Lo nuevo - Mapa del sitio - Calendario
Acuerdos Comerciales - Proceso del ALCA
Temas Comerciales
English - français - português
Búsqueda
 

ORGANIZACIÓN MUNDIAL
DEL COMERCIO

WT/DS285/AB/R
7 de abril de 2005

(05-1426)

  Original: Inglés

ESTADOS UNIDOS - MEDIDAS QUE AFECTAN AL SUMINISTRO
 TRANSFRONTERIZO DE SERVICIOS DE JUEGOS DE
AZAR Y APUESTAS

AB-2005-1

Informe del Órgano de Apelación


ÍNDICE  

I. Introducción 

II. Argumentos de los participantes y los terceros participantes

A. Alegaciones de error formuladas por los Estados Unidos - Apelante

1. La presunción prima facie de Antigua
2. La lista de compromisos específicos de los Estados Unidos
3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - "limitaciones … en forma de"
4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales 
5. La "práctica" considerada como una "medida" 

B. Argumentos de Antigua - Apelado

1. La presunción prima facie de Antigua
2. La Lista de compromisos específicos de los Estados Unidos
3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - "limitaciones [...] en forma de"
4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales
5. La "práctica" considerada como una "medida"

C. Alegaciones de error formuladas por Antigua - Apelante 

1. La "prohibición total" considerada como una "medida"
2. El párrafo 1 del artículo XVI del AGCS - Apelación condicional
3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - Medidas dirigidas a los consumidores 
4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales

D. Argumentos de los Estados Unidos - Apelado

1. La "prohibición total" considerada como una "medida"
2. El párrafo 1 del artículo XVI del AGCS - Apelación condicionada
3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - Medidas dirigidas a los consumidores
4. El artículo XIV del AGCS

E. Argumentos de los terceros participantes 

1. Comunidades Europeas
2. Japón
3. Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu

III. Cuestiones planteadas en esta apelación

IV. Medidas en litigio

A. La "prohibición total" considerada como una medida 

B. La "práctica" considerada como una medida

C. La presunción prima facie de Antigua

V. Interpretación de los compromisos específicos contraídos por los Estados Unidos en su Lista anexa al AGCS

A. Interpretación del subsector 10.D conforme a las reglas generales de interpretación: el artículo 31 de la Convención de Viena 

B. Interpretación del subsector 10.D de conformidad con los medios de interpretación complementarios: artículo 32 de la Convención de Viena 

C. Resumen

VI. Artículo XVI del AGCS: Acceso a los mercados

A. Cuestiones preliminares 

B. El sentido de los apartados a) y c) del artículo XVI

1. El párrafo 2 a) del artículo XVI
2. El párrafo 2 c) del artículo XVI 93
3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI - Prohibiciones dirigidas a los consumidores 

C. ¿Agota el segundo párrafo del artículo XVI las restricciones al acceso a los mercados prohibidas por el primer párrafo? 

D. Aplicación del artículo XVI a las medidas en litigio 

VII. El artículo XIV del AGCS: excepciones generales 

A. ¿Incurrió en error el Grupo Especial al examinar la defensa invocada por los IEstados Unidos al amparo del artículo XIV

B. ¿Incurrió en error el Grupo Especial en su tratamiento de la carga de la prueba en virtud del artículo XIV

C. El análisis sustantivo del Grupo Especial en virtud del artículo XIV 

1. Justificación de las medidas al amparo del apartado a) del artículo XIV
2. Justificación de las medidas al amparo del apartado c) del artículo XIV
3. El preámbulo del artículo XIV 
4. Conclusión general sobre el artículo XIV 

VIII. Constataciones y conclusiones

ANEXO I Notificación de la apelación de los Estados Unidos de conformidad con el párrafo 4 del artículo 16 del Entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias (ESD) 

ANEXO II Notificación de otra apelación de Antigua y Barbuda de conformidad con el párrafo 4 del artículo 16 y el artículo 17 del ESD, y de conformidad con el párrafo 1 de la Regla 23 de los Procedimientos de trabajo para el examen en apelación 

ANEXO II a) Notificación de otra apelación de Antigua y Barbuda de conformidad con el párrafo 4 del artículo 16 y el artículo 17 del ESD, y de conformidad con el párrafo 1 de la Regla 23 de los Procedimientos de trabajo para el examen en apelación

ANEXO III Estados Unidos de América - Lista de compromisos específicos GATS/SC/90

 

CUADRO DE ASUNTOS CITADOS EN EL PRESENTE INFORME

Título abreviado

Título completo y referencia

Argentina - Textiles y prendas de vestir Informe del Órgano de Apelación, Argentina - Medidas que afectan a las importaciones de calzado, textiles, prendas de vestir y otros artículos, WT/DS56/AB/R y Corr.1, adoptado el 22 de abril de 1998
Australia - Salmón Informe del Órgano de Apelación, Australia - Medidas que afectan a la importación de salmón, WT/DS18/AB/R, adoptado el 6 de noviembre de 1998
Canadá - Aeronaves civiles Informe del Órgano de Apelación, Canadá - Medidas que afectan a la exportación de aeronaves civiles, WT/DS70/AB/R, adoptado el 20 de agosto de 1999
Canadá - Automóviles Informe del Órgano de Apelación, Canadá - Determinadas medidas que afectan a la industria del automóvil, WT/DS139/AB/R, WT/DS142/AB/R, adoptado el 19 de junio de 2000
Canadá - Productos lácteos (párrafo 5 del artículo 21 - Nueva Zelandia y Estados Unidos II) Informe del Órgano de Apelación, Canadá - Medidas que afectan a la importación de leche y a las exportaciones de productos lácteos - Segundo recurso de Nueva Zelandia y los Estados Unidos al párrafo 5 del artículo 21 del ESD, WT/DS103/AB/RW2, WT/DS113/AB/RW2, adoptado el 17 de enero de 2003
Canadá - Exportaciones de trigo e importaciones de grano Informe del Órgano de Apelación, Canadá - Medidas relativas a las exportaciones de trigo y al trato del grano importado, WT/DS276/AB/R, adoptado el 27 de septiembre de 2004
CE - Amianto Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Medidas que afectan al amianto y a los productos que contienen amianto, WT/DS135/AB/R, adoptado el 5 de abril de 2001
CE - Banano III Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Régimen para la importación, venta y distribución de bananos, WT/DS27/AB/R, adoptado el 25 de septiembre de 1997
CE - Ropa de cama
(párrafo 5 del artículo 21 - India)
Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Derechos antidumping sobre las importaciones de ropa de cama de algodón originarias de la India - Recurso de la India al párrafo 5 del artículo 21 del ESD,WT/DS141/AB/RW, adoptado el 24 de abril de 2003
CE - Equipo informático Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Clasificación aduanera de determinado equipo informático, WT/DS62/AB/R, WT/DS67/AB/R, WT/DS68/AB/R, adoptado el 22 de junio de 1998
CE - Hormonas Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Medidas que afectan a la carne y los productos cárnicos (hormonas), WT/DS26/AB/R, WT/DS48/AB/R, adoptado el 13 de febrero de 1998
CE - Preferencias arancelarias Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Condiciones para la concesión de preferencias arancelarias a los países en desarrollo, WT/DS246/AB/R, adoptado el 20 de abril de 2004
Chile - Sistema de bandas de precios Informe del Órgano de Apelación, Chile - Sistema de bandas de precios y medidas de salvaguardia aplicados a determinados productos agrícolas, WT/DS207/AB/R, adoptado el 23 de octubre de 2002
Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna Informe del Órgano de Apelación, Corea - Medidas que afectan a las importaciones de carne vacuna fresca, refrigerada y congelada, WT/DS161/AB/R, WT/DS169/AB/R, adoptado el 10 de enero de 2001
Estados Unidos - Ley de 1916 Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Ley Antidumping de 1916, WT/DS136/AB/R, WT/DS162/AB/R, adoptado el 26 de septiembre de 2000
Estados Unidos - Acero al carbono Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Derechos compensatorios sobre determinados productos planos de acero al carbono resistente a la corrosión procedentes de Alemania, WT/DS213/AB/R y Corr.1, adoptado el 19 de diciembre de 2002
Estados Unidos - Determinados productos procedentes de las CE Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Medidas aplicadas a la importación de determinados productos procedentes de las Comunidades Europeas, WT/DS165/AB/R, adoptado el 10 de enero de 2001
Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Examen por extinción de los derechos antidumping sobre los productos planos de acero al carbono resistentes a la corrosión procedentes del Japón, WT/DS244/AB/R, adoptado el 9 de enero de 2004
Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión Informe del Grupo Especial, Estados Unidos - Examen por extinción de los derechos antidumping sobre los productos planos de acero al carbono resistentes a la corrosión procedentes del Japón, WT/DS244/R, adoptado el 9 de enero de 2004, modificado por el informe del Órgano de Apelación, WT/DS244/AB/R
Estados Unidos - Medidas compensatorias sobre determinados productos de las CE Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Medidas compensatorias que afectan a determinados productos originarios de las Comunidades Europeas, WT/DS212/AB/R, adoptado el 8 de enero de 2003
Estados Unidos - EVE Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Trato fiscal aplicado a las "empresas de ventas en el extranjero", WT/DS108/AB/R, adoptado el 20 de marzo de 2000
Estados Unidos - EVE
(párrafo 5 del artículo 21 - CE)
Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Trato fiscal aplicado a las "empresas de ventas en el extranjero" - Recurso de las Comunidades Europeas al párrafo 5 del artículo 21 del ESD, WT/DS108/AB/RW, adoptado el 29 de enero de 2002
Estados Unidos - Gasolina Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Pautas para la gasolina reformulada y convencional, WT/DS2/AB/R, adoptado el 20 de mayo de 1996
Estados Unidos - Exámenes por extinción respecto de los artículos tubulares para campos petrolíferos Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Exámenes por extinción de las medidas antidumping impuestas a los artículos tubulares para campos petrolíferos procedentes de la Argentina, WT/DS268/AB/R, adoptado el 17 de diciembre de 2004
Estados Unidos - Artículo 301 de la Ley de Comercio Exterior Informe del Grupo Especial, Estados Unidos - Artículos 301 a 310 de la Ley de Comercio Exterior de 1974, WT/DS152/R, adoptado el 27 de enero de 2000
Estados Unidos - Camarones Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Prohibición de las importaciones de determinados camarones y productos del camarón, WT/DS58/AB/R, adoptado el 6 de noviembre de 1998
Estados Unidos - Madera blanda IV Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Determinación definitiva en materia de derechos compensatorios con respecto a determinada madera blanda procedente del Canadá, WT/DS257/AB/R, adoptado el 17 de febrero de 2004
Estados Unidos - Atún (México) Informe del Grupo Especial del GATT, Estados Unidos - Restricciones a la importación de atún, 3 de septiembre de 1991, no adoptado, IBDD S39/183
Estados Unidos - Gluten de trigo Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Medidas de salvaguardia definitivas impuestas a las importaciones de gluten de trigo procedentes de las Comunidades Europeas, WT/DS166/AB/R, adoptado el 19 de enero de 2001
Estados Unidos - Camisas y blusas Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Medida que afecta a las importaciones de camisas y blusas de tejidos de lana procedentes de la India, WT/DS33/AB/R y Corr.1, adoptado el 23 de mayo de 1997
India - Patentes (EE.UU.) Informe del Órgano de Apelación, India - Protección mediante patente de los productos farmacéuticos y los productos químicos para la agricultura, WT/DS50/AB/R, adoptado el 16 de enero de 1998
Japón - Productos agrícolas II Informe del Órgano de Apelación, Japón - Medidas que afectan a los productos agrícolas, WT/DS76/AB/R, adoptado el 19 de marzo de 1999
Japón - Bebidas alcohólicas II Informe del Órgano de Apelación, Japón - Impuestos sobre las bebidas alcohólicas, WT/DS8/AB/R, WT/DS10/AB/R, WT/DS11/AB/R, adoptado el 1º de noviembre de 1996
Japón - Manzanas Informe del Órgano de Apelación, Japón - Medidas que afectan a la importación de manzanas, WT/DS245/AB/R, adoptado el 10 de diciembre de 2003
México - Jarabe de maíz (párrafo 5 del artículo 21 - Estados Unidos) Informe del Órgano de Apelación, México - Investigación antidumping sobre el jarabe de maíz con alta concentración de fructosa (JMAF) procedente de los Estados Unidos - Recurso de los Estados Unidos al párrafo 5 del artículo 21 del ESD, WT/DS132/AB/RW, adoptado el 21 de noviembre de 2001
Tailandia - Vigas doble T Informe del Órgano de Apelación, Tailandia - Derechos antidumping sobre los perfiles de hierro y acero sin alear y vigas doble T procedentes de Polonia, WT/DS122/AB/R, adoptado el 5 de abril de 2001

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL COMERCIO
ÓRGANO DE APELACIÓN

Estados Unidos - Medidas que afectan al suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas

Estados Unidos, Apelante/Apelado
Antigua,
Apelante/Apelado

Canadá, Tercero participante
Comunidades Europeas,
Tercero participante
Japón,
Tercero participante
México,
Tercero participante
Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu, Tercero participante

AB-2005-1

Actuantes:

Sacerdoti, Presidente de la Sección
Abi-Saab, Miembro
Lockhart, Miembro

I. Introducción

1. Los Estados Unidos y Antigua y Barbuda ("Antigua") apelan cada uno contra determinadas cuestiones de derecho tratadas e interpretaciones jurídicas formuladas en el informe del Grupo Especial que entendió en el asunto Estados Unidos - Medidas que afectan al suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas (el "informe del Grupo Especial").1 El Grupo Especial fue establecido para que examinara una reclamación formulada por Antigua con respecto a determinadas medidas de autoridades estatales y federales que supuestamente declaran ilegal el hecho de que proveedores situados fuera de los Estados Unidos suministren servicios de juegos de azar y apuestas a consumidores dentro de los Estados Unidos.2

2. Ante el Grupo Especial, Antigua alegó que determinadas restricciones impuestas por los Estados Unidos mediante leyes federales y estatales daban por resultado una "prohibición total" del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas desde Antigua.3 Antigua sostuvo que tal "prohibición total" era contraria a las obligaciones de los Estados Unidos en virtud del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (el "AGCS"). En particular, Antigua afirmó que la Lista anexa al AGCS de los Estados Unidos incluye compromisos específicos sobre servicios de juegos de azar y apuestas. Antigua adujo que, dado que los Estados Unidos asumieron compromisos plenos de acceso a los mercados y de trato nacional (es decir, que consignaron "ninguna" en las columnas pertinentes de su Lista anexa al AGCS), al mantener las medidas impugnadas, los Estados Unidos están actuando de forma incompatible con las obligaciones que le corresponden tanto en virtud de su Lista anexa al AGCS4, como en virtud de los artículos VI, XI, XVI y XVII del AGCS.5

3. El 17 de octubre de 2003, después de recibir la Primera comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial y antes de presentar su propia Primera comunicación escrita, los Estados Unidos solicitaron al Grupo Especial que adoptase determinadas resoluciones preliminares, incluida la resolución de que Antigua no había acreditado prima facie que hubiera medidas concretas de los Estados Unidos que fueran incompatibles con el AGCS.6 En particular, los Estados Unidos adujeron que una "prohibición total" del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas no podía constituir una "medida".7 Según los Estados Unidos, al impugnar esa supuesta "prohibición total", y no las leyes y reglamentos en los que se basaba esa prohibición, Antigua no había satisfecho la carga que le incumbía en su calidad de parte reclamante, de "identifica[r] … las medidas concretas que son el objeto de [su] presunción prima facie …".8 El Grupo Especial rechazó la solicitud de los Estados Unidos considerándola prematura, dado que Antigua disponía de "dos turnos de comunicaciones escritas y dos audiencias con el Grupo Especial para convencer a éste de que [había] establecido una presunción prima facie".9

4. En sus declaraciones orales y en sus comunicaciones escritas al Grupo Especial, los Estados Unidos mantuvieron sus objeciones a que el Grupo Especial considerara las alegaciones formuladas por Antigua sobre la base de una supuesta "prohibición total", y reiteraron su argumento de que Antigua no había establecido una presunción prima facie.10 En el informe del Grupo especial, distribuido a los Miembros de la Organización Mundial del Comercio (la "OMC") el 10 de noviembre de 2004, el Grupo Especial consideró ese argumento al "identificar las medidas que el Grupo Especial [tomaría] en consideración para determinar si han sido infringidas las disposiciones particulares del AGCS que Antigua [había] invoca[do]".11 El Grupo Especial determinó, en primer lugar, que Antigua no tenía derecho a basarse en la supuesta "prohibición total" como una "medida" en sí misma.12 El Grupo Especial determinó seguidamente que las siguientes leyes de los Estados Unidos habían sido "suficientemente identificadas [por Antigua] para que se justifi[cara] un examen sustantivo por el Grupo Especial"13:

A) Leyes federales:

i) Artículo 1084 del Título 18 del United States Code ("Wire Act") ("Ley de Comunicaciones por Cable");

ii) Artículo 1952 del Título 18 del United States Code ("Travel Act") ("Ley de Viajes"); y

iii) Artículo 1955 del Título 18 del United States Code ("Illegal Gambling Business Act" ("IGBA")) ("Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar").

B) Leyes de los Estados:

i) Colorado: Artículo 18-10-103 del Colorado Revised Statutes (catálogo de leyes de Colorado);

ii) Luisiana: Artículo 14:90.3 del Louisiana Revised Statutes (Annotated) (catálogo de leyes de Luisiana);

iii) Massachusetts: Artículo 17A del capítulo 271 del Annotated Laws of Massachusetts (catálogo de leyes de Massachussetts);

iv) Minnesota: Artículo 609.755(1) y subdivisiones 2 y 3 del artículo 609.75 del Minnesota Statutes (Annotated) (catálogo de leyes de Minnesota);

v) Nueva Jersey: Párrafo 2 de la Sección VII del artículo 4 de la New Jersey Constitution (Constitución de Nueva Jersey), y artículo 2A:40-1 del New Jersey Code (Código de Nueva Jersey);

vi) Nueva York: Sección 9 del Artículo I de la New York Constitution (Constitución de Nueva York) y Artículo 5-401 de la New York General Obligations Law (Ley de obligaciones generales de Nueva York);

vii) Dakota del Sur: Artículos 22-25A-1 a 22-25A-15 inclusive del South Dakota Codified Laws (catálogo de leyes de Dakota del Sur); y

viii) Utah: Artículo 76-10-1102 del Utah Code (Annotated) (catálogo de leyes de Utah).14

5. Después de evaluar las alegaciones de Antigua con respecto a esas medidas federales y estatales, el Grupo Especial concluyó lo siguiente:

a) la Lista de los Estados Unidos en el marco del AGCS incluye compromisos específicos sobre los servicios de juegos de azar y apuestas en el subsector 10.D;

b) al mantener las medidas que se indican a continuación, … los Estados Unidos no otorgan a los servicios y proveedores de servicios de Antigua un trato no menos favorable que el previsto según los términos, limitaciones y condiciones convenidos y especificados en su Lista, lo que es contrario a los párrafos 1 y 2 del artículo XVI del AGCS:

i) Leyes federales:

1) la Ley de Comunicaciones por Cable;

2) la Ley de Viajes (leída conjuntamente con las leyes estatales pertinentes)1072; y

3) la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar (leída conjuntamente con las leyes estatales pertinentes).1073

ii) Leyes de los Estados:

1) Luisiana: § 14:90.3, La. Rev. Stat. Ann.;

2) Massachusetts: § 17A, capítulo 271, Mass. Ann. Laws;

3) Dakota del Sur: § 22-25A-8, S.D. Codified Laws; y

4) Utah: § 76-10-1102 b), Utah Code.

c) Antigua no ha demostrado que las medidas de que se trata sean incompatibles con los párrafos 1 y 3 del artículo VI del AGCS;

d) los Estados Unidos no han podido demostrar que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes (leída conjuntamente con las leyes estatales pertinentes) y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar (leída conjuntamente con las leyes estatales pertinentes):

i) estén justificadas provisionalmente al amparo de los apartados a) y c) del artículo XIV del AGCS; y

ii) sean compatibles con las prescripciones del preámbulo del artículo XIV del AGCS.15

_____________________________________________________________________  

1072 Es decir, las leyes estatales que prohíben las "empresas comerciales que impliquen la explotación de servicios de juegos de azar". Entre esas leyes estatales cabe citar: § 14:90.3 del Louisiana Rev. Stat. Ann., § 17A del capítulo 271 de las Massachusetts Ann. Laws, § 22‑25A-8 de las South Dakota Codified Laws, y § 76 10-1102(b) del Utah Code (Código de Utah).

1073 Es decir, las leyes estatales que prohíben las "actividades de juegos de azar". Entre esas leyes estatales cabe citar: § 14:90.3 del Louisiana Rev. Stat. Ann., § 17A del capítulo 271 de las Massachusetts Ann. Laws, § 22-25A-8 de las South Dakota Codified Laws, y § 76-10-1102(b) del Utah Code (Código de Utah).

6. El Grupo Especial constató además que la siguiente legislación de los Estados no es incompatible con el artículo XVI: i) el Artículo 18-10-103 del Colorado Revised Statutes16; ii) el Artículo 609.755(1) y las subdivisiones 2 y 3 del Artículo 609.75 del Minnesota Statutes (Annotated)17; iii) el párrafo 2 de la Sección VII del Artículo 4 de la Constitución de Nueva Jersey y el Artículo 2A:40-1 del Código de Nueva Jersey18; y iv) la Sección 9 del Artículo I de la Constitución de Nueva York y el Artículo 5-401 de la New York General Obligations Law.19 El Grupo Especial decidió ejercer la economía procesal con respecto a las alegaciones formuladas por Antigua al amparo de los artículos XI y XVII del AGCS.20 En consecuencia, el Grupo Especial recomendó que el Órgano de Solución de Diferencias (el "OSD") pidiera a los Estados Unidos que pusieran las medidas que el Grupo Especial había identificado como incompatibles con el AGCS en conformidad con las obligaciones que corresponden a los Estados Unidos en virtud de dicho Acuerdo.21

7. El 7 de enero de 2005, los Estados Unidos notificaron al OSD su intención de apelar contra determinadas cuestiones de derecho tratadas en el informe del Grupo Especial y determinadas interpretaciones jurídicas formuladas por éste, con arreglo al párrafo 4 del artículo 16 del ESD, y presentaron un anuncio de apelación22 de conformidad con la Regla 20 de los Procedimientos de trabajo para el examen en apelación (los "Procedimientos de trabajo").23 El 19 de enero de 2005, Antigua también notificó al OSD su intención de apelar contra determinadas cuestiones de derecho tratadas en el informe del Grupo Especial y determinadas interpretaciones jurídicas formuladas por éste, con arreglo al párrafo 4 del artículo 16 del ESD, y presentó un anuncio de otra apelación24 de conformidad con el párrafo 1 de la Regla 23 de los Procedimientos de trabajo. El 14 de enero de 2005, los Estados Unidos presentaron su comunicación del apelante.25 Antigua presentó una comunicación en calidad de otro apelante el 24 de enero de 2005.26 Los Estados Unidos y Antigua presentaron sendas comunicaciones del apelado el 1º de febrero de 2005.27 El mismo día, las Comunidades Europeas, el Japón y el Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu presentaron sus respectivas comunicaciones de terceros participantes.28 También el 1º de febrero de 2005, México notificó a la Secretaría del Órgano de Apelación su intención de pronunciar una declaración en la audiencia en calidad de tercero participante, y el Canadá notificó su intención de comparecer en la audiencia como tercero participante.29

8. La audiencia se celebró los días 21 y 22 de febrero de 2005. Los participantes y los terceros participantes hicieron sendas declaraciones orales (salvo el Canadá y el Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu) y respondieron a las preguntas que les formularon los Miembros de la Sección que entendió en la apelación.

II. Argumentos de los participantes y los terceros participantes

A. Alegaciones de error formuladas por los Estados Unidos - Apelante

1. La presunción prima facie de Antigua

9. Los Estados Unidos aducen que Antigua no acreditó una presunción prima facie de que alguna medida determinada de los Estados Unidos sea incompatible con alguna disposición del AGCS. En consecuencia, los Estados Unidos solicitan al Órgano de Apelación que constate que el Grupo Especial incurrió en error de derecho porque, pese a ello, formuló constataciones con respecto a las alegaciones de Antigua y de ese modo eximió a Antigua de establecer una presunción prima facie. Los Estados Unidos sostienen además que el Grupo Especial formuló en lugar de Antigua los argumentos con respecto a tres leyes federales de los Estados Unidos y ocho leyes estatales y, en consecuencia, negó a los Estados Unidos una "oportunidad equitativa"30 de defender las leyes en cuestión, de forma incompatible con las obligaciones que incumben al Grupo Especial en virtud del artículo 11 del ESD.

10. Según los Estados Unidos, Antigua formuló sus argumentos sobre la base de que la medida en litigio era la "prohibición total del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas".31 Los Estados Unidos subrayan que Antigua nunca alegó concretamente que alguna ley o algunas leyes determinadas infringieran el artículo XVI del AGCS. Por consiguiente, Antigua no identificó con exactitud las medidas que impugnaba ni aportó pruebas y argumentos suficientes para establecer una presunción de incompatibilidad de cualesquiera medidas con cualquier disposición del AGCS.

11. Los Estados Unidos sostienen que el Grupo Especial rechazó el hecho de que Antigua se basara en la supuesta "prohibición total" como la medida en litigio en la presente diferencia y constató correctamente que no podía identificar las distintas leyes que respaldaban los argumentos de Antigua cuando la propia Antigua no lo había hecho. No obstante, según los Estados Unidos, el Grupo Especial procedió a examinar las comunicaciones y las pruebas documentales presentadas por Antigua y a determinar por sí mismo si determinadas leyes daban lugar o no, y de qué forma, a una prohibición del suministro a distancia de servicios de juegos de azar. Al proceder así, el Grupo Especial sobrepasó los límites de sus facultades, e incurrió en error de la misma forma en que, según constató el Órgano de Apelación, incurrieron los Grupos Especiales que examinaron los asuntos Japón - Productos agrícolas II y Canadá - Exportaciones de trigo e importaciones de grano.32 Los Estados Unidos sostienen además que el Grupo Especial erróneamente basó su enfoque en las decisiones del Órgano de Apelación en los asuntos Canadá - Automóviles y Tailandia - Vigas doble T.33 Los Estados Unidos aducen que el Grupo Especial también incurrió en error al referirse a una supuesta admisión de los Estados Unidos de que "las leyes federales y estatales se aplican y se hacen cumplir para prohibir lo que describen como 'suministro a distancia' de la mayor parte de los servicios de juegos de azar y apuestas"34, cuando los Estados Unidos nunca reconocieron que ninguna medida determinada tuviera ese efecto. Los Estados Unidos sostienen que el enfoque que adoptó el Grupo Especial en este caso -es decir, identificando un subconjunto de medidas de los Estados Unidos de la lista "notablemente extensa" de leyes "posiblemente pertinentes"35 que figuran en la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua, y recopilando argumentos con respecto a su sentido, aplicación y compatibilidad con el artículo XVI- privó injustamente a los Estados Unidos de toda oportunidad de responder y de defender esas medidas específicas.

12. Además de alegar un error de derecho sobre la base de que el Grupo Especial formuló constataciones sobre alegaciones formuladas sin que Antigua hubiera acreditado una presunción prima facie, los Estados Unidos afirman que el Grupo Especial no cumplió las obligaciones que le corresponden en virtud del artículo 11 del ESD.36 Aunque el Grupo Especial reconoció explícitamente que no tenía facultades para formular los argumentos en lugar de la parte reclamante, no obstante ello, el Grupo Especial asumió el papel de la parte reclamante en la presente diferencia. Además, el Grupo Especial no colmó simplemente "las pequeñas lagunas" de la alegación de Antigua, sino que "creó un enfoque completamente nuevo del asunto en nombre de la parte reclamante".37 Según la comunicación de los Estados Unidos, la naturaleza "fuera de lo común" del enfoque del Grupo Especial respecto de las alegaciones de Antigua justifica un error separado y distinto, es decir, que el Grupo Especial no cumplió su deber en virtud del artículo 11 del ESD de "hacer una evaluación objetiva del asunto que se le haya sometido".38 Por consiguiente, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación constate que el Grupo Especial no cumplió las obligaciones que le corresponden en virtud del artículo 11 del ESD.

13. Por estas razones, los Estados Unidos aducen que el Grupo Especial concluyó erróneamente que: i) "debía tomar en consideración" tres leyes federales y ocho leyes estatales a fin de determinar si los Estados Unidos infringieron las obligaciones que les incumbían en virtud del AGCS; y ii) Antigua había cumplido su carga de probar que estas leyes producían una prohibición del suministro a distancia de servicios de juegos de azar y apuestas. "Aparte de [este error] y sumado a" él39, los Estados Unidos aducen que la decisión del Grupo Especial sobre las alegaciones de Antigua fue incompatible con las obligaciones que incumbían al Grupo Especial en virtud del artículo 11 del ESD. Si el Órgano de Apelación constata un error en cualquiera de las dos cuestiones, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación determine que las demás constataciones del Grupo Especial "carecen de efectos jurídicos".40

2. La lista de compromisos específicos de los Estados Unidos

14. Los Estados Unidos apelan la constatación del Grupo Especial de que la Lista de los Estados Unidos anexa al AGCS incluye compromisos específicos sobre servicios de juegos de azar y apuestas en el subsector 10.D, titulado "otros servicios de esparcimiento (salvo servicios deportivos)". Los Estados Unidos sostienen que excluyeron expresamente de su compromiso relativo a los servicios de esparcimiento los servicios "deportivos", cuyo sentido corriente incluye los juegos de azar. A juicio de los Estados Unidos, el Grupo Especial interpretó erróneamente el sentido corriente del término "deportivos" y elevó indebidamente determinados trabajos preparatorios para el AGCS a la categoría de contexto al interpretar el compromiso pertinente de los Estados Unidos.

15. Según los Estados Unidos, al llegar a la conclusión de que el sentido corriente del término "deportivos" no abarca los juegos de azar, el Grupo Especial aplicó erróneamente las normas usuales de interpretación de los tratados y no tuvo en cuenta decisiones pertinentes de la OMC. A juicio de los Estados Unidos el Grupo Especial no ha tenido en cuenta numerosos diccionarios de inglés que confirman que "sporting" (deportivo) en inglés incluye la actividad relativa a los juegos de azar y, en consecuencia, no atribuyeron a la palabra "sporting" que figura en la Lista de los Estados Unidos este sentido corriente que tiene en inglés, como prescribe la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados (la "Convención de Viena").41 Además, los Estados Unidos sostienen que el Grupo Especial incurrió en error al basarse en el sentido del término "sporting" en español y francés, ya que la portada de la Lista de los Estados Unidos aclara que "[t]his is authentic in English only" (esta lista es auténtica en inglés únicamente).42

16. Los Estados Unidos afirman también que el Grupo Especial incurrió en error al considerar dos documentos, a los que se hace referencia en el informe del Grupo Especial como el "documento W/120"43 y las "Directrices para la consignación en Listas de 1993"44, como contexto en lugar de tratarlos como documentos de negociación que forman parte de los trabajos preparatorios. Los Estados Unidos indican que los Miembros nunca convinieron en hacer referencia al documento W/120 y a las Directrices para la consignación en Listas de 1993, y que el desacuerdo de las partes en las negociaciones sobre servicios de la Ronda Uruguay con respecto al contenido de esos dos documentos es evidente en los diferentes criterios que adoptaron los Miembros al consignar en listas sus compromisos específicos. Por consiguiente, afirman los Estados Unidos, ni el documento W/120 ni las Directrices para la consignación en Listas de 1993 reflejan un "acuerdo entre las partes" o un "acuerdo concertado entre todas las partes", en el sentido del párrafo 2 del artículo 31 de la Convención de Viena.

17. Según los Estados Unidos, la caracterización de esos documentos conlleva importantes repercusiones porque, de conformidad con los artículos 31 y 32 de la Convención de Viena, el contexto tiene una importancia interpretativa fundamental, mientras que los trabajos preparatorios son simplemente medios de interpretación complementarios. Los grupos especiales pueden considerar los trabajos preparatorios para confirmar una interpretación hecha de conformidad con el artículo 31 de la Convención de Viena, o si tal interpretación deja oscuro o ambiguo el sentido o conduce a un resultado manifiestamente absurdo o irrazonable. Sin embargo, en este caso el Grupo Especial incurrió en error al utilizar el documento W/120 y las Directrices para la consignación en Listas de 1993, que son "meros trabajos preparatorios"45, para respaldar un sentido que está en contradicción con el sentido corriente de la exclusión de los servicios "deportivos" de la Lista de los Estados Unidos. Según los Estados Unidos, el Grupo Especial no podría haber llegado a la conclusión que llegó si hubiera considerado las Directrices para la consignación en Listas de 1993 y el documento W/120 como trabajos preparatorios.

18. A juicio de los Estados Unidos, el contexto adecuado para su Lista es el de las Listas de los demás Miembros de la OMC. De conformidad con el principio de interpretación efectiva de los tratados, debe darse efectos jurídicos a la ausencia de toda referencia en la Lista de los Estados Unidos a la Clasificación Central Provisional de Productos de las Naciones Unidas46 (la "CPC"), a diferencia de otras Listas. En consecuencia, la Lista de los Estados Unidos debe interpretarse de conformidad con su sentido corriente y no puede presumirse que utiliza el sentido que la CPC atribuye a diversos términos. De manera análoga, las Listas de otros Miembros confirman que al menos un Miembro contrajo un compromiso respecto de los servicios de juegos de azar y apuestas en el subsector 10.E. Por consiguiente, aducen los Estados Unidos, el Grupo Especial incurrió en error al no constatar que, en la Lista de los Estados Unidos, los juegos de azar están incluidos en el subsector 10.E -en el que los Estados Unidos no contrajeron compromisos- y no en la amplia categoría de "servicios de esparcimiento" del subsector 10.D.

19. A juicio de los Estados Unidos, el Grupo Especial, sin embargo, hizo caso omiso del sentido corriente de la Lista de los Estados Unidos, leída en el debido contexto, y en vez de ello creó erróneamente una "presunción" de que, a menos que los Estados Unidos se hubiesen apartado "expresamente" del documento W/120 y de la CPC, podía "supon[erse] que … se habían basado en el documento W/120 y las correspondencias pertinentes de la CPC".47 Los Estados Unidos sostienen, a este respecto, que el Grupo Especial confundió la estructura del documento W/120 con las remisiones a la CPC que figuran en ese documento, y no reconoció que los Miembros, como los Estados Unidos, podían haber preferido adoptar la primera sin adoptar necesariamente las últimas. En consecuencia, el Grupo Especial se ha equivocado al interpretar supuestas ambigüedades contra los Estados Unidos y no reconocer que no había ningún entendimiento mutuo entre las partes en las negociaciones sobre servicios con respecto a la inclusión de los juegos de azar en la Lista de los Estados Unidos. Los Estados Unidos aducen que tal enfoque, si se confirma, permitiría a los Miembros ampliar los compromisos negociados recurriendo al mecanismo de solución de diferencias.

20. En consecuencia, los Estados Unidos solicitan al Grupo Especial que revoque las constataciones del Grupo Especial de que los Estados Unidos contrajeron compromisos específicos con respecto a los servicios de juegos de azar y apuestas en su Lista anexa al AGCS. Si el Órgano de Apelación decidiera ocuparse de esta cuestión y revocara la constatación del Grupo Especial, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación determine que las demás constataciones del Grupo Especial "carecen de efectos jurídicos".48

3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - "limitaciones … en forma de"

21. Los Estados Unidos impugnan la constatación del Grupo Especial de que los Estados Unidos actúan de manera incompatible con los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI del AGCS al no otorgar a los servicios y a los proveedores de servicios de Antigua "un trato no menos favorable que el previsto" en la Lista de los Estados Unidos. Según los Estados Unidos, el Grupo Especial incurrió en error al convertir dos de las prohibiciones respecto de formas específicas de limitaciones de acceso a los mercados establecidas en el párrafo 2 del artículo XVI en prohibiciones generales respecto de cualquier medida que tenga un efecto similar a la de un "contingente nulo", independientemente de la forma.

22. Los Estados Unidos sostienen que, al interpretar el artículo XVI, el Grupo Especial omitió dar sentido al texto y amplió las obligaciones establecidas en esa disposición. El Grupo Especial hizo caso omiso del hecho de que el artículo XVI "representa una restricción perfectamente definida con respecto a determinadas limitaciones problemáticas identificadas específicamente por los Miembros"49 y de que las medidas no comprendidas en el artículo XVI siguen estando sujetas a las disciplinas establecidas en otras disposiciones del AGCS, incluidos los artículos XVII y VI. Según los Estados Unidos, esos errores se ponen de manifiesto en la interpretación errónea que hizo el Grupo Especial de los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI del AGCS.

23. En relación con el párrafo 2 a) del artículo XVI del AGCS, los Estados Unidos aducen que el Grupo Especial interpretó erróneamente el sentido corriente de esa disposición porque pasó por alto la exigencia de que las limitaciones sean "en forma de contingentes numéricos". En particular, sostienen los Estados Unidos, el Grupo Especial constató erróneamente que "una medida que no se expresa en forma de contingente numérico o mediante la exigencia de una prueba de necesidades económicas aún puede estar incluida en el ámbito de aplicación del párrafo 2 a) del artículo XVI" si tiene el "efecto" de un contingente nulo.50 En la comunicación de los Estados Unidos, una limitación que sólo tiene el "efecto" de limitar a cero el número de proveedores de servicios, o su producción, no cumple los requisitos de la "forma" del párrafo 2 del artículo XVI.

24. En relación con el párrafo 2 c) del artículo XVI, los Estados Unidos sostienen que el Grupo Especial no estableció el debido sentido corriente de esta disposición porque hizo una lectura incorrecta de las versiones española y francesa como base para su interpretación, que está en contradicción con una simple lectura del texto inglés. Este enfoque, que es contrario al párrafo 4 del artículo 33 de la Convención de Viena, llevó al Grupo Especial a la conclusión errónea de que el párrafo 2 c) del artículo XVI se refiere a limitaciones "expressed in terms of designated numerical units" (expresadas en unidades numéricas designadas) y limitaciones "in the form of quotas" (en forma de contingentes), cuando de hecho la falta de una coma [en la versión inglesa] del párrafo 2 c) del artículo XVI exige que éstas se lean juntas como una prescripción única, a saber, limitaciones "expressed in terms of designated numerical units in the form of quotas" (expresadas en unidades numéricas designadas en forma de contingentes).

25. Los Estados Unidos sostienen que ninguna de sus leyes federales o estatales impone una limitación al número de proveedores de servicios "en forma de contingentes numéricos" o limitaciones a las operaciones de servicios o a la producción "expresadas en unidades numéricas designadas[ ] en forma de contingentes". Más bien, esas leyes representan una reglamentación nacional que limita las características del suministro de servicios de juegos de azar, y no la cantidad de los servicios ni de los proveedores de servicios. Más concretamente, esas leyes están "en forma de" y "expresadas" como criterios no numéricos, no contingentados, que restringen determinadas actividades, pero no restringen el número de proveedores, de operaciones o la producción. Como esas leyes no corresponden a ninguna de las "formas" identificadas en el párrafo 2 a) o el párrafo 2 c) del artículo XVI, los Estados Unidos aducen que el Grupo Especial debería haber constatado que tales leyes no eran incompatibles con esas disposiciones.

26. Los Estados Unidos sostienen que la interpretación que el Grupo Especial hace de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI privaría a los Miembros "irrazonable y absurdamente"51 de buena parte de su derecho a reglamentar los servicios al no permitirles prohibir determinadas actividades en sectores en los que se contraen compromisos. El enfoque en materia de liberalización del acceso a los mercados reflejado en el AGCS no concede un derecho ilimitado a suministrar servicios en todo el ámbito de cada de uno de los sectores o modos de suministro respecto de los cuales se han contraído compromisos. Tal enfoque estaría en contradicción, se aduce, con el equilibrio entre liberalización y reglamentación reflejado en el derecho reconocido de los Miembros de reglamentar los servicios. Según los Estados Unidos, no hay ninguna razón por la que la imposición por un Miembro de limitaciones que sean neutrales con respecto a la nacionalidad infringiría el artículo XVI, siempre que no adopten la forma de contingentes numéricos o cualquier otra forma prohibida por el párrafo 2 del artículo XVI. No obstante, tales limitaciones siguen estando sujetas a otras disposiciones del AGCS, incluido el artículo VI. A este respecto, los Estados Unidos cuestionan también la constatación del Grupo Especial de que el artículo XVI y los párrafos 4 y 5 del artículo VI son mutuamente excluyentes.

27. Por estas razones, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación revoque las constataciones del Grupo Especial según las cuales los Estados Unidos no cumplieron las obligaciones que les corresponden en virtud de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS. Si el Órgano de Apelación así lo decide, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación determine que las demás constataciones del Grupo Especial "carecen de efectos jurídicos".52

4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales

28. Los Estados Unidos apelan las constataciones del Grupo Especial en el sentido de que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar no están justificadas al amparo de los apartados a) o c) del artículo XIV del AGCS y son incompatibles con las prescripciones del preámbulo de dicho artículo.

a) Los párrafos a) y c) del artículo XIV: "necesarias"

29. Según los Estados Unidos, el Grupo Especial interpretó erróneamente el término "necesarias" que figura en los apartados a) y c) del artículo XIV en el sentido de que exige a los Estados Unidos que "exploren y agoten todas las alternativas razonablemente a su alcance que sean compatibles con las normas de la OMC"53, y que aseguren el mismo nivel de protección que la prohibición del suministro a distancia de servicios de juegos de azar y apuestas. Los Estados Unidos sostienen que el Grupo Especial interpretó erróneamente esta obligación, en conjunción con los compromisos específicos de acceso a los mercados establecidos en la Lista de los Estados Unidos, en el sentido de que exigen a los Estados Unidos la celebración de consultas con Antigua antes y durante la imposición de su prohibición del suministro a distancia de servicios de juegos de azar y apuestas.

30. Los Estados Unidos subrayan que el Grupo Especial interpretó erróneamente que los apartados a) y c) del artículo XIV establecían un "requisito procesal" de celebrar consultas o negociaciones.54 Tal requisito no tiene ningún fundamento en el texto del artículo XIV ni en decisiones anteriores de grupos especiales del GATT y del Órgano de Apelación. Haciendo referencia al párrafo 5 del artículo XII y el párrafo 2 a) del artículo XXI del AGCS, los Estados Unidos sostienen que los redactores del tratado fueron explícitos cuando tuvieron la intención de imponer un requisito previo de consultas antes de que un Miembro pudiera adoptar determinadas medidas, y que tal requisito explícito no aparece en el texto del artículo XIV. Los Estados Unidos alegan asimismo que, al examinar si se disponía razonablemente de una alternativa compatible con las normas de la OMC, el Grupo Especial se apartó de decisiones anteriores del GATT y la OMC que interpretaban el término "necesarias" del artículo XX del GATT y, en particular, de la decisión del Órgano de Apelación en Corea - Diversas medidas aplicadas a la carne vacuna.55 Según los Estados Unidos, en estas decisiones se aclaró que las alternativas que son únicamente "teóricas"56 -tal como un posible resultado negociado a raíz de las consultas- no se pueden considerar como "razonablemente al alcance".

31. Los Estados Unidos alegan asimismo que un posible resultado negociado a raíz de las consultas no reúne las condiciones de una "alternativa" legítima en este caso porque no podría asegurar el mismo nivel de protección con respecto al suministro a distancia de servicios de juegos de azar. Si los Estados Unidos debieran retirar su prohibición y en cambio celebrar consultas, no podrían garantizar que los riesgos vinculados con el suministro a distancia de servicios de juegos de azar no se volverían a producir. Tal resultado, según los Estados Unidos, no se puede conciliar con la constatación del Órgano de Apelación en el asunto CE - Amianto, en el sentido de que un Miembro no está obligado a adoptar una medida que lo haría vulnerable ante los mismos riesgos que se tratan de evitar mediante la medida presuntamente incompatible con las normas de la OMC.

32. Los Estados Unidos sostienen además que el mero hecho de que un Miembro contraiga en su Lista un compromiso específico no puede suponer, como constató el Grupo Especial, una obligación de entablar consultas si esa medida se justifica al amparo del artículo XIV. El Grupo Especial no explicó de qué forma la inclusión del término "Ninguna" en la Lista de los Estados Unidos daba apoyo textual a su conclusión. Además, según los Estados Unidos, la constatación del Grupo Especial de la existencia de un requisito previo de celebración de consultas es incompatible con la parte inicial del texto del artículo XIV, en la que se establece que "ninguna disposición del presente Acuerdo" -con inclusión de las Listas de los Miembros puede impedir que los Miembros adopten medidas que cumplan los requisitos del artículo XIV.

33. Los Estados Unidos sostienen que la supuesta omisión de consultar con Antigua era el único fundamento de las constataciones del Grupo Especial de que las medidas de los Estados Unidos no se justificaban provisionalmente al amparo de los apartados a) o c) del artículo XIV. Por lo tanto, sin el requisito de las consultas, el Órgano de Apelación tiene ante sí la constatación del Grupo Especial de que las medidas sirven importantes intereses, y la ausencia de toda constatación sobre una medida alternativa razonablemente disponible. Los Estados Unidos alegan que, teniendo en cuenta lo expuesto, el Órgano de Apelación tiene una base suficiente para completar el análisis y concluir que las medidas adoptadas por los Estados Unidos se justifican provisionalmente al amparo de los apartado a) y c) del artículo XIV.

34. Por las razones precedentes, los Estados Unidos solicitan que, en el caso de que el Órgano de Apelación trate las cuestiones relativas al artículo XIV, revoque las constataciones del Grupo Especial relativas a los apartados a) y c) del artículo XIV, complete el análisis y constate que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar están "provisionalmente" justificadas al amparo de esas disposiciones.

b) El preámbulo del artículo XIV

35. Los Estados Unidos alegan que el Grupo Especial aplicó un criterio jurídico erróneo al interpretar el preámbulo del artículo XIV del AGCS porque exigió que los Estados Unidos demostrasen que habían dado un trato "coherente" al suministro de servicios extranjeros y nacionales. Los Estados Unidos observan que el preámbulo prohíbe la discriminación "arbitraria" o "injustificable", y una "restricción encubierta del comercio de servicios". Los Estados Unidos alegan que el trato "no coherente" dado a los servicios prestados internamente y a los suministrados desde otros Miembros no constituye por sí mismo una discriminación arbitraria o injustificable ni una restricción encubierta del comercio de servicios.57

36. Los Estados Unidos sostienen además que el Grupo Especial hizo indebidamente la réplica correspondiente a Antigua con respecto al preámbulo del artículo XIV. Los Estados Unidos hacen hincapié en que, en su análisis relativo al artículo XIV, el Grupo Especial "reutilizó" ciertas pruebas y argumentos presentados por Antigua en el contexto de su alegación sobre el trato nacional al amparo del artículo XVII58, respecto de lo cual el Grupo Especial ejercitó la economía procesal. Dado el particular criterio jurídico del preámbulo -en particular, el hecho de que se centra únicamente en la discriminación "arbitraria" o "injustificable"- los Estados Unidos alegan que el basarse en la argumentación y las pruebas presentadas por Antigua en relación con su alegación sobre el trato nacional no es pertinente para analizar la defensa presentada por los Estados Unidos al amparo del artículo XIV.59

37. Por otra parte, los Estados Unidos alegan que, "como cuestión de derecho"60, el hecho de que tres proveedores de servicios nacionales no hayan sido enjuiciados con arreglo a la legislación estadounidense, y que un proveedor de Antigua haya sido enjuiciado, no equivale al nivel de una "discriminación arbitraria o injustificable" o de una "restricción encubierta del comercio de servicios" con arreglo al preámbulo del artículo XIV, y que el Grupo Especial incurrió en error al formular una constatación diferente. Además, los Estados Unidos sostienen que una muestra de casos relativamente pequeña en los que un gobierno no haya enjuiciado presuntos actos delictivos no tiene carácter probatorio porque pueden existir en una jurisdicción determinada "consideraciones neutras", tales como las limitaciones de recursos, que impidan a los fiscales enjuiciar todas las infracciones de la ley.61

38. Los Estados Unidos alegan asimismo que el Grupo Especial no cumplió las obligaciones que les impone el artículo 11 del ESD en su evaluación de las pruebas relacionadas con el preámbulo del artículo XIV. Según los Estados Unidos, el Grupo Especial incurrió en error al evaluar la aplicación por los Estados Unidos de determinadas leyes generales porque no tuvo en cuenta pruebas "incontrovertidas" de la aplicación general de la legislación estadounidense.62 Los Estados Unidos afirman también que el Grupo Especial incurrió en error por no reconocer que la Ley sobre apuestas hípicas interestatales ("IHA") no podía derogar leyes penales preexistentes, incluidas las impugnadas por Antigua y que, según la constatación del Grupo Especial, eran incompatibles con el artículo XVI del AGCS.

39. En el caso de que el Órgano de Apelación revocase las constataciones del Grupo Especial relacionadas con el preámbulo, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación complete el análisis y constate que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar cumplen las prescripciones del preámbulo del artículo XIV, y por lo tanto, están justificadas al amparo del artículo XIV del AGCS.

5. La "práctica" considerada como una "medida"

40. Los Estados Unidos impugnan la constatación del Grupo Especial, formulada durante su análisis de las medidas en cuestión, en el sentido de que una "práctica" puede ser considerada como una medida autónoma que se puede impugnar "en sí misma".63 Los Estados Unidos sostienen que, al formular esta constatación, el Grupo Especial incurrió en error en dos aspectos. En primer lugar, se excedió de su mandato, ya que Antigua no había impugnado ninguno de los hechos que el Grupo Especial indicó que se podían considerar como una "práctica". En segundo lugar, el Grupo Especial basó su conclusión de que una "práctica" se puede impugnar "en sí misma" en una errónea descripción de decisiones anteriores de la OMC con respecto a lo que constituye una "medida" con arreglo a las normas de la OMC.64 Por consiguiente, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación revoque esta constatación del Grupo Especial.

B. Argumentos de Antigua - Apelado

1. La presunción prima facie de Antigua

41. Antigua solicita al Órgano de Apelación que confirme las constataciones del Grupo Especial en el sentido de que Antigua acreditó prima facie la incompatibilidad con el AGCS de las leyes federales y estatales pertinentes. Antigua alega que, aunque el Grupo Especial debería haber examinado este caso sobre la base de la "prohibición total" que los Estados Unidos mantienen contra el suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas, Antigua en todo caso había presentado su argumentación al amparo del artículo XVI con respecto a una legislación federal y estatal claramente diferenciada.

42. Antigua sostiene que, tras realizar una búsqueda en las leyes federales y estatales de los Estados Unidos para identificar las leyes que a su juicio eran la fuente de la prohibición del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas, presentó al Grupo Especial el texto y un resumen de cada una de las leyes. Antigua hizo referencia en sus comunicaciones a leyes concretas, como la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar, que prohíben el suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas. Antigua hace hincapié en que presentó pruebas que demuestran de qué forma las propias autoridades estadounidenses entienden que varias leyes tienen el efecto de prohibir el suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar. Además, Antigua señaló al Grupo Especial fuentes secundarias que confirmaban este entendimiento. Según Antigua, el debate y las pruebas que presentó eran suficientes para justificar su alegación de que los Estados Unidos actúan de manera incompatible con el artículo XVI del AGCS como resultado de su prohibición.

43. Antigua impugna el argumento de que se ha privado a los Estados Unidos de una oportunidad equitativa de defenderse en este asunto. Los Estados Unidos admitieron en varias ocasiones -incluso durante las consultas- que el suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas está prohibido. Además, las leyes federales y estatales impugnadas por Antigua se identificaron al comienzo de la diferencia en la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua. Como consecuencia de ello, sostiene Antigua, los Estados Unidos sabían que se deberían defender en relación con esas leyes.

44. En cuanto a la alegación de los Estados Unidos al amparo del artículo 11 del ESD, Antigua sostiene que el Grupo Especial no se excedió de su mandato al determinar que Antigua había establecido una presunción prima facie. Antigua aduce que, al argumentar en sentido contrario, los Estados Unidos no reconocen las facultades discrecionales otorgadas a los grupos especiales para evaluar las presunciones prima facie establecidas por las partes, según se determinó en decisiones pertinentes de la OMC.

45. En consecuencia, Antigua solicita que el Órgano de Apelación confirme las constataciones del Grupo Especial relativas a las medidas estadounidenses identificadas por Antigua como el objeto de su impugnación.

2. La Lista de compromisos específicos de los Estados Unidos

46. Antigua solicita que el Órgano de Apelación confirme las constataciones del Grupo Especial de que el término "deportivos" no incluye los juegos de azar y que, en consecuencia, los Estados Unidos asumieron un compromiso específico de acceso a los mercados en su Lista con respecto a los servicios de juegos de azar y apuestas.

47. Antigua alega que, al examinar los términos de un tratado, el intérprete del mismo debe tratar de determinar la "intención común" de las partes. Aunque esto se debe llevar a cabo de conformidad con el artículo 31 de la Convención de Viena, Antigua sostiene que esta disposición se ha de considerar como una "regla general de interpretación" y no como una secuencia jerárquica de criterios.65

48. Según Antigua, el sentido corriente del término "deportivos" no incluye los servicios de juegos de azar y apuestas. Como una Lista es una clasificación de categorías de servicios mutuamente excluyentes, una entrada en dicha clasificación sólo puede tener un significado.66 Por lo tanto, no es correcto interpretar una entrada en la Lista de los Estados Unidos sobre la base de definiciones del diccionario divergentes sobre dicha entrada. A fin de determinar el sentido corriente del término "deportivos" en la Lista de los Estados Unidos, es más apropiado examinar el término a la luz de otras clasificaciones, como la del documento W/120, la CPC, otros sistemas de clasificación y otras Listas de Miembros de la OMC. Antigua aduce que el Grupo Especial analizó correctamente esas clasificaciones y constató que no respaldan la conclusión de que el término "deportivos" incluye los juegos de azar, conclusión confirmada por el hecho de que los Estados Unidos no pudieron señalar ningunaa clasificación que emplee el término "deportivos" para referirse a los juegos de azar.

49. Dado que, como el propio Grupo Especial observó, las Listas del AGCS simplemente no pueden interpretarse sin hacer referencia a las Directrices para la consignación en Listas de 1993, Antigua solicita que el Órgano de Apelación confirme las constataciones del Grupo Especial de que el documento W/120 y las Directrices para la consignación en Lista de 1993 son el "contexto" para la interpretación de la Lista de los Estados Unidos y del artículo XVI del AGCS. Además, las Directrices revisadas para la consignación en Listas de 2001 se deben considerar como un "acuerdo ulterior" y/o "una práctica ulterior", según lo establecido en los párrafos 3 a) y 3 b) del artículo 31 de la Convención de Viena. Según Antigua, las Directrices para la consignación en Listas de 2001 confirman que las Listas del AGCS existentes se prepararon de conformidad con las Directrices para la consignación en Listas de 1993 y el documento W/120.

50. Antigua hace hincapié en que el intento de los Estados Unidos de distinguir la estructura del documento W/120 del sentido de sus categorías carece de fundamento. Cuando un Miembro utiliza la estructura del documento W/120, sostiene Antigua, "inevitablemente" utiliza el contenido de sus categorías, a menos que ese Miembro indique explícitamente que se aparta de ese contenido con respecto a un sector o a un subsector.67 Antigua observa a este respecto que la Lista de los Estados Unidos no incluye tal indicación con respecto a los "servicios deportivos" u "otros servicios de esparcimiento".

3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - "limitaciones [...] en forma de"

51. Antigua pide que el Órgano de Apelación confirme las constataciones del Grupo Especial con respecto a los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS. Según Antigua, una interpretación de buena fe del párrafo 2 del artículo XVI del AGCS, sobre la base de su texto, contexto, objeto y fin, demuestra los errores de la interpretación formulada por los Estados Unidos y respalda la interpretación de las disposiciones pertinentes realizada por el Grupo Especial.

52. Antigua impugna la interpretación hecha por los Estados Unidos en el sentido de que el párrafo 2 del artículo XVI se limita a las medidas que tienen una determinada "forma", sin tener en cuenta los efectos de esas medidas. Por el contrario, Antigua aduce que el texto de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI tiene el propósito de ofrecer una amplia descripción de los tipos de medidas abarcadas por esas disposiciones. Por ejemplo, las palabras "ya sea" que figuran en esas disposiciones sugieren una lista ilustrativa de medidas prohibidas, mientras que la ausencia de toda definición en el AGCS de los términos "contingentes numéricos", "monopolios", "proveedores exclusivos de servicios" o "prueba de necesidades económicas" corroboran la opinión de que esos términos no se pueden utilizar para limitar el alcance del párrafo 2 del artículo XVI a "formas" precisamente definidas.68

53. Antigua insiste en que las Directrices para la consignación en Listas de 1993 y las Listas de los Estados Unidos y otros Miembros de la OMC confirman que la interpretación "restrictiva"69 de los Estados Unidos no representa la intención común de las partes. Antigua encuentra apoyo a su posición en las Listas de otros Miembros, incluida la de los Estados Unidos, que enumeran medidas, con inclusión de prohibiciones, no abarcadas por la interpretación que hacen los Estados Unidos del párrafo 2 del artículo XVI.70 Según Antigua, este contexto corrobora la opinión del Grupo Especial de que los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI abarcan medidas que son equivalentes a un contingente nulo.

4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales

54. Antigua aduce que el Grupo Especial no incurrió en error al interpretar el artículo XIV del AGCS o al aplicar su interpretación a la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar.

a) Los párrafos a) y c) del artículo XIV: "necesarias"

55. A juicio de Antigua, el Grupo Especial constató acertadamente que los Estados Unidos no habían demostrado que las leyes en cuestión eran "necesarias" en el sentido de los apartados a) y c) del artículo XIV del AGCS. Antigua alega que, contrariamente a la interpretación que hacen los Estados Unidos de la conclusión del Grupo Especial, éste determinó que los Estados Unidos no habían cumplido su carga de la prueba con respecto a la necesidad de las tres leyes federales, y que la falta de consultas con Antigua "simplemente evidenciaba ese incumplimiento".71

56. Con respecto al apartado a) del artículo XIV, Antigua sostiene que incumbía a los Estados Unidos la carga de probar que sus tres leyes federales eran "necesarias" para proteger a sus ciudadanos de la delincuencia organizada y la participación de menores de edad en los juegos de azar en el contexto de los servicios suministrados desde Antigua y que se cuestionan en la presente diferencia, pero que los Estados Unidos no presentaron prueba alguna a este respecto. De modo similar, en lo tocante al apartado c) del artículo XIV, incumbía a los Estados Unidos probar que las tres leyes federales eran "necesarias" para asegurar el cumplimiento de la Ley RICO a fin de proteger a los ciudadanos de los Estados Unidos contra la delincuencia organizada en el contexto de los servicios de juegos de azar y apuestas suministrados desde Antigua. Antigua sostiene que tampoco en este caso los Estados Unidos presentaron prueba alguna sobre el particular.

57. Antigua subraya que los Estados Unidos habrían cumplido su carga de la prueba si hubiesen probado que no había ninguna medida alternativa compatible con las disposiciones de la OMC, de la que se pudiera disponer razonablemente y que ofreciera a los Estados Unidos el mismo nivel de protección. En cambio, los Estados Unidos alegaron que incumbía a Antigua o al Grupo Especial demostrar que existían una o más alternativas a la prohibición que fueran compatibles con la OMC y razonablemente disponibles.72 A juicio de Antigua, tal inversión de la carga de la prueba no se justificaría a la luz de decisiones anteriores de la OMC en las que se examinaron defensas afirmativas.

b) El preámbulo del artículo XIV

58. Antigua recuerda que incumbe a la parte que invoca una defensa del artículo XIV probar todos los elementos de la defensa, incluidas las prescripciones establecidas en el preámbulo de ese artículo. A juicio de Antigua, los Estados Unidos no cumplieron esta obligación.

59. Antigua aduce que el Grupo Especial no actuó de forma incompatible con el artículo 11 del ESD al constatar que, a la luz de las pruebas de: i) la legalidad del suministro interestatal de juegos de azar a distancia en el marco de la IHA; y ii) la no aplicación de las leyes contra los principales proveedores nacionales de servicios de juegos de azar por Internet, los Estados Unidos no han cumplido su carga de la prueba. En particular, el texto de la IHA permite el suministro interestatal de servicios de apuestas a carreras de caballos por teléfono y por Internet. Los argumentos de los Estados Unidos relativos a esta ley equivalen a una afirmación de que la ley no tiene efectos jurídicos y esto, alega Antigua, simplemente "no resulta creíble".73

60. Por estas razones, Antigua solicita al Órgano de Apelación que confirme las constataciones del Grupo Especial en el sentido de que los Estados Unidos no probaron que las tres leyes federales en litigio eran "necesarias" en los términos de los apartados a) o c) del artículo XIV del AGCS.

5. La "práctica" considerada como una "medida"

61. Con respecto a la constatación del Grupo Especial de que la práctica "puede considerarse una medida autónoma que puede ser impugnada en sí misma"74, Antigua aduce que esta constatación es obiter dictum.75 No obstante, como pueden existir circunstancias en las que la "práctica" de un Miembro de la OMC se deba considerar como una medida a los fines de la solución de la diferencia, Antigua solicita al Órgano de Apelación que desestime la apelación de los Estados Unidos sobre esta cuestión.

C. Alegaciones de error formuladas por Antigua - Apelante

1. La "prohibición total" considerada como una "medida"

62. Antigua alega que el Grupo Especial incurrió en error al no evaluar las alegaciones formuladas por Antigua sobre la base de la "prohibición total" del suministro transfronterizo de servicios de juegos y apuestas en los Estados Unidos. Antigua solicita al Órgano de Apelación que así lo constate y que complete el análisis y concluya que la "prohibición total" es incompatible con el artículo XVI del AGCS.

63. A juicio de Antigua, el Grupo Especial incurrió en error al concluir que Antigua no había identificado la "prohibición total" como una "medida" en la solicitud de establecimiento de un grupo especial. Antigua sostiene que su descripción de la prohibición como "total" sólo "fue una descripción"76 que no modificó el aspecto central de la impugnación formulada por Antigua desde el inicio de la diferencia, que era la incuestionable prohibición del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas. Aunque no declaró expresamente en la solicitud de establecimiento de un grupo especial que la "prohibición total" era una medida "en sí misma", Antigua aduce que identificó claramente la "prohibición total" en la solicitud de establecimiento de un grupo especial de manera compatible con las solicitudes de establecimiento de grupos especiales examinadas anteriormente por grupos especiales y por el Órgano de Apelación. Subsidiariamente, Antigua sostiene que toda ambigüedad relativa a su impugnación de la "prohibición total" en sí misma se resolvía mediante la lectura de su Primera comunicación al Grupo Especial.

64. Antigua también impugna la conclusión jurídica del Grupo Especial de que, en todo caso, la "prohibición total" no constituye una medida que se pueda impugnar en sí misma en un procedimiento de solución de diferencias de la OMC. A juicio de Antigua, el Grupo Especial interpretó erróneamente el informe del asunto Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión al constatar que una medida debe ser un "instrumento" y que la prohibición total es "la descripción de un efecto y no de un instrumento que contempla reglas o normas".77 A juicio de Antigua, el Órgano de Apelación consideró que todo acto u omisión atribuible a un Miembro de la OMC es una "medida".

65. Además, Antigua agrega que los Estados Unidos admitieron no sólo la existencia de la "prohibición total", sino también su efecto de prohibir el suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas en los Estados Unidos.78 El hecho de que el Grupo Especial no concediera importancia a esta admisión es incompatible con la obligación del Grupo Especial en virtud del artículo 11 del ESD, de hacer "una evaluación objetiva de los hechos". Antigua aduce que, sobre la base de la admisión formulada por los Estados Unidos y de las demás pruebas presentadas al Grupo Especial, ha cumplido su carga de probar la existencia de la "prohibición total" y su efecto, y que está autorizada a argumentar su reclamación de que la "prohibición total" en sí misma es incompatible con las obligaciones que el AGCS impone a los Estados Unidos.

2. El párrafo 1 del artículo XVI del AGCS - Apelación condicional

66. En el caso de que el Órgano de Apelación revocase la interpretación jurídica de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS, conforme a lo solicitado por los Estados Unidos en su apelación, Antigua solicita la revocación de la errónea conclusión del Grupo Especial de que el párrafo 2 del artículo XVI define exhaustivamente las medidas que serían incompatibles con la obligación prevista en el párrafo 1 del artículo XVI. Antigua agrega que, como resultado de la interpretación del Grupo Especial, un Miembro estaría autorizado a mantener medidas incompatibles con la prohibición general del párrafo 1 del artículo XVI siempre que ellas no figuren entre las enumeradas en el párrafo 2 de ese artículo. Antigua aduce que tal interpretación reduce el párrafo 1 del artículo XVI a una cláusula introductoria que no tendría efectos jurídicos propios, contrariamente a los principios de interpretación de los tratados. Por consiguiente, Antigua solicita que el Órgano de Apelación constate que el Grupo Especial incurrió en error al concluir que el párrafo 1 del artículo XVI del AGCS está limitado por el párrafo 2 del mismo artículo y que complete el análisis concluyendo que las medidas adoptadas por los Estados Unidos son incompatibles con el párrafo 1 del artículo XVI, con independencia de su compatibilidad con el párrafo 2 de dicho artículo.

3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - Medidas dirigidas a los consumidores

67. Antigua impugna la conclusión del Grupo Especial de que las medidas que impiden que los consumidores utilicen los servicios suministrados por un proveedor en otro Miembro de la OMC no son incompatibles con los párrafos 2 a) o 2 c) del artículo XVI.

68. El Grupo Especial constató que algunas leyes estatales de los Estados Unidos son incompatibles con los párrafos 2 a) o 2 c) del artículo XVI con el argumento de que no se dirigen a los "proveedores de servicios" ni a las "operaciones de servicios" o la "producción de servicios", sino que se dirigen a los consumidores de servicios. A juicio de Antigua, si el Grupo Especial estuviese acertado en su distinción entre prohibiciones dirigidas a los consumidores y las dirigidas a los proveedores, entonces el Miembro que haya asumido un compromiso pleno sobre el modo 1 aún estaría en condiciones de eliminar la posibilidad del suministro transfronterizo de servicios y de este modo eludir ese compromiso, mediante la imposición de restricciones a la posibilidad de que sus ciudadanos consuman esos servicios. Se alega que esto constituiría un resultado "absurdo".79

69. En cambio, por las mismas razones que el Grupo Especial constató que una prohibición del suministro de un servicio queda comprendido en el alcance de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI ‑porque tiene el efecto de un contingente nulo-, el Grupo Especial debería haber constatado que una prohibición del consumo de un servicio también queda abarcado por esas disposiciones. Una medida que impone una prohibición del consumo de servicios también tiene el efecto de un contingente nulo sobre los "proveedores de servicios", las "operaciones de servicios" y la "producción de servicios" en el sentido de lo dispuesto en los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI. Antigua sostiene que tal interpretación deja a salvo de todos modos el derecho de los Miembros de reglamentar porque un Miembro que desee mantener tal prohibición puede seguir haciéndolo, siempre que lo aclare en su Lista o bien que deje el sector sin consolidar.

70. En consecuencia, Antigua solicita al Órgano de Apelación que revoque las constataciones del Grupo Especial que figuran en los párrafos 6.383, 6.398, 6.402 y 6.406 del informe del Grupo Especial.

4. El artículo XIV del AGCS: Excepciones generales

71. Antigua impugna la decisión del Grupo Especial de considerar la defensa planteada por los Estados Unidos al amparo del artículo XIV del AGCS. Antigua sostiene asimismo que el Grupo Especial erróneamente eximió a los Estados Unidos de su carga de la prueba con respecto al artículo XIV. Por esta razón, el Grupo Especial negó a Antigua el derecho de responder a la defensa, contrariamente a los principios del debido proceso y la igualdad procesal, y de manera incompatible con las obligaciones del Grupo Especial en virtud del artículo 11 del ESD. Además, el Grupo Especial incurrió en error en su evaluación relativa a los apartados a) y c) del artículo XIV, así como en relación con el preámbulo del artículo XIV. Antigua sostiene que los errores en que incurrió el Grupo Especial a este respecto incluyen la omisión de realizar una evaluación objetiva del asunto y de los hechos planteados, contrariamente a lo dispuesto en el artículo 11 del ESD.

a) Examen por el Grupo Especial de la defensa presentada por los Estados Unidos

72. A juicio de Antigua, el Grupo Especial no debería haber evaluado la defensa de los Estados Unidos en este procedimiento. La invocación, por parte de los Estados Unidos, del artículo XIV sólo en su Segunda comunicación escrita -e incluso entonces de forma ambigua- constituyó una "demora extraordinaria" y una "mera táctica dilatoria", contrariamente a la obligación que impone el párrafo 10 del artículo 3 del ESD a las partes, de participar en el procedimiento de solución de diferencias de buena fe.80 Antigua hace hincapié en que las debidas garantías procesales exigen que se dé a las partes una oportunidad equitativa de responder a las alegaciones formuladas y las pruebas presentadas por la otra parte en una diferencia, y que la demora de los Estados Unidos en invocar el artículo XIV perjudicó la capacidad de Antigua de refutar esa defensa. Como ejemplo de dicho perjuicio, Antigua alega que las pruebas y la argumentación en que se basó el Grupo Especial en gran parte del examen de la cuestión relativa al preámbulo fueron presentadas inicialmente por Antigua en el contexto de su alegación al amparo del artículo XVII del AGCS, relativa a trato nacional otorgado a los proveedores extranjeros de servicios "similares". A este respecto, Antigua sostiene que el artículo XVII es "una disposición completamente diferente del AGCS, con cuestiones y contexto enteramente diferentes".81 Por consiguiente, esos argumentos pueden no ser necesariamente los mismos que los que Antigua habría expuesto si se le hubiese dado la oportunidad exigida por las debidas garantías procesales.

b) La carga de la prueba

73. Antigua sostiene que, como el artículo XIV es una defensa afirmativa, incumbe a los Estados Unidos la carga de probarla. Sin embargo, en este caso el Grupo Especial formuló la defensa en lugar de los Estados Unidos y, al obrar de este modo, no cumplió sus obligaciones en virtud del artículo 11 del ESD.

74. En lo que respecta al apartado a) del artículo XIV, Antigua sostiene que el Grupo Especial añadió defensas que los Estados Unidos nunca habían formulado y creó un argumento coherente en apoyo de la defensa de los Estados Unidos al amparo de esta disposición. A pesar de que los Estados Unidos sólo plantearon dos preocupaciones en relación con la moral pública o el orden público -la delincuencia organizada y la participación de menores de edad en los juegos de azar- el Grupo Especial examinó el apartado a) artículo XIV en relación con cinco preocupaciones, que incluían el blanqueo de dinero, el fraude y preocupaciones relacionadas con la salud. Por lo tanto, el Grupo Especial añadió a la defensa de los Estados Unidos tres preocupaciones que los propios Estados Unidos jamás plantearon.82

75. Antigua sostiene que el Grupo Especial también incurrió en error al tener en cuenta las preocupaciones relacionadas con la salud en su examen del apartado a) del artículo XIV porque esas preocupaciones quedan abarcadas expresamente en el ámbito del apartado b) de dicho artículo. En lo que respecta al apartado c) del artículo XIV, Antigua aduce que los Estados Unidos no identificaron suficientemente la Ley RICO y su pertinencia para la defensa de los Estados Unidos al amparo del apartado c) del artículo XIV. Por último, Antigua alega que el Grupo Especial no debería haber tratado en absoluto el preámbulo del artículo XIV porque la argumentación y las pruebas que figuran en el examen hecho por el Grupo Especial en relación con el preámbulo no fueron presentadas por los Estados Unidos en el contexto de su defensa al amparo del artículo XIV.

c) El apartado a) del artículo XIV

76. En lo que respecta al apartado a) del artículo XIV, Antigua sostiene que el Grupo Especial incurrió en error en tres aspectos: i) no consideró la totalidad del texto de esa disposición; ii) evaluó incorrectamente la defensa de los Estados Unidos al amparo del apartado a) del artículo XIV, especialmente a la luz del criterio establecido por el Órgano de Apelación en Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna; y iii) no realizó una evaluación objetiva de las pruebas que tenía ante sí.

77. Antigua aduce que el análisis del Grupo Especial sobre el apartado a) del artículo XIV es incompleto porque, aunque el Grupo Especial reconoció la pertinencia de la nota 5 al apartado a) del artículo XIV al interpretar esa disposición, no determinó si los intereses que los Estados Unidos intentan proteger mediante las medidas impugnadas cumplen el criterio establecido en esa nota de pie de página.

78. Antigua sostiene asimismo que el Grupo Especial interpretó erróneamente la decisión adoptada por el Órgano de Apelación en Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna, con respecto a los criterios y el nivel de análisis que debe utilizar un grupo especial al examinar una defensa. Más concretamente, en esa decisión el Órgano de Apelación estableció un criterio consistente en "sopesar y confrontar", con tres componentes particulares para determinar si una medida es "necesaria". Sin embargo, el análisis que realizó el Grupo Especial de los tres componentes en la presente diferencia no alcanza a cumplir los requisitos de la investigación exigente esbozada por el Órgano de Apelación en esa decisión. Más aún, a juicio de Antigua, en ausencia de una constatación fáctica de que las preocupaciones de los Estados Unidos en relación con los juegos de azar "a distancia" se relacionan con riesgos "realmente existentes", las medidas en litigio no se justifican al amparo del apartado a) del artículo XIV.83

79. Antigua aduce asimismo que el Grupo Especial no realizó una evaluación objetiva de los hechos y las pruebas que tuvo ante sí al aplicar el criterio consistente en "sopesar y confrontar" establecido por el Órgano de Apelación en Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna. En primer lugar, en su análisis para determinar si las medidas en litigio han sido diseñadas para proteger la moral pública o mantener el orden público, el Grupo Especial examinó sólo las pruebas presentadas por los Estados Unidos, sin examinar ni tener en cuenta las pruebas en contrario presentadas por Antigua. En segundo lugar, en lo que respecta a la importancia de los intereses o valores protegidos, el Grupo Especial "hizo caso omiso" de una evaluación contemporánea realizada por la Corte Suprema de las Naciones Unidas respecto de la actitud predominante en los Estados Unidos en relación con los juegos de azar, mientras que tomó en cuenta audiencias del Congreso y declaraciones políticas formuladas 40 años atrás.84 En tercer lugar, el Grupo Especial no se basó en prueba alguna cuando llegó a la conclusión de que las medidas impugnadas contribuían a la realización de los fines que los Estados Unidos alegaban perseguir mediante esas medidas. Por último, con respecto a las consecuencias de las medidas en el comercio, Antigua cuestiona el hecho de que ninguna de las pruebas citadas por el Grupo Especial se relaciona con asuntos fácticos que afecten a los servicios transfronterizos de juegos de azar y apuestas suministrados concretamente por Antigua. Antigua añade que "prácticamente todas" las pruebas sobre esta cuestión particular son "declaraciones no fundamentadas de funcionarios públicos o funcionarios elegidos de los Estados Unidos"85 que fueron tomadas en cuenta por el Grupo Especial sin considerar las pruebas en contrario presentadas por Antigua.

d) El apartado c) del artículo XIV

80. Antigua alega que el Grupo Especial no debería haber tenido en cuenta la Ley RICO al evaluar la defensa de los Estados Unidos al amparo del apartado c) del artículo XIV porque esa Ley "depende totalmente" para su funcionamiento efectivo de la violación de otras leyes federales o estatales.86 Se constató que las demás leyes federales que tenía ante sí el Grupo Especial eran incompatibles con el AGCS, y el Grupo Especial determinó que no tenía ante sí ninguna ley estatal para su examen en relación con el apartado c) del artículo XIV. Antigua considera que, como resultado de ello, ninguna otra ley podía formar parte de la evaluación del Grupo Especial con arreglo al apartado c) del artículo XIV. Además, el interés social que presuntamente perseguía la Ley RICO se refiere exclusivamente a la delincuencia organizada, y el Grupo Especial ya había determinado que la delincuencia organizada no constituye un interés social que revista una importancia particularmente grande en el contexto del suministro de servicios de juegos de azar a distancia (a diferencia de los servicios no suministrados a distancia).

81. Por último, Antigua aduce que, como en el caso del análisis en relación con el apartado a) del artículo XIV, el Grupo Especial no cumplió sus obligaciones previstas en el artículo 11 del ESD porque sus conclusiones se basaron en declaraciones "no justificadas"87 o "no convincentes"88 de funcionarios públicos de los Estados Unidos, o bien no se basaron en prueba alguna.

e) El preámbulo del artículo XIV

82. En lo que respecta al preámbulo del artículo XIV, Antigua alega que el Grupo Especial incurrió en error, en primer lugar, al decidir continuar su evaluación de la defensa de los Estados Unidos al amparo del preámbulo, a pesar de que el Grupo Especial había constatado que ninguna de las leyes federales se justificaba provisionalmente al amparo de los apartados a) o c) del artículo XIV. En segundo lugar, Antigua sostiene que el Grupo Especial "segmentó" incorrectamente el sector de los juegos de azar y limitó su examen al suministro a distancia de servicios de juegos de azar. En cambio, el Grupo Especial debería haber examinado de qué modo los Estados Unidos tratan el suministro de servicios de juegos de azar con respecto a la totalidad del sector y debería haber comparado este tratamiento con el dado a los proveedores extranjeros de servicios de juegos de azar. Por último, Antigua aduce que el Grupo Especial no cumplió las obligaciones que le impone el artículo 11 del ESD al basar sus conclusiones también en este caso en "aseveraciones no justificadas"89 de los Estados Unidos y no en pruebas "independientes"90 presentadas por Antigua, con lo que en la práctica "desplazó"91 la carga de la prueba a Antigua.

83. Por estas razones, Antigua solicita que el Órgano de Apelación constate que el Grupo Especial examinó erróneamente la defensa de los Estados Unidos al amparo del artículo XIV y de este modo también eximió a los Estados Unidos de la carga de justificar sus medidas con arreglo al artículo XIV. Subsidiariamente, Antigua solicita que el Órgano de Apelación constate que el Grupo Especial incurrió en error en su evaluación de la defensa de los Estados Unidos al amparo de los apartados a) y c) del artículo XIV y del preámbulo de dicho artículo.

D. Argumentos de los Estados Unidos - Apelado

1. La "prohibición total" considerada como una "medida"

84. Los Estados Unidos coinciden con el Grupo Especial en que Antigua no identificó la "prohibición total" como tal en su solicitud de establecimiento de un grupo especial y que, incluso si Antigua la hubiese identificado correctamente, una "prohibición total" no puede ser una "medida en sí misma" sometida al procedimiento de solución de diferencias de la OMC.

85. Los Estados Unidos sostienen que Antigua no impugnó, en su solicitud de establecimiento de un grupo especial, la "prohibición total" como una medida distinta porque en la solicitud de establecimiento de un grupo especial se dejo en claro que, al examinar una "prohibición", Antigua se refería al efecto de una o más leyes enumeradas en el anexo. Por consiguiente, a juicio de los Estados Unidos, el Grupo Especial concluyó correctamente que una impugnación de la "prohibición total" como una medida distinta quedaba al margen de su mandato.

86. Los Estados Unidos alegan que la conclusión del Grupo Especial -de que la "prohibición total" no se puede considerar como una medida única y autónoma que pueda impugnarse por sí misma- se ve corroborada por el expediente de la presente diferencia y también por el razonamiento formulado por el Órgano de Apelación en diferencias anteriores. Ambas partes acordaron ante el Grupo Especial que la supuesta "prohibición total" era una descripción del presunto efecto de las leyes objeto de litigio.92 El efecto de una medida no puede convertirse en sí mismo en una "medida" que pueda ser objeto del sistema de solución de diferencias de la OMC. Los Estados Unidos añaden que la conclusión del Grupo Especial a este respecto también está en consonancia con el análisis realizado por el Órgano de Apelación en Estados Unidos - Examen por extinción relativo a los artículos tubulares para campos petrolíferos porque en esta diferencia la interpretación hecha por Antigua del efecto de la ley de los Estados Unidos como una "prohibición total" no tiene ningún "valor normativo" en el derecho interno de los Estados Unidos.93

87. En consecuencia, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación rechace la apelación de Antigua relativa a si Antigua puede basarse en la "prohibición total" como una medida impugnada en sí misma en la presente diferencia. Los Estados Unidos sostienen que, como resultado de ello no es necesario que el Órgano de Apelación complete el análisis de la compatibilidad de la "prohibición total" con el artículo XVI del AGCS, según lo solicitado por Antigua.

2. El párrafo 1 del artículo XVI del AGCS - Apelación condicionada

88. Los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación confirme la constatación del Grupo Especial de que las únicas limitaciones incluidas en el ámbito del artículo XVI del AGCS son las enumeradas en el párrafo 2 de ese artículo. A juicio de los Estados Unidos, el texto del párrafo 2 del artículo XVI define exhaustivamente, mediante una "lista cerrada", las limitaciones que un Miembro no puede mantener si ha asumido un compromiso pleno de acceso a los mercados.94 Si, como sugiere Antigua, el párrafo 1 del artículo XVI por sí solo prohíbe toda limitación al suministro de servicios en el mercado de un Miembro, entonces todas las limitaciones quedarían abarcadas por ese artículo. Tal interpretación quitaría toda efectividad al párrafo 2 del artículo XVI. Por ende, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación constate que el Grupo Especial no incurrió en error en su interpretación de la relación entre los párrafos 1 y 2 del artículo XVI del AGCS.

3. Los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS - Medidas dirigidas a los consumidores

89. Los Estados Unidos apoyan la interpretación del Grupo Especial de que los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI no abarcan las medidas dirigidas a los consumidores de servicios pero no a los proveedores ni a la producción del servicio. Los Estados Unidos hacen hincapié en que los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI sólo abarcan las limitaciones que se mencionan con precisión en su texto -limitaciones a los proveedores de servicios, las operaciones o la producción- y que no se debe leer el texto de esa disposición como si incluyera una prohibición dirigida a los consumidores. Por consiguiente, los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación ratifique la conclusión del Grupo Especial de que los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI no abarcan las medidas dirigidas a los consumidores de servicios.

4. El artículo XIV del AGCS

90. Los Estados Unidos piden que el Órgano de Apelación rechace la apelación de Antigua relativa al artículo XIV del AGCS en su totalidad. En particular, los Estados Unidos sostienen que el Grupo Especial decidió correctamente examinar los argumentos de los Estados Unidos al amparo del artículo XIV y que el Grupo Especial no hizo la defensa que correspondía hacer a los Estados Unidos. Los Estados Unidos sostienen asimismo que la evaluación del Grupo Especial sobre las "preocupaciones" de los Estados Unidos en relación con el apartado a) del artículo XIV era compatible con decisiones anteriores de la OMC en las que se examinaron las excepciones generales, y que el Grupo Especial reconoció acertadamente que la Ley RICO funcionaba con independencia de otras leyes federales y estatales. En lo que respecta al preámbulo del artículo XIV, los Estados Unidos alegan que Antigua no identificó de qué manera el Grupo Especial había incurrido en error al presuntamente "segmentar" el sector.95

a) El examen realizado por el Grupo Especial de la defensa de los Estados Unidos

91. A juicio de los Estados Unidos, el Grupo Especial examinó correctamente la defensa de los Estados Unidos al amparo del artículo XIV. Los Estados Unidos hacen hincapié en que Antigua tuvo una oportunidad suficiente para responder a esa defensa después de que los Estados Unidos invocaran el artículo XIV en su Segunda comunicación escrita al Grupo Especial. Los Estados Unidos alegan que esto se ve confirmado por el hecho de que Antigua no presentó ninguna alegación de perjuicio a sus intereses como consecuencia del presunto retraso de los Estados Unidos en plantear su defensa al amparo del artículo XIV. Los Estados Unidos fundan su argumentación en las decisiones adoptadas en el marco de la OMC en las que se determinó que la parte reclamante puede plantear nuevos argumentos en su Segunda comunicación o incluso más tarde.96

b) La carga de la prueba

92. Los Estados Unidos coinciden con Antigua en que los grupos especiales no pueden hacer la defensa en lugar de la parte demandada. Los Estados Unidos alegan que, contrariamente a los argumentos de Antigua, los Estados Unidos cumplieron su carga de la prueba y no dejaron a cargo del Grupo Especial el probar la defensa relativa al artículo XIV. Además, los Estados Unidos cuestionan la afirmación de Antigua de que el Grupo Especial actuó de forma incompatible con los principios del debido proceso y la igualdad procesal y con el artículo 11 del ESD.

93. Los Estados Unidos sostienen que presentaron pruebas para acreditar de qué manera se promulgaron las leyes pertinentes, así como sobre el funcionamiento y la finalidad de cada una de ellas. Los Estados Unidos sostienen asimismo que presentaron argumentos relativos a los criterios jurídicos pertinentes del artículo XIV, y ofrecieron argumentos y pruebas de que las medidas específicas cumplían las prescripciones jurídicas de una defensa al amparo del artículo XIV.

94. En opinión de los Estados Unidos, las cinco preocupaciones reconocidas por el Grupo Especial con respecto a las actividades de juegos de azar fueron identificadas por los Estados Unidos en sus comunicaciones al Grupo Especial. Por lo tanto, al reconocer esas preocupaciones, el Grupo Especial no hizo más que lo que los Estados Unidos le habían solicitado que hiciera. Con respecto a las "preocupaciones relacionadas con la salud", los Estados Unidos sostienen que los riesgos para la salud relacionados con la adicción a los juegos de azar están incluidos en el ámbito de protección de la moral pública y/o el orden público al amparo del apartado a) del artículo XIV, y el Grupo Especial así lo constató acertadamente. Por último, en lo que respecta al preámbulo del artículo XIV, los Estados Unidos sostienen que alegaron efectivamente que las medidas estadounidenses cumplen las prescripciones establecidas en el preámbulo del artículo XIV e indicaron al Grupo Especial las pruebas que corroboraban su alegación.97

c) El apartado a) del artículo XIV

95. Los Estados Unidos disienten de las alegaciones de error presentadas por Antigua en relación con algunos aspectos del análisis que hizo el Grupo Especial en relación con el apartado a) del artículo XIV. Los Estados Unidos alegan que presentaron pruebas concretas de graves amenazas a la moral pública y al orden público, y argumentaron que las pruebas presentadas cumplen los requisitos específicos del apartado a) del artículo XIV, incluida su nota 5. A juicio de los Estados Unidos, el Grupo Especial entendió cabalmente y aplicó las prescripciones establecidas en la nota 5 del artículo XIV, como se desprende claramente de su análisis en el informe del Grupo Especial. Además, el Grupo Especial aplicó correctamente el criterio de "sopesar y confrontar" la decisión adoptada por el Órgano de Apelación en Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna. Los Estados Unidos aducen que, al aplicar ese criterio el Grupo Especial constató, en primer lugar, que las preocupaciones señaladas por los Estados Unidos "existieron efectivamente"98 con respecto al suministro a distancia de servicios de juegos de azar; en segundo lugar, que la prohibición de esta actividad contribuye al logro de los fines perseguidos; y en tercer lugar, que existían posibles alternativas a las medidas.99

d) El apartado c) del artículo XIV

96. En el mismo sentido, los Estados Unidos alegan que el Órgano de Apelación debería desestimar la apelación de Antigua con respecto a las constataciones realizadas por el Grupo Especial en el marco del apartado c) del artículo XIV. Los Estados Unidos cuestionan la descripción de Antigua en el sentido de que la Ley RICO depende de otras leyes para su funcionamiento efectivo, y afirman en cambio que la Ley RICO impone una responsabilidad penal no sólo a los juegos de azar en el marco de las leyes estatales, sino también a otros actos no relacionados con los juegos de azar o a otras prohibiciones, en el marco de las leyes estatales. Por lo tanto, según los Estados Unidos, la Ley RICO "tiene un significado independiente y protege intereses y valores independientes aparte de cualquier otra ley".100 Los Estados Unidos aducen asimismo que los "fines perseguidos" por la Ley RICO incluyen el suministro a distancia de juegos de azar y también la delincuencia organizada, y que Antigua incurre en error al suponer que los "fines perseguidos" por una ley aplicada se deben relacionar únicamente con el servicio preciso a que se aplica la medida encaminada a asegurar el cumplimiento. Por último, los Estados Unidos sostienen que las alegaciones de Antigua al amparo del artículo 11 del ESD no cumplen el "alto criterio de argumentación que se exige a las alegaciones realizadas al amparo del artículo 11"101 y al parecer se basan exclusivamente en la idea de que el Grupo Especial incurrió en error al conceder importancia a las declaraciones de funcionarios oficiales de los Estados Unidos y testimonios presentados ante el Congreso.

e) El preámbulo del artículo XIV

97. Los Estados Unidos solicitan que el Órgano de Apelación desestime la apelación de Antigua con respecto al preámbulo del artículo XIV del AGCS. A juicio de los Estados Unidos, Antigua no ha explicado en su comunicación del apelante en qué lugar y de qué forma el Grupo Especial supuestamente "segmentó" el sector, ni tampoco presentó un fundamento jurídico de su argumento de que un grupo especial no puede segmentar un sector en su evaluación. Los Estados Unidos también sostienen que las alegaciones de Antigua con respecto al presunto incumplimiento por el Grupo Especial de las prescripciones del artículo 11 del ESD no cumplen el "alto criterio" exigido para que pueda prosperar una alegación al amparo de esa disposición, relativa a la evaluación de las pruebas a cargo de un grupo especial.102

E. Argumentos de los terceros participantes

1. Comunidades Europeas

98. Las Comunidades Europeas se muestran de acuerdo con las conclusiones del Grupo Especial relativas a la interpretación de la Lista de compromisos específicos de los Estados Unidos. Además, las Comunidades Europeas apoyan la conclusión del Grupo Especial de que los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI del AGCS prohíben las medidas que tienen los efectos de un contingente, aunque no se expresen en forma de límites numéricos. No obstante, a juicio de las Comunidades Europeas el Grupo Especial incurrió en error al determinar que las medidas dirigidas a los consumidores pueden no ser limitaciones en los términos de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI y, por lo tanto, el Órgano de Apelación debería corregir esta constatación. Además, si el Órgano de Apelación decide ocuparse de la cuestión de la interpretación y aplicación por el Grupo Especial del artículo XVI del AGCS, las Comunidades Europeas lo alentarían a que examinara por completo el razonamiento del Grupo Especial.

99. Las Comunidades Europeas cuestionan la impugnación hecha por los Estados Unidos de la interpretación del Grupo Especial respecto de la Lista de compromisos específicos de los Estados Unidos. Las Comunidades Europeas sostienen que las Listas de los Miembros son parte integrante del Acuerdo sobre la OMC y constituyen un acuerdo de todos los Miembros. Por consiguiente, el Grupo Especial recurrió acertadamente a las reglas de interpretación de la Convención de Viena al evaluar los compromisos contenidos en la Lista de los Estados Unidos. En particular, según argumentan las Comunidades Europeas, el Grupo Especial aplicó correctamente el artículo 33 de la Convención de Viena al comparar los términos de la Lista utilizados en los textos francés y español.

100. No obstante, las Comunidades Europeas no están de acuerdo con la caracterización que hace el Grupo Especial del documento W/120 y las Directrices para la consignación en Listas de 1993. Según las Comunidades Europeas, el hecho de que los Miembros confiaran a la Secretaría del GATT la elaboración de un documento, y que los Miembros utilizaran tal documento para las negociaciones, no convierte a ese documento en uno elaborado por los propios Miembros. Por lo tanto, sostienen las Comunidades Europeas, el documento W/120 y las Directrices para la consignación en Listas de 1993 se entienden mejor como "trabajos preparatorios" en el sentido del artículo 32 de la Convención de Viena. No obstante, según las Comunidades Europeas, el hecho de calificar el documento W/120 y las Directrices para la consignación en Listas de 1993 como trabajos preparatorios no modifica la conclusión del Grupo Especial con respecto al alcance de los compromisos de los Estados Unidos.

101. Las Comunidades Europeas están de acuerdo con el Grupo Especial en que los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI abarcan medidas a las que no se ha dado expresamente la forma de contingentes numéricos, porque una interpretación contraria permitiría a los Miembros eludir fácilmente los compromisos de acceso a los mercados contraídos en sus Listas. No obstante, las Comunidades Europeas aducen que el Grupo Especial incurrió en error al interpretar el alcance de los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI. Las Comunidades Europeas sostienen que el AGCS abarca no sólo medidas que regulan el comercio de servicios sino también las medidas "que afectan" al comercio de servicios. Tales medidas pueden comprender la prohibición del consumo de un servicio determinado, la cual, si bien está dirigida a los consumidores, tiene el efecto de restringir la actividad de los proveedores. Las Comunidades Europeas no encuentran ninguna limitación en los apartados a) o c) que sugiera que pueda haber medidas no comprendidas "debido a sus repercusiones".

102. En relación con el artículo XIV del AGCS, las Comunidades Europeas sostienen que ese artículo trata de preservar el derecho de los Miembros de la OMC a reglamentar el comercio de servicios. Sostienen que el artículo XIV debe interpretarse a la luz del correspondiente acervo con respecto al artículo XX del GATT de 1994, ya que los términos y la función de los dos artículos coinciden en gran medida. Si el Órgano de Apelación llega a ocuparse de esta cuestión, las Comunidades Europeas solicitan que haga un "examen completo" del razonamiento del Grupo Especial y de la justificación para la defensa al amparo del artículo XIV, basado en los hechos y pruebas que constan en el expediente.103

103. Las Comunidades Europeas afirman que las consultas con otros Miembros "no pueden ser una condición absoluta para justificar una medida al amparo del artículo XIV del AGCS".104 Contrariamente a lo que constató el Grupo Especial, ni el artículo XIV ni el compromiso de los Estados Unidos en materia de acceso a los mercados que figura en su Lista respaldan tal conclusión. No obstante, un demandado puede basarse en un intento de buena fe de negociar una solución con otros Miembros como prueba en apoyo de su alegación de que estudió las alternativas compatibles con la OMC que estaban razonablemente a su alcance antes de adoptar una medida específica incompatible con la OMC. Sin embargo, según las Comunidades Europeas, esa prueba sería insuficiente, por sí sola, para demostrar que se agotaron las alternativas razonables.

104. Con respecto a las conclusiones del Grupo Especial sobre al preámbulo del artículo XIV, las Comunidades Europeas subrayan que las pruebas de un número limitado de casos de no aplicación de una medida contra operadores comerciales nacionales en situaciones comparables no refutarían ipso facto una presunción prima facie de la compatibilidad de una medida con el preámbulo. Las Comunidades Europeas ponen en contraste esa situación con una en la que una parte reclamante demuestra una pauta discernible de aplicación de una medida en detrimento de operadores extranjeros en situaciones comparables. Aunque es posible que el cumplimiento de las obligaciones en todos los casos no sea practicable por diversas razones legítimas, las autoridades de los Miembros pueden intervenir y corregir la aplicación que ha tenido lugar sobre una base discriminatoria contra los operadores extranjeros, y cabe esperar que lo hagan.

2. Japón

105. El Japón está de acuerdo con las conclusiones del Grupo Especial con respecto a los compromisos que figuran en la Lista de los Estados Unidos y la interpretación de los párrafos 1 y 2 del artículo XVI. No obstante, el Japón sostiene que el Grupo Especial incurrió en error en relación con su interpretación y aplicación del articulo XIV.

106. El Japón sostiene que el documento W/120 y las Directrices para la consignación en Listas de 1993 son "contexto" o "trabajos preparatorios" para la interpretación de las Listas de los Miembros anexas al AGCS. El Grupo Especial estuvo acertado cuando, en ausencia de un texto en la Lista de los Estados Unidos que indicara expresamente un apartamiento del documento W/120 o que proporcionara una definición alternativa, se remitió al documento W/120 y los números correspondientes de la CPC a fin de dar sentido a los términos de la Lista de los Estados Unidos. Al hacerlo, sin embargo, el Grupo Especial no debería haberse referido a las traducciones de "sporting" al español y al francés, porque la Lista de los Estados Unidos indica claramente que ésta es "auténtica en inglés únicamente". No obstante, el Japón apoya la conclusión del Grupo Especial de que los Estados Unidos contrajeron en su Lista un compromiso en relación con los servicios de juegos de azar y apuestas.

107. El Japón sostiene que el Grupo Especial interpretó adecuadamente la relación entre los párrafos 1 y 2 del artículo XVI, a saber, que las limitaciones especificadas en el párrafo 2 del artículo XVI son exhaustivas por lo que se refiere a las medidas abarcadas por el párrafo 1 de dicho artículo. Además, el Japón está de acuerdo con el Grupo Especial en que las medidas que tienen el efecto -aunque no la forma- de un contingente pueden también estar prohibidas en virtud de los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI, pero que esas disposiciones no abarcan las medidas impuestas a los consumidores de servicios pero no a los "proveedores de servicios", las "operaciones de servicios" o la "producción de servicios".

108. El Japón aduce que el Grupo Especial incurrió en error en su interpretación del artículo XIV al imponer una exigencia de que un Miembro debe "explorar y agotar"105 alternativas a la medida en litigio que sean menos restrictivas del comercio. Además, el Grupo Especial concluyó erróneamente que un Miembro está obligado a entablar consultas multilaterales, incluso con Miembros no reclamantes, para identificar alternativas menos restrictivas del comercio antes y durante la aplicación de la medida impugnada. El Japón sostiene que esas conclusiones del Grupo Especial, si el Órgano de Apelación las confirmara, menoscabarían los derechos y obligaciones de los Miembros en el marco del Acuerdo sobre la OMC.

109. Según el Japón, las decisiones del GATT y la OMC con respecto al artículo XX se han centrado en si, dadas las pruebas objetivas presentadas al Grupo Especial, existían alternativas razonables disponibles, y no en el grado en que éstas han sido exploradas antes de adoptar la medida impugnada. No obstante, el Grupo Especial no tuvo en cuenta este enfoque y añadió el criterio de "explorar y agotar" como un nuevo "requisito indefinido".106 Según el Japón, esto fue resultado de la interpretación equivocada que hizo el Grupo Especial de la decisión del Órgano de Apelación en el asunto Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna y del hecho de que el Grupo Especial se basó indebidamente en el informe no adoptado del Grupo Especial del GATT que examinó el asunto Estados Unidos - Atún (México). El Japón subraya que este nuevo requisito iría mucho más allá de los compromisos negociados de los Miembros de la OMC.

110. El Japón está también en desacuerdo con la constatación del Grupo Especial de que los Miembros que invocan la defensa afirmativa del artículo XIV deben entablar consultas multilaterales para identificar alternativas menos restrictivas del comercio. Según el Japón, el enfoque del Grupo Especial es una "desviación sustancial"107 de las obligaciones contenidas en los acuerdos abarcados y de las decisiones pertinentes del GATT y la OMC.

3. Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu

111. El Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu solicita al Órgano de Apelación que revoque las constataciones del Grupo Especial de que las prohibiciones de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI comprenden todas las medidas que pueden tener un "efecto" en los compromisos de acceso a los mercados contraídos por el Miembro. Además, el Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu solicita que el Órgano de Apelación revoque la conclusión errónea del Grupo Especial en relación con los apartados a) y c) del artículo XIV, de que los Miembros están obligados a celebrar consultas con otros Miembros con respecto a posibles medidas alternativas compatibles con la OMC.

112. El Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu apoya la interpretación de los Estados Unidos de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI. El texto de esas disposiciones parece indicar que los redactores del tratado no se propusieron abarcar todas las medidas que pueden tener un efecto sobre el acceso a los mercados. Aunque el Grupo Especial pareció reconocer esta interpretación cuando constató que los artículos VI y XVI son disposiciones mutuamente excluyentes, se "contradi[jo]"108 al concluir posteriormente que una medida que tenga cualquier efecto sobre el acceso a los mercados está comprendida en el alcance del párrafo 2 del artículo XVI. Además, el Grupo Especial no tuvo en cuenta el hecho de que las medidas de los Estados Unidos "en su totalidad reglamentan los medios de suministro para un sector específico, en lugar de crear un sistema de contingentes" para los proveedores de servicios extranjeros, como se requeriría para que las medidas estuvieran comprendidas en el texto de los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI.109

113. Además, el Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu discrepa de la interpretación que hace el Grupo Especial del término "necesarias" que figura en los apartados a) y c) del artículo XIV, según la cual los Miembros están obligados a entablar consultas con otros Miembros para identificar medidas alternativas compatibles con la OMC. El Grupo Especial constató erróneamente que la norma que rige la prueba de la "necesidad" establecida en los apartados a) y c) del artículo XIV es si se han "explorado y agotado" alternativas compatibles con la OMC a la que el Miembro en cuestión pueda razonablemente recurrir.110 Esta interpretación es contraria a las resoluciones del Órgano de Apelación en los asuntos CE - Amianto y Corea - Diversas medidas que afectan a la carne vacuna. Basándose en esta interpretación errónea del requisito de "necesidad", el Grupo Especial interpretó que existía un requisito de celebración de consultas análogamente erróneo. Además, el Grupo Especial incurrió en error al basar su conclusión, en parte, en el hecho de que se ha contraído un compromiso en la Lista de los Estados Unidos. El Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu afirma que el artículo XIV permite a los Miembros desviarse no sólo de sus obligaciones generales, sino también de sus compromisos específicos, a fin de alcanzar objetivos nacionales legítimos por medio de medidas que de otro modo serían incompatibles con el AGCS.

III. Cuestiones planteadas en esta apelación

114. Se plantean en esta apelación las siguientes cuestiones:

A) con respecto a las medidas en litigio:

i) si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que la "prohibición total del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas", alegada por Antigua, no podía constituir una medida autónoma que pudiera impugnarse en sí misma, ni había sido indicada como una medida en la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua;

ii) si el Grupo Especial incurrió en error al examinar la compatibilidad de las siguientes medidas con las obligaciones que corresponden a los Estados Unidos en virtud del artículo XVI del AGCS:

a) Leyes federales:

1) Artículo 1084 del Título 18 del United States Code ("Wire Act") ("Ley de Comunicaciones por Cable");

2) Artículo 1952 del Título 18 del United States Code ("Travel Act") ("Ley de Viajes"); y

3) Artículo 1955 del Título 18 del United States Code ("Illegal Gambling Business Act" ("IGBA")) ("Ley sobre actividades ilícitas de juegos de azar").

b) Leyes de los Estados:

1) Colorado: Artículo 18-10-103 del Colorado Revised Statutes (catálogo de leyes de Colorado);

2) Luisiana: Artículo 14:90.3 del Louisiana Revised Statutes (Annotated) (catálogo de leyes de Luisiana);

3) Massachusetts: Artículo 17A del capítulo 271 del Annotated Laws of Massachusetts (catálogo de leyes de Massachussetts);

4) Minnesota: Artículo 609.755(1) y subdivisiones 2 y 3 del artículo 609.75 del Minnesota Statutes (Annotated) (catálogo de leyes de Minnesota);

5) Nueva Jersey: Párrafo 2 de la Sección VII del artículo 4 de la New Jersey Constitution (Constitución de Nueva Jersey), y artículo 2A:40-1 del New Jersey Code (Código de Nueva Jersey);

6) Nueva York: Sección 9 del Artículo I de la New York Constitution (Constitución de Nueva York) y Artículo 5-401 de la New York General Obligations Law (Ley de obligaciones generales de Nueva York);

7) Dakota del Sur: Artículos 22-25A-1 a 22-25A-15 inclusive del South Dakota Codified Laws (catálogo de leyes de Dakota del Sur); y

8) Utah: Artículo 76-10-1102 del Utah Code (Annotated) (catálogo de leyes de Utah);

iii) si el Grupo Especial, al efectuar un examen de las medidas citadas, actuó en forma incompatible con las obligaciones que le correspondían en virtud del artículo 11 del ESD;

B) con respecto a la Lista de los Estados Unidos anexa al AGCS:

i) si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que la Lista de los Estados Unidos anexa al AGCS incluye compromisos específicos sobre los servicios de juegos de azar y apuestas en el subsector 10.D;

C) con respecto al artículo XVI del AGCS:

i) si el Grupo Especial incurrió en error en su interpretación de los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI del AGCS, y en particular:

a) al constatar que una prohibición del suministro de servicios de juegos de azar y apuestas a distancia constituye un "contingente nulo" para el suministro de tales servicios por determinados medios, y que ese "contingente nulo" es una limitación incluida en el ámbito de aplicación de los apartados a) y c) del párrafo 2 del artículo XVI;

b) al constatar que las medidas que imponen una responsabilidad penal a los consumidores de servicios transfronterizos de juegos de azar y apuestas no son incompatibles con los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI y al constatar, por esa razón, que las respectivas leyes de Colorado, Minnesota, Nueva Jersey y Nueva York no son incompatibles con esas disposiciones;

ii) en caso de que el Órgano de Apelación revoque la interpretación del Grupo Especial sobre los párrafos 2 a) y 2 c) del artículo XVI: si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que las restricciones del acceso a los mercados prohibidas por el artículo XVI se limitan a las enumeradas en su párrafo 2; y

iii) si el Grupo Especial incurrió en error al aplicar su interpretación del artículo XVI a las leyes federales y estatales pertinentes de los Estados Unidos en forma que lo llevó a considerarlas incompatibles con las obligaciones que corresponden a los Estados Unidos en virtud de los párrafos 1, 2 a) y 2 c) del artículo XVI;

D) con respecto al artículo XIV del AGCS:

i) si el Grupo Especial, al considerar la defensa de los Estados Unidos basada en el artículo XIV y en su análisis referente a esta disposición, incumplió las obligaciones que le correspondían en virtud del artículo 11 del ESD;

ii) si el Grupo Especial atribuyó indebidamente la carga de la prueba con arreglo al artículo XIV;

iii) si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que los Estados Unidos no demostraron que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la IGBA son necesarias para proteger la moral o el orden público en el sentido del apartado a) del artículo XIV;

iv) si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que los Estados Unidos no demostraron que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la IGBA son necesarias para lograr la observancia de leyes o reglamentos que no son incompatibles con el AGCS, en el sentido del apartado c) del artículo XIV; y

v) si el Grupo Especial incurrió en error al constatar que los Estados Unidos no demostraron que la Ley de Comunicaciones por Cable, la Ley de Viajes y la IGBA cumplen los requisitos del preámbulo del artículo XIV.

IV. Medidas en litigio

115. Comenzaremos por las apelaciones de los participantes que se refieren a las medidas en litigio. En primer lugar examinaremos la constatación del Grupo Especial de que la "'prohibición total' del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas" (la "prohibición total"111) no puede constituir una medida autónoma que pueda ser impugnada per se.112 A continuación examinaremos si el Grupo Especial incurrió en error al afirmar que "'la práctica' puede considerarse una medida autónoma que puede ser impugnada en sí misma".113 Por último evaluaremos la alegación de los Estados Unidos de que Antigua no acreditó prima facie la incompatibilidad con el artículo XVI de ciertas leyes federales y de los Estados y, en consecuencia, el Grupo Especial no debió haberse pronunciado sobre esas alegaciones.

A. La "prohibición total" considerada como una medida

116. En su solicitud de establecimiento de un grupo especial, Antigua identificó la "prohibición total" como el "efecto" de diversas leyes federales y estatales.114 En su Primera comunicación escrita, Antigua alegó que no era necesario demostrar que estas leyes tenían el efecto de una "prohibición total" porque la Embajadora de los Estados Unidos, en la reunión del OSD en que se examinó la primera solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua, reconoció la existencia de tal prohibición.115 Por lo tanto, según afirmó Antigua, "el asunto en litigio es la prohibición total del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas, y las partes están de acuerdo en que existe esa prohibición total".116

117. Respondiendo a una petición de resoluciones preliminares formulada por los Estados Unidos sobre la base de supuestas deficiencias de la descripción hecha por Antigua de las medidas que impugnaba, el Grupo Especial indicó lo siguiente:

Antigua y Barbuda hizo hincapié en que efectivamente impugnaba el efecto general y acumulativo de varias leyes federales y estatales que, junto con varias declaraciones de política y otras medidas gubernamentales, conformaban una prohibición total del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas.117

En sus respuestas al primer conjunto de preguntas del Grupo Especial, y en su Segunda comunicación escrita al Grupo Especial, Antigua afirmó que impugnaba la "prohibición total" como "una medida en sí misma y por sí misma".118 Antigua controvirtió la aseveración de los Estados Unidos de que la "prohibición total" no podía constituir una medida en sí misma a los efectos del procedimiento de solución de diferencias de la OMC.119

118. En su informe, el Grupo Especial constató que, "en las circunstancias de este caso", una "prohibición total" no podía constituir una "medida" en sí misma.120 El Grupo Especial basó su conclusión en tres factores. En primer lugar, constató que la "prohibición total" no constituía un "instrumento que contenga reglas o normas".121 En segundo lugar, el Grupo Especial declaró que Antigua no había identificado suficientemente la "prohibición total" como medida en litigio en su solicitud de establecimiento de un grupo especial, incluyendo con precisión las leyes pertinentes de los Estados Unidos que daban lugar a esa prohibición.122 En tercer término, el Grupo Especial declaró que no veía "cómo se puede pedir a los Estados Unidos que apliquen una recomendación del OSD de poner una 'prohibición' en conformidad con el AGCS de acuerdo con el párrafo 1 del artículo 19 del ESD, cuando la base de la 'prohibición total' que Antigua ha identificado como la medida que impugna es un 'rompecabezas' de leyes definido sin precisión".123

119. Antigua apela contra la constatación del Grupo Especial y subraya que el apartado a) del artículo XXVIII del AGCS define una "medida" en términos amplios, como también se hizo en las decisiones del Órgano de Apelación en los asuntos Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión y Estados Unidos - Exámenes por extinción respecto de los artículos tubulares para campos petrolíferos. Antigua se apoya también en los "reconocimientos" que, según alega, hizo la Embajadora de los Estados Unidos en reuniones del OSD en sus declaraciones de respuesta a las solicitudes de establecimiento de un grupo especial presentadas por Antigua124; argumenta que, en vista de esa declaración, el Grupo Especial incurrió en error al no evaluar la impugnación de Antigua sobre la "prohibición total". Antigua pide, en consecuencia, que el Órgano de Apelación revoque la constatación del Grupo Especial de que Antigua no podía basarse en esta diferencia en la "prohibición total" como una "medida" en sí misma. Antigua pide, además, que el Órgano de Apelación complete el análisis respecto de la conformidad de la "prohibición total" con el artículo XVI.125

120. Por lo tanto, la cuestión que se nos plantea consiste en determinar si una supuesta "prohibición total" del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas constituye una "medida" que puede ser impugnada con arreglo al AGCS.126

121. El ESD prevé la "pronta solución" de las situaciones en las cuales un Miembro considere que cualesquiera ventajas resultantes para él de los acuerdos abarcados "se hallan menoscabadas por medidas adoptadas por otro Miembro".127 Esta referencia a las "medidas" que pueden ser objeto de la solución de diferencias contiene dos elementos de interés. En primer lugar, como ha dicho el Órgano de Apelación, debe existir un "vínculo" entre el Miembro demandado y la "medida", de tal modo que ésta ‑ya sea un acto o una omisión- deba "atribuirse" a ese Miembro.128 En segundo lugar, la "medida" debe ser la fuente del supuesto menoscabo, siendo éste a su vez el efecto resultante de la existencia o el funcionamiento de la "medida".

122. Análogamente, las consultas celebradas al comienzo de una diferencia se basan en:

... medidas adoptadas dentro [del] territorio [del Miembro demandado] que afecten al funcionamiento de cualquier acuerdo abarcado …129

Esta disposición prevé que las "medidas" mismas habrán de "afectar" al funcionamiento de un acuerdo abarcado. Por último señalamos que esta distinción entre las medidas y sus efectos también se manifiesta con evidencia en el ámbito de aplicación del AGCS, que es el de las "medidas adoptadas por los Miembros que afecten al comercio de servicios".130

123. Estimamos, en consecuencia, que el ESD y el AGCS se centran en las "medidas" como el objeto de las impugnaciones en el sistema de solución de diferencias de la OMC. No obstante, en cuanto la reclamación de un Miembro esté centrada en los efectos de una medida adoptada por otro Miembro, esa reclamación debe entablarse como una impugnación de la medida que constituye la fuente de los efectos invocados.

124. Apreciada a la luz de lo anterior, la "prohibición total" descrita por Antigua no constituye, en sí misma, una "medida". Como ha reconocido Antigua ante el Grupo Especial131 y en la apelación132, la "prohibición total" es el efecto colectivo del funcionamiento de diversas leyes federales y estatales de los Estados Unidos. Y es la propia "prohibición total" -como efecto de las leyes que la originan- lo que constituye el menoscabo de las ventajas resultantes del AGCS para Antigua.

125. Observamos también que si la "prohibición total" fuera una "medida", una parte reclamante podría cumplir su obligación de "identificar las medidas concretas en litigio", conforme al párrafo 2 del artículo 6 del ESD, mencionando simplemente en forma explícita la "prohibición". Pero la parte demandada, sin conocer la fuente exacta de tal "prohibición", no estaría en condiciones de preparar adecuadamente su defensa, sobre todo si, como en este caso, se aduce que la "prohibición total" se basa en numerosas leyes federales y estatales.

126. Por consiguiente, llegamos a la conclusión de que, si no se identifica la fuente de la prohibición, una parte reclamante no puede impugnar una "prohibición total" per se en un procedimiento de solución de diferencias basado en el AGCS. En consecuencia, confirmamos la constatación del Grupo Especial, que figura en el párrafo 6.175 de su informe, de que "la presunta 'prohibición total' del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas describe el efecto supuesto de una lista imprecisa de disposiciones legislativas y otros instrumentos y no puede constituir una 'medida' única y autónoma que pueda ser impugnada en sí misma".

127. Antigua también contravierte la constatación del Grupo Especial de que Antigua no podría basarse en la "prohibición total" como medida, en esta diferencia, porque no había identificado tal medida en su solicitud de establecimiento de un grupo especial.133 Habiendo constatado que, de todos modos, la "prohibición total", tal como fue postulada por Antigua, no es una medida que pueda impugnarse en sí misma, no nos es preciso pronunciarnos acerca de si en la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua se identifica o no la "prohibición total" como medida concreta en litigio en esta diferencia, como exigiría el párrafo 2 del artículo 6 del ESD.

128. Por último, Antigua impugna, sobre la base del artículo 11 del ESD, la omisión del Grupo Especial de asignar la debida importancia al supuesto reconocimiento por los Estados Unidos de la existencia de una "prohibición total". Antigua plantea esa afirmación como parte de su alegación más general, formulada en la apelación, de que el Grupo Especial incurrió en error al no considerar que la "prohibición total" es una "medida". Sin embargo, como hemos confirmado esa constatación del Grupo Especial, no nos es preciso pronunciarnos acerca de si el Grupo Especial cumplió o no sus obligaciones conforme al artículo 11 del ESD al tratar el supuesto "reconocimiento" por los Estados Unidos.

1 WT/DS285/R, 10 de noviembre de 2004.

2 Informe del Grupo Especial, párrafo 1.1.

3 Ibid., párrafos 6.154, 6.156 y 6.157.

4 Informe del Grupo Especial, párrafo 2.1 a).

5 Ibid., párrafo 2.1 b).

6 Decisión del Grupo Especial sobre la solicitud de resoluciones preliminares, párrafo 49, adjunto como anexo B del informe del Grupo Especial, página B-16.

7 Decisión del Grupo Especial sobre la solicitud de resoluciones preliminares, párrafo 51, adjunto como anexo B del informe del Grupo Especial, página B-17.

8 Decisión del Grupo Especial sobre la solicitud de resoluciones preliminares, párrafo 50, adjunto como anexo B del informe del Grupo Especial, páginas B-16 y B-17. (no se reproduce la nota de pie de página)

9 Decisión del Grupo Especial sobre la solicitud de resoluciones preliminares, párrafo 40, adjunto como anexo B del informe del Grupo Especial, página B-11.

10 Primera comunicación escrita de los Estados Unidos al Grupo Especial, párrafos 40 a 58; Declaración de los Estados Unidos en la primera reunión sustantiva del Grupo Especial, párrafos 11 a 21; Segunda comunicación escrita de los Estados Unidos al Grupo Especial, párrafos 6 a 9; Declaración de los Estados Unidos en la segunda reunión sustantiva del Grupo Especial, párrafos 2, 3 y 8 a 18.

11 Informe del Grupo Especial, párrafo 6.148.

12 Ibid., párrafo 6.185.

13 Ibid., párrafo 6.219.

14 Véase el informe del Grupo Especial, párrafo 6.249.

15 Informe del Grupo Especial, apartados a) a d) del párrafo 7.2.

16 Ibid., párrafo 6.383.

17 Ibid., párrafos 6.397 y 6.398.

18 Ibid., párrafo 6.402.

19 Ibid., párrafo 6.406.

20 Ibid., apartado e) del párrafo 7.2.

21 Ibid., párrafo 7.5.

22 Notificación de la apelación de los Estados Unidos, WT/DS285/6, 13 de enero de 2005 (se adjunta como anexo I al presente informe).

23 WT/AB/WP/5, 4 de enero de 2005.

24 Notificación de otra apelación de Antigua y Barbuda, WT/DS285/7, 16 de febrero de 2005; WT/DS285/7/Corr.1, 17 de febrero de 2005 (se adjuntan como anexos II y II a), respectivamente, al presente informe).

25 De conformidad con el párrafo 1 de la Regla 21 de los Procedimientos de trabajo.

26 De conformidad con el párrafo 3 de la Regla 23 de los Procedimientos de trabajo.

27 De conformidad con la Regla 22 y el párrafo 4 de la Regla 23 de los Procedimientos de trabajo.

28 De conformidad con el párrafo 1 de la Regla 24 de los Procedimientos de trabajo.

29 De conformidad con el párrafo 2 de la Regla 24 de los Procedimientos de trabajo.

30 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 43.

31 Ibid., párrafo 8 (con cita de la Primera comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial, párrafo 136). (no se reproducen las cursivas del original)

32 Ibid., párrafos 12 a 14 (con referencia al informe del Órgano de Apelación, Japón - Productos agrícolas II, párrafos 125 a 131, y al informe del Órgano de Apelación, Canadá - Exportaciones de trigo e importaciones de grano, párrafo 191).

33 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafos 31 a 35 (con citas del informe del Órgano de Apelación, Canadá - Automóviles, párrafo 184, y del informe del Órgano de Apelación, Tailandia - Vigas doble T, párrafo 136).

34 Ibid., párrafo 36 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.164).

35 Ibid., párrafo 38.

36 Ibid., párrafo 39.

37 Ibid., párrafo 42.

38 Ibid., párrafo 39.

39 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, epígrafe II.A.10, página 23.

40 Ibid., párrafo 3. (no se reproduce la nota de pie de página)

41 Hecha en Viena el 23 de mayo de 1969, 1155 UNTS 331; 8 International Legal Materials 679.

42 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 51.

43 Lista de Clasificación Sectorial de los Servicios: Nota de la Secretaría, MTN.GNS/W/120, 10 de julio de 1991.

44 Consignación en listas de los compromisos iniciales en la esfera del comercio de servicios: Nota explicativa, MTN.GNS/W/164, 3 de septiembre de 1993.

45 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 65.

46 Clasificación Central Provisional de Productos, Informes estadísticos, Serie M Nº 77, Naciones Unidas (1991).

47 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 75 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafos 6.103 a 6.106).

48 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 3. (no se reproduce la nota de pie de página)

49 Ibid., párrafo 97.

50 Ibid., párrafo 109 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.332).

51 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 129.

52 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafos 3 y 101. (no se reproduce la nota de pie de página)

53 Ibid., párrafo 136.

54 Ibid., párrafo 138.

55 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafos 147 a 152.

56 Ibid., párrafo 152.

57 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 183.

58 Ibid., párrafo 188.

59 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 189.

60 Ibid., párrafo 184.

61 Ibid., párrafo 185.

62 Ibid., párrafo 194.

63 Comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 205 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.197).

64 Ibid., párrafos 209 a 211 (con cita del informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión, párrafo 84; informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Determinados productos procedentes de las CE, párrafos 12 a 16; e informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Acero al carbono, párrafo 157).

65 Comunicación del apelante presentada por Antigua, párrafo 44 (con cita del artículo 31 de la Convención de Viena).

66 Ibid., párrafo 50.

67 Ibid., párrafo 52.

68 Comunicación del apelante presentada por Antigua, párrafo 61.

69 Ibid., párrafo 64.

70 Ibid., párrafo 64. Antigua presenta un resumen de las medidas enumeradas en varias Listas en el anexo B de su comunicación del apelante.

71 Comunicación del apelante presentada por Antigua, párrafo 76.

72 Ibid., párrafo 89 (con cita de la comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafos 152, 153 y 157 y nota 227 al párrafo 153).

73 Comunicación del apelante presentada por Antigua, párrafo 106.

74 Ibid., párrafo 108 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.197).

75 Ibid., párrafo 109.

76 Declaración inicial de Antigua en la audiencia.

77 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 24 (con referencia al informe del Grupo Especial, párrafo 6.176).

78 Ibid., párrafo 45.

79 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 57.

80 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 72.

81 Ibid., párrafo 76.

82 Ibid., párrafo 81.

83 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 96.

84 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua., párrafo 110.

85 Ibid., párrafo 113.

86 Ibid., párrafo 127.

87 Comunicación de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 133.

88 Ibid., párrafos 136 y 137.

89 Ibid., párrafo 143.

90 Ibid.

91 Ibid., párrafo 144.

92 Comunicación del apelado presentada por los Estados Unidos, párrafo 16 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.176).

93 Ibid., párrafo 17.

94 Comunicación del apelado presentada por los Estados Unidos, párrafos 27 y 28.

95 Comunicación del apelado presentada por los Estados Unidos, párrafo 78.

96 Ibid., párrafo 37 (con cita del informe del Órgano de Apelación en CE - Banano III, párrafo 145; e informe del Órgano de Apelación en Chile - Sistema de bandas de precios, párrafos 154 a 162).

97 Comunicación del apelado presentada por los Estados Unidos, párrafo 48 (con referencia a la comunicación del apelante presentada por los Estados Unidos, párrafo 187, y a la Segunda comunicación de los Estados Unidos al Grupo Especial, párrafos 117 a 122).

98 Ibid., párrafo 55.

99 Esta última constatación es cuestionada por los Estados Unidos en su comunicación del apelante. Véase supra, párrafos 29 a 34.

100 Comunicación del apelado presentada por los Estados Unidos, párrafo 71.

101 Ibid., párrafo 76.

102 Ibid., párrafo 80.

103 Comunicación de tercero participante de las Comunidades Europeas, párrafo 49.

104 Ibid., párrafos 14 y 91.

105 Comunicación de tercero participante del Japón, párrafo 8 (con cita del informe del Grupo Especial, párrafo 6.496).

106 Comunicación de tercero participante del Japón, párrafo 12.

107 Ibid., párrafo 14.

108 Comunicación de tercero participante del Territorio Aduanero Distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu, párrafo 6.

109 Ibid., párrafo 9. (las cursivas figuran en el original)

110 Ibid., párrafo 13.

111 El Grupo Especial, en todo su informe, llama "prohibición total" a la "prohibición total del suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas" (véanse, por ejemplo, los párrafos 6.139 y 6.154 de su informe). En el presente informe emplearemos la expresión "prohibición total" en la misma forma.

112 Informe del Grupo Especial, párrafo 6.175.

113 Ibid., párrafo 6.197.

114 Solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua y Barbuda, WT/DS285/2, de 13 de junio de 2001, página 1.

115 Primera comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial, párrafo 136 (con cita del Acta de la reunión del OSD celebrada el 24 de junio de 2003, WT/DSB/M/151, página 12).

116 Ibid., párrafo 136. (las cursivas figuran en el original)

117 Decisión del Grupo Especial sobre la solicitud de resoluciones preliminares formulada por los Estados Unidos, párrafo 17, informe del Grupo Especial, página B-4. El Grupo Especial desestimó el pedido de los Estados Unidos de que se invitara a Antigua a presentar otra comunicación detallando más específicamente las medidas impugnadas. El Grupo Especial tampoco se pronunció sobre la "prohibición total" considerada como una medida per se.

118 Respuesta de Antigua a la pregunta 10 del Grupo Especial, informe del Grupo Especial, página C‑43; y Segunda comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial, párrafo 8.

119 Segunda comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial, párrafos 9 a 18.

120 Informe del Grupo Especial, párrafo 6.175.

121 Ibid., párrafo 6.176 (con referencia al informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión, párrafos 81, 82 y 88).

122 Ibid., párrafos 6.177 a 6.180.

123 Ibid., párrafo 6.182 (con referencia a la respuesta de Antigua a la pregunta 32 del Grupo Especial: informe del Grupo Especial, página C-71).

124 Comunicación en calidad de otro apelante presentada por Antigua, párrafo 48.

125 Ibid., párrafo 51.

126 Informe del Grupo Especial, párrafo 6.175.

127 Párrafo 3 del artículo 3 del ESD. (sin cursivas en el original)

128 Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Examen por extinción relativo al acero resistente a la corrosión, párrafo 81.

129 Párrafo 2 del artículo 4 del ESD.

130 Párrafo 1 del artículo I del AGCS.

131 Véase la página 1 de la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por Antigua, supra, nota 114; respuesta de Antigua a la pregunta 10 del Grupo Especial (informe del Grupo Especial, páginas C-42 y C-43); y Primera comunicación escrita de Antigua al Grupo Especial, párrafos 140 a 143.

132 Comunicación en calidad de otro apelante presentada por Antigua, párrafos 5, 43 y 45; y Declaración inicial de Antigua en la audiencia.

133 Informe del Grupo Especial, párrafo 6.171.