de traslado, pueden basarse en metodologías razonables de asignación, siempre que no sea posible presentar información con base en transacciones específicas. (Ibidem). La práctica establecida de Comercio acepta que los gastos de flete se calculen con base en los costos de flete promedio. (Idem, página 22). Además, la inclusión de mercancía no sujeta a revisión en la metodología de asignación de flete, no distorsionó el cálculo, puesto que la tarifa de flete aplicada a todos los productos fue constante. (Idem, página 24). Por lo tanto, Comercio afirma que la determinación no fue contraria a derecho.

Análisis

La esencia de la impugnación de CHP respecto de este asunto, es que Cinsa y ENASA no demostraron que su metodología de asignación de gastos de flete no distorsiona el cálculo. Cinsa usó la metodología de asignación basada en peso para prorratear el costo de envío. Este tipo de asignación ha sido aceptada inveteradamente por las cortes estadounidenses (Brother Industries Limited, 540 F.Supp. 1341, 1363 (CIT 1982); Daido v. United States, 893 F.Supp. 43, 47 (CIT 1995). Cuando una compañía paga por los gastos de flete o empaque mensual o cuatrimestralmente, esos cargos deben asignarse a cada venta (Véase Ibidem). Cuando un cargo se distribuye sobre ventas de más de una unidad, debe ser asignado a una venta en lo individual o a un precio unitario que no refleje esos cargos. (Ibidem).

Cuando no sea posible efectuar el cálculo con base en transacciones específicas, una asignación razonable es permisible. Tal asignación puede ser considerada “representativa” de los costos en que se incurrió. Véase Certain Circular Welded Carbon Steel Pipes and Tubes from Thailand: Final Results of Antidumping Duty Administrative Review, 61 Fed. Reg. 1328, 1333 (19 de enero de 1996); Antifriction Bearings: Final Results of Antidumping Duty Administrative Review, 63 Fed. Reg. 33320, 33340 (18 de junio de 1998). La asignación no tiene que estar correlacionada con mercancía en específico, como sugiere CHP, siempre y cuando la asignación sea representativa de los costos incurridos; asimismo, el preámbulo de las nuevas regulaciones del Departamento declara que “el Departamento normalmente aceptará una metodología de asignación que calcule los gastos o ajustes a precios sobre la misma base en que se incurrió en tales gastos o en que se otorgó el ajuste a los precios”. 62 Fed. Reg. página 27347 (19 de mayo de 1997). Asimismo, las regulaciones de Comercio disponen expresamente que Comercio no rechazará una metodología de asignación sólo porque incluya gastos en que se erogaron por mercancía que no está sujeta a la orden de cuota compensatoria. (Véase Sección 351.401(g)(4)).

En este caso, la empresa transportista cobró la misma tarifa de entrega a varios destinos por todos los artículos transportados en el camión, puesto que operaron en un área específica; y las diferencias en las tarifas de flete dentro de la “región de Monterrey” son limitadas, puesto que las diferencias en la distancia de traslado fueron mínimas. (Véase Memorial del Departamento, página 67). En consecuencia, aún si los clientes de melamina de Cinsa dentro de la región de Monterrey se localizan, en efecto, más lejos de la bodega que los clientes de utensilios de cocina, el costo de flete permanecería necesariamente igual. En consecuencia, la metodología de asignación basada en peso no distorsionó el cálculo puesto que la distancia no se tomó en cuenta al determinar el costo de traslado.

En el caso Daido v. United States 893 F. Supp. 43, 47 nota al pie 3 (CIT 1995), la Corte confirmó la decisión de Comercio de dividir el total de los gastos de flete doméstico en que se incurrió durante el ejercicio, entre el total del peso trasladado. Puesto que tales metodologías de asignación basadas en peso han sido suficientemente reconocidas por Comercio y por las Cortes estadounidenses, en caso de que no puedan medirse las transacciones específicas, la metodología de asignación basada en peso es aceptable y puede ser usada. En consecuencia, el Panel confirma la decisión de Comercio de aplicar la metodología de asignación basada en peso al determinar el costo del flete.

  1. Tratamiento del gasto de flete de los artículos devueltos.

La séptima cuestión que el Panel debe resolver es si el tratamiento por parte del Departamento de los gastos de flete de los artículos devueltos, fue o no razonable, o bien, conforme a derecho. Por las razones que a continuación se expresan, el Panel confirma la determinación del Departamento.

Hechos

CHP afirma que Comercio erró al calcular el flete doméstico en los EE.UU. en las ventas PEC efectuadas por ENASA, al no incluir ni los gastos de flete de “salida” ni los de “devolución” en el ajuste del flete doméstico de EE.UU. para ENASA. (Memorial CHP, página 60). Los gastos de flete de devolución debieron haber sido asignados sobre todas las ventas realizadas de conformidad con el contrato. (Idem, página 62). Sin embargo, CHP argumenta que en el cálculo del margen para ENASA, Comercio en la Resolución Definitiva no dedujo la cantidad total de los gastos de flete de devolución del PEC de ENASA. (Ibidem). En consecuencia, argumenta CHP, la Resolución Definitiva de Comercio subestima la cantidad de gastos de flete de salida en que se incurrió con respecto a las ventas de ENASA en los EE.UU.. (Idem, página 60). Finalmente, CHP indica la metodología apropiada para calcular correctamente los gastos de flete internos de los EE.UU., asociados con la venta, y la venta y devolución de la mercancía sujeta a revisión. Ibidem. página 63. CHP sostiene que debido a que el cálculo de Comercio fue aritméticamente erróneo y que puesto que incorrectamente incluyó el peso de la mercancía devuelta en la base de asignación, subestimó el gasto de flete por unidad, que debía ser asignado a la venta para la cual los márgenes fueron calculados. (Memorial de contestación de CHP páginas, 44-45). Por lo tanto, el cálculo de Comercio de los gastos de flete de Yamaka en los EE.UU., no fue conforme a derecho. (Idem, página 42).

Comercio asume la postura de que su tratamiento de los gastos de flete de los artículos devueltos fue razonable, sustentado en constancia que obra en el expediente, o bien, es conforme a derecho. (Memorial de contestación de Comercio, página 68). Comercio específicamente alega que fue razonable su consideración de que las ventas de los artículos que finalmente fueron recomprados fueron de buena fe, para las cuales calculó márgenes de dumping. (Idem, página 70). Adicionalmente, Comercio argumentó que asignó correctamente los costos de flete de salida sobre todas las ventas realizadas de conformidad con el contrato promocional. (Idem, página 73). Finalmente, Comercio afirmó que asignó, de manera correcta, los costos de flete de “devolución”, sobre las ventas realizadas conforme al contrato de promoción. (Idem, página 75).

Cinsa argumenta que el cálculo de Comercio de los gastos de flete asociados con las ventas de Yamaka, se encuentra sustentado en prueba substancial. (Memorial de contestación de Cinsa, página 35). Específicamente, Cinsa argumenta que la Resolución Definitiva de Comercio, en el sentido de que los gastos asociados con productos devueltos a Yamaka, debieron ser tratados como gastos de venta y de que el haber asignado los costos del flete de devolución, sobre las ventas totales de Yamaka, de conformidad con el contrato de ventas, fue una determinación razonable y debe ser confirmada por este Panel. (Idem, página 37).

Análisis

La primera reclamación de CHP se refiere a la metodología empleada por el Departamento, al asignar los gastos de flete de “salida” de Yamaka, en los que se incurrió al trasladar la mercancía sujeta a revisión a sus clientes. De acuerdo con CHP, el Departamento debió haber reasignado los gastos sobre el peso de la mercancía que “realmente fue vendida” o, en otras palabras, sobre el peso de la mercancía que no fue devuelta. (Véase Memorial de CHP, página 60). El Panel concuerda con el Departamento en que la metodología que CHP propone sobreestimaría los gastos de flete de salida y en que la metodología del Departamento es razonable.

Como lo destaca el Departamento en su memorial (véase Memorial del Departamento, páginas 70-71), la ley ordena a Comercio que establezca el margen de dumping por “cada entrada” de la mercancía sujeta a una revisión administrativa. 19 USC § 1675(a)(2)(A). En el caso en cuestión, el Departamento resolvió que todas las ventas de Yamaka realizadas conforme al contrato de promoción –independientemente de que fueran o no devueltas en última instancia- fueron correctamente incluidas dentro de la revisión administrativa. En consecuencia, Comercio calculó los márgenes de dumping para todas las ventas en cuestión. CHP no impugnó la acción del Departamento durante la revisión administrativa.

Yamaka incurrió en gastos de flete de salida en todas sus ventas y, por lo tanto, el Departamento distribuyó los gastos totales de flete sobre todas las ventas. Ninguno de los argumentos de CHP convence a este Panel de que la metodología del Departamento no fue razonable, o bien, contraria a derecho. En particular, el argumento de CHP en el sentido de que Comercio en su análisis de dumping, no debió haber incluido la mercancía recomprada, es extemporáneo. (Véase Memorial de Contestación de CHP, páginas 43-44).

Igualmente, el Panel confirma la metodología del Departamento para distribuir los costos de flete de “devolución” de Yamaka. Como el Departamento hace notar, literalmente se aplica lo dispuesto en 19 USC § 1677a(c)(2)(A) a los gastos incurridos para trasladar la mercancía sujeta a revisión “del lugar original de embarque... al lugar de entrega en los Estados Unidos”. Esto no es aplicable a los costos de flete de devolución. Por lo tanto, el Departamento trató estos gastos como gastos directos de venta (puesto que se incurrió en ellos como consecuencia directa de un contrato promocional) y los dedujo del precio de los EE.UU., de conformidad con lo dispuesto en 19 USC § 1677a(d)(1)(B). Además, ya que la obligación contractual de Yamaka de recomprar toda la mercancía que no se vendiera, fue una condición de venta para todos los artículos vendidos bajo el contrato, el Departamento distribuyó los gastos de flete de devolución sobre todas las ventas.

El argumento de CHP de que el Departamento está “negando” que la mercancía fue devuelta y que los gastos en los que se incurrió en relación con la devolución deberían ser deducidos del precio de los EE.UU., se ve contradicho plenamente por el hecho de que el Departamento, en realidad, dedujo los gastos del precio de los EE.UU.. (Véase Memorial de Contestación de CHP, página 43, 62 Fed. Reg., páginas 42501-02). Su argumento de que el Departamento debió haber distribuido los gastos únicamente sobre la mercancía que no fue recomprada (véase Memorial de Contestación de CHP, páginas 44-45), sencillamente sobrestimaría el margen de dumping. La metodología del Departamento fue razonable, o bien, conforme a derecho. Por todo lo anterior, este Panel confirma la resolución de Comercio.

  1. Tratamiento del costo del esmalte de frita

La octava cuestión que el Panel debe resolver es si el cálculo del Departamento del costo del esmalte de frita, empleado en la fabricación de la mercancía sujeta a la revisión, fue razonable o bien, conforme a derecho. Por las razones a exponer, el Panel confirma la resolución del Departamento.

Hechos

CHP argumenta que Comercio erró en su cálculo del costo del esmalte de frita de Cinsa, materia prima empleada en la manufactura de la mercancía sujeta a revisión. (Memorial de CHP, página 41). Cinsa compró el cien por ciento de su esmalte de frita a un proveedor afiliado, ESVIMEX S.A. de C.V. (Ibidem). Cinsa reclama que los precios de transferencia que se reportaron y pagaron por el esmalte de frita, fueron una base válida para determinar su costo y que el Departamento debió ajustar hacía arriba los costos de Cinsa, para reflejar la diferencia entre las eficiencias de costos alegadas y los precios promedio de mercado pagados por los clientes no afiliados de ESVIMEX. (Ibidem). De acuerdo con CHP, Comercio erró en aceptar una prueba que no estuviera basada en precios, para demostrar que las ventas de ESVIMEX de esmalte de frita fueron como si fueran ventas entre partes independientes y omitió basar el costo de frita de Cinsa en el valor de mercado de la frita. (Idem, página 44). Alternativamente, CHP argumenta que Comercio omitió ajustar el costo de Cinsa para reflejar la totalidad de la diferencia entre los precios de transferencia de ESVIMEX y el valor de mercado. (Idem, página 48).

CHP argumenta que la Resolución Definitiva de Comercio incrementó los costos relevantes en sólo en una fracción del monto total de la diferencia entre los costos reportados y el valor de mercado, omitiendo, con ello, ajustar los costos tal como se lo había propuesto originalmente. (Memorial de Respuesta de CHP página 49). La resolución de Comercio de ajustar y no rechazar los costos de frita reportados por Cinsa y ENASA, fue contraria a la ley, e inconsistente con su práctica habitual. (Idem, página 45). La decisión de Comercio de ajustar los costos de frita, admitiéndolos como prueba de precios de mercado que se pagan por frita idéntica, en lugar de basarse en el expediente administrativo, fue contraria a derecho. (Ibidem). Alternativamente, si la resolución de Comercio de ajustar los costos reportados de Cinsa fue conforme a derecho, CHP concuerda en que es necesaria la devolución para recalcular el ajuste al costo de materiales reportado por Cinsa. (Memorial de Respuesta de CHP, página 51).

Cinsa argumenta que el ajuste de Comercio a los costos de esmalte de frita reportados de Cinsa y ENASA no se sustentó en constancias que obren en el expediente administrativo. (Memorial de Cinsa, página 5). En particular, Cinsa argumenta que el análisis de Comercio sobre si los precios de ESVIMEX a Cinsa y ENASA fueron como si fueran precios entre partes independientes, se refirió indebidamente al diferencial de precios aparente entre las ventas a clientes afiliados y a clientes independientes. (Idem, página 10). Cinsa reclama que Comercio omitió tomar en consideración el descuento por pronto pago y los descuentos por volumen, al determinar si los precios de ESVIMEX a Cinsa y ENASA fueron como si fueran precios entre partes independientes. (Idem, página 14). Cinsa destaca, sin embargo, que Comercio tuvo razón en su resolución de aceptar toda prueba de que los precios de transferencia de ESVIMEX reflejaron el valor de mercado. (Memorial de Respuesta de Cinsa, página 27).

Cinsa y ENASA argumentan que fue apropiado que Comercio conformara su decisión en la Novena Revisión Administrativa con la sentencia de la corte en la Cuarta Revisión y que los resultados definitivos de Comercio son plenamente congruentes con la ley. (Idem, página 28). Adicionalmente, Cinsa argumenta que la metodología de Comercio es correcta y que la metodología propuesta por CHP sería incorrecta. (Idem, página 29). Finalmente, Cinsa argumenta que el Panel no puede rechazar la resolución de una autoridad sólo porque el Panel hubiera llegado una resolución diferente, de haber sido quien revisara el expediente por vez primera y, en consecuencia, la resolución del Departamento debe permanecer. (Idem, páginas 29-30).

En su Memorial de Respuesta, en la página 3, Cinsa argumenta que el ajuste de Comercio a los costos de materias primas reportados para efectos del cálculo del costo de producción y del valor construido, no se encontró apoyado en prueba sustancial en el expediente, puesto que Comercio omitió tomar en consideración varias cláusulas del contrato de sociedad de coinversión que prueban que los precios a afiliados fueron como si fueran entre partes independientes. Ibidem. Alternativamente, Cinsa argumenta que en el supuesto de que el Panel confirme la metodología del análisis que Comercio realiza para determinar si las transacciones fueron como si hubieran sido entre partes independientes, entonces el expediente administrativo apoyaría el aserto de Cinsa y ENASA de que cualquier diferencia de precios que no fuera directamente atribuible a eficiencias de costos verificadas, sería atribuible a un descuento por volumen. (Idem, página 12). Por lo tanto, no puede permitirse a Comercio alegar errores ministeriales no presentados por las partes. (Idem, página 14).

Comercio afirma que su resolución de considerar los ahorros cuantificados y verificados, con base en las condiciones del mercado, pero de rechazar el descuento por volumen en el esmalte de frita obtenida de un proveedor afiliado, fue razonable, apoyada en prueba sustancial en el expediente, o bien, conforme a derecho. (Memorial de respuesta de Comercio, página 77). De acuerdo con Comercio, éste ajustó razonablemente la porción de frita del costo total de materiales para reflejar los ahorros cuantificados y verificados, basados en el mercado, en la frita comprada a ESVIMEX. (Idem, página 80). Comercio afirma que de manera razonable, consideró prueba distinta a los precios de ESVIMEX a clientes no afiliados, para determinar a qué grado los precios de transferencia de ESVIMEX a clientes afiliados reflejaron el valor de mercado. (Ibidem). Comercio alega que su resolución de ajustar los costos de frita para reflejar eficiencias de costos basadas en el mercado, se apoyó en constancia que obra en el expediente administrativo. (Idem, página 84).

Adicionalmente, Comercio afirma que fue correcta su decisión de no tratar los precios de transferencia de ESVIMEX como “precios de mercado”, siendo que Cinsa y ENASA no sustentaron su reclamación de que la totalidad de la diferencia entre los precios de transferencia y los precios de ESVIMEX a partes independientes, estuvo conducida por las fuerzas del mercado. (Memorial de Respuesta de Comercio, página 85). Comercio también reclama que determinó correctamente que los acuerdos de coinversión no aseguraron que los precios de transferencia fueran como precios entre partes independientes. (Idem, página 86). Comercio reclama que fue razonable no presumir el uso generalizado de los descuentos por pronto pago y los descuentos por volumen, al hacer los ajustes de frita a los costos de materiales. (Idem, paginas 88-91). Sin embargo, Comercio reconoce que debido a un error clerical, la totalidad de la diferencia entre el valor reportado de frita y el equivalente al precio basado en el mercado a los afiliados de ESVIMEX, no se incluyó en los ajustes a los gastos en frita a los costos de materiales. (Idem, página 93).

Análisis

La primera cuestión que el Panel debe responder es si el alegato de CHP de que la decisión del Departamento de aceptar prueba distinta de los precios, como prueba de que las ventas de frita fueron como si se hubieren efectuado entre partes independientes, fue errónea. (Véase memorial de CHP, página 44). De conformidad con la sección 773(f)(2) de la Ley, 19 USC 1677b(f)(2):

Una transacción directa o indirectamente realizada entre personas afiliadas puede desestimarse si, en el caso de que cualquier elemento de valor que requiera ser considerado, el monto representado por ese elemento no refleja justamente la cantidad usualmente reflejada en ventas de la mercancía en consideración en el mercado en consideración. Si una transacción es desestimada de conformidad con la oración anterior, y no hay otras transacciones disponibles para su consideración, la determinación del monto se basará en la información disponible acerca de cuál hubiera sido el monto si la transacción se hubiera realizado entre personas que no están afiliadas.

De la disposición citada, resulta claro que el estatuto es omiso en cuanto a cómo debe el Departamento determinar el valor de mercado de materias primas compradas a afiliados. Adicionalmente, la CIT se ha referido en particular a esta cuestión en el contexto de una revisión administrativa anterior de utensilios de cocina de acero porcelanizado, y en ella concluyó que la información de ventas por parte de terceros no es el único medio de determinar si los precios de transferencia son como si fueren entre partes independientes. Véase Cinsa, S.A. de C.V. v. United States, 966 F. Supp. 1230, 1237 (4 de abril de 1997). Por lo tanto, el Panel rechaza el argumento de CHP de que fue ilegal que Comercio se basara en prueba distinta a precios para determinar el valor de mercado de las materias primas en cuestión.

Segundo, el Panel concluye que la decisión del Departamento de ajustar los costos de frita para reflejar los ahorros basados en el mercado, relacionados con las ventas de ESVIMEX a sus afiliados, se encuentra apoyada en prueba sustancial en el expediente. El Departamento explicó en la Resolución Definitiva que examinó los costos reclamados por el demandado durante la verificación y concluyó que sería apropiado aceptar todos los ahorros de costos que estuvieran documentados. Véase Resolución Definitiva 62 Fed. Reg. 42506. Mientras que CHP alega que el Departamento no debió basarse en prueba distinta de los precios, no ha controvertido la precisión de la prueba en sí misma. Puesto que Comercio verificó la precisión de la información, el Panel confirma la decisión del Departamento de realizar el ajuste.

Finalmente, el Panel niega la solicitud de devolución del Departamento para corregir un alegado “error ministerial” en la Resolución Definitiva. No obstante que 19 USC 1675(h) faculta al Departamento para corregir errores ministeriales, ninguna parte notó el error alegado dentro de los plazos establecidos para ello en las regulaciones del Departamento. (Véase 19 CFR 353.28). En consecuencia, la resolución del Departamento es definitiva y no puede ser modificada.

  1. Tratamiento de los gastos de almacenaje de preventa en Saltillo

El último asunto a que este Panel debe hacer referencia es si la negativa por parte del Departamento de deducir del valor normal los gastos de almacenaje de preventa en que se incurrió en la planta de Saltillo, fue o no razonable, o bien, conforme a derecho. Por las razones que a continuación se exponen, el Panel confirma la determinación del Departamento.

Hechos

Cinsa argumenta que, de manera contraria a derecho, Comercio no dedujo del valor normal los gastos de almacenaje de preventa en que se incurrió en la planta de Saltillo. (Memorial de Cinsa, página 18). Específicamente, Cinsa alega que la decisión de Comercio de clasificar los gastos de almacenaje de preventa, reportados por Cinsa y ENASA, en que se incurrió en el almacén adyacente a la planta de producción en Saltillo, como gastos directos de venta, en lugar de clasificarlos como gastos de traslado, fue contraria a derecho. (Idem, página 21). Cinsa argumenta que todos los gastos de almacén atribuibles a la bodega de Saltillo, no obstante que se hubiere incurrido en ellos en una bodega adyacente a la planta de producción o en una remota, deben ser incluidos en la deducción legal, en calidad de gastos de traslado. (Idem, página 25). Por tanto, el hecho de que Comercio no dedujera del valor normal los gastos de almacenaje de preventa en que se incurrió en la planta de Saltillo, fue contrario a derecho. (Memorial de Cinsa, página 16). El Congreso expresó su intención de dar un tratamiento distinto a tales gastos y el Panel no debe respetar la interpretación de Comercio puesto que no es razonable, no es justificable y es internamente inconsistente.

Comercio argumenta que su resolución en el sentido de tratar los gastos de almacenaje de preventa en la instalación de Saltillo como gastos indirectos de venta y no deducirlos del valor normal, fue razonable, sustentada en constancia en el expediente o bien, conforme a derecho. (Memorial del Departamento, página 95). Comercio argumenta que estos gastos no estaban asociados con el proceso de traslado. Ibidem. Además, Comercio argumenta que la ley, la historia legislativa y las regulaciones que la implementan, sustentan la decisión de Comercio de no clasificar los gastos de almacenaje de la planta de Saltillo como gastos de traslado. (Idem, página 97). Comercio argumenta que la distinción creada entre almacenaje en fábrica y almacén remoto no es artificial. (Idem, página 99). Finalmente, Comercio argumenta que su práctica, en cuanto al tratamiento de los gastos de almacenaje de preventa en fábrica, como gastos indirectos, conduce a una comparación equilibrada entre el precio en los EE.UU. y el valor normal. Ibidem.

Análisis

De conformidad con lo dispuesto en 19 USC § 1677b(a)(6)(B)(ii), el Departamento debe deducir del valor normal:

la cantidad, si existe alguna, incluida en el precio, que sea atribuible a cualesquier costos, cargos o gastos adicionales, que se eroguen para trasladar el producto similar extranjero del lugar original de embarque al lugar de entrega al comprador...

Según Cinsa, la ley ordena al Departamento deducir del valor normal “cualquier” gasto de traslado en que Cinsa incurra de sus ventas en su mercado doméstico. (Memorial de Cinsa, página 21). Cinsa además afirma que de la SAA resulta claro que los gastos de almacenaje se categorizan correctamente como gastos de traslado. (Idem, página 22). Por lo tanto, según Cinsa, la intención del Congreso es clara y es necesaria la devolución, para que el Departamento deduzca los gastos de almacenaje de preventa del valor normal. El Departamento contraargumenta ampliamente las impugnaciones de Cinsa.9

A pesar de la extensión y el detalle de los argumentos de las partes, la cuestión esencial en este asunto es muy simple: la interpretación del Departamento de la frase “lugar original de embarque” en el sentido de que se refiere a la entrada de la planta ¿es una interpretación razonable? El Panel concluye que lo es. Según destacó el Departamento en su memorial, el propósito de realizar ajustes al precio de exportación y al valor normal, es permitir una comparación al nivel “en fábrica” (ex-factory). (Véase SAA, página 827). (Donde se explica que la deducción de los gastos de traslado del precio de exportación y del valor normal, refleja el artículo 2.4 del Acuerdo Antidumping, el cual requiere que normalmente los precios sean comparados al nivel “en fábrica” (ex fábrica)). Por esta razón, el Departamento deduce del valor normal y del precio de exportación todos los gastos de traslado –incluso los gastos de almacenaje- que una parte eroga una vez que la mercancía ha sido sacada de la fábrica. Este Panel considera que el propósito de la ley se logra independientemente de si el Departamento interpreta que el “lugar original de embarque” se entiende ya sea como el final de la línea de producción o la entrada de la planta o cualquier otro punto intermedio, siempre y cuando las deducciones sean simétricas. Ningún argumento de Cinsa convence a este Panel de que la postura de Comercio es contraria a la ley.

Por tanto, el Panel confirma la decisión del Departamento de tratar los gastos de almacén de Saltillo como gastos indirectos de venta y no como gastos de traslado, y de no deducirlos del valor normal.

V. CONCLUSIÓN Y ORDEN DEL PANEL

Por las razones arriba expuestas, el Panel toma las siguientes determinaciones:

  1. Confirma la decisión del Departamento de Comercio en todos sus aspectos, excepto que se le devuelve respecto del uso del factor de Global en el cálculo de los gastos indirectos de venta de Yamaka, con el propósito de que determine si en sus cálculos en efecto incurrió en un error clerical y, de haber sido así, corregirlo y explicar en detalle los sustentos para la corrección efectuada, específicamente refiriéndose a los comentarios de las partes respecto del cálculo respecto del cálculo adecuado; y,
  1. Que el Departamento envíe a este Panel su determinación relativa a la devolución, no después del 4 de junio de 1999.


Fecha de expedición: 30 de abril de 1999.


Firmado en original por:


    John M. Peterson



    John M. Peterson (Presidente)

    Víctor Blanco Fornieles



    Víctor Blanco Fornieles

    Eduardo Magallón Gómez



    Eduardo Magallón Gómez

    Jorge Alberto Silva Silva



    Jorge Alberto Silva Silva


    D. Michael Kaye



    D. Michael Kaye


NOTES


1 Con base en la adquisición del negocio de GHC de utensilios de cocina de acero porcelanizado que se efectuó el 31 de marzo de 1998, CHP presentó, el 13 de abril de 1998, una petición incidental para substituirse como parte en este procedimiento. En una orden emitida el 13 de enero de 1999, el Panel concedió la petición.
2 Certain Porcelain-on-Steel Cookware From Mexico: Final Results of Antidumping Duty Administrative Review, 62 Fed. Reg. 42496 (7 de agosto de 1997).
* El término “substantial evidence” o “relevant evidence” se tradujo como “constancia”, entendiendo por ese concepto aquellos elementos que conforman el expediente administrativos.
3 Véase, v. gr., PPG Industries, Inc. v. United States, 712 F. Supp, 195, 198 (CIT 1989), aff'd. 978 F2d. 1232 (Fed. Cir. 1992) ("Puesto que Comercio aplica las leyes comerciales y sus reglamentos, tiene derecho a que se respeten las interpretaciones razonables que haga de tales leyes o reglamentos").
4 Certain Cold-Rolled Carbon Steel Flat Products From the Netherlands: Final Results of Antidumping Duty Administrative Review, 63 Fed. Reg. 13204 (18 de marzo de 1998).
5 Porcelain-on-Steel Cookware From Mexico: Preliminary Results of Antidumping Duty Administrative Review, 64 Fed. Reg. 1592 (11 de enero de 1999).
6 Del expediente no resulta claro si fue Cinsa o CIC quien empacó los productos en cuestión con cartón comprimido. Cf. Memorial del Departamento, páginas 42-43. Memorial de contestación de Cinsa páginas 20-21. A pesar de todo, el Panel concuerda con el Departamento en que el empaque con cartón comprimido no amerita un cambio en la clasificación de PEI a PEC.
7 Ver cita Fed. Supp.
8 Véase, por ejemplo, el memorial de contestaciónde Cinsa /ENASA del 17 de septiembre de 1998, en la nota de pie de página 11, o el memorial de contestación de CHP del 2 de octubre de 1998 en las páginas 33-35.
9 El Departamento cita exhaustivamente sus nuevas regulaciones y el preámbulo que las acompaña. Debido a que la Novena Revisión administrativa no está sujeta a las nuevas regulaciones, este Panel no las ha tomado en consideración para la revisión de este asunto.