TLCAN
 

La Comisión del TLCAN: Declaración Conjunta de Ministros 
Cinco años de logros 
Ottawa, Canadá
23 de abril de 1999
</CENTER>


Tras la reunión de la Comisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte celebrada el 23 de abril, el ministro canadiense de Comercio Internacional, Sr. Sergio Marchi, el ministro mexicano de Comercio y Fomento Industrial, Sr. Herminio Alonso Blanco Mendoza, y la representante comercial de Estados Unidos, Sra. Charlene Barshefsky, se complacen en hacer pública la siguiente Declaración conjunta en la que se presentan los resultados generales:

En este quinto aniversario del TLCAN [Tratado de Libre Comercio de América del Norte], la Comisión ha manifestado gran satisfacción por el éxito del Acuerdo y los beneficios que ha aportado a los ciudadanos y economías de Canadá, Estados Unidos y México. Hemos constatado una vez más el valor y la importancia del TLCAN para nuestros países. Las cifras hablan por sí mismas. El comercio entre nuestros tres países ha aumentado aproximadamente un 75% desde la entrada en vigor del Tratado. Nuestro comercio trilateral ha pasado de $289 mil millones de dólares en 1993 a $507 mil millones de dólares en 1998. Hasta 1997 los socios del TLCAN invirtieron $189 mil millones de dólares en cada una de las economías de la región. Mientras tanto, el total de la inversión extranjera directa en los países del TLCAN ha alcanzado $864 mil millones de dólares. El crecimiento económico continúa consolidándose, haciendo de América del Norte el centro de expansión de la economía mundial. La gran prosperidad del comercio entre nuestros países ha ayudado a mitigar las repercusiones económicas de la crisis financiera y la desaceleración del crecimiento en otras partes del mundo. Más aun, la creación de empleos se ha incrementado en los tres países del TLCAN, sobrepasando incluso las expectativas más optimistas. Desde que se implementó el TLCAN, el empleo en Canadá ha aumentado 10.1% (1.3 millones de empleos), 22% en México (2.2 millones de empleos) y 7% en EE.UU. (12.8 millones de empleos).

En otras palabras, el TLCAN funciona. Para conmemorar el 5º aniversario del Tratado, nos complace hacer público un folleto que hemos elaborado conjuntamente que ilustra los beneficios del TLCAN. Asimismo, hemos manifestado nuestra confianza en que el éxito rotundo del TLCAN durante sus primeros cinco años continuará a medida que la implementación del TLCAN crea nuevas oportunidades para el comercio y las inversiones, aportando beneficios aún mayores a compañías, trabajadores y consumidores en América del Norte.

Al examinar los resultados de la Revisión de la Operación del programa de trabajo del TLCAN que pusimos en práctica en 1998, reconocemos los resultados obtenidos hasta la fecha por los más de veinte comités, grupos de trabajo y otros organismos subsidiarios. Vemos con buenos ojos la orientación y las prioridades claramente establecidas mediante este proceso para el programa de trabajo del TLCAN, y constatamos que la estructura de vigilancia establecida en nuestra última reunión está dando buenos resultados.

Hemos declarado nuestro compromiso con las prioridades acordadas en el contexto de la Revisión de la Operación del TLCAN, y hemos destacado en particular la necesidad de cumplir nuestros compromisos pendientes. Discutimos una serie de asuntos sustantivos, incluyendo algunas disposiciones del capítulo XI, transparencia en el programa de trabajo del TLCAN y transporte terrestre. Acordamos continuar discutiendo éstos y otros asuntos. Así mismo, reafirmamos el valor de continuar una cooperación con nuestros respectivos ministerios de trabajo y ambiente en asuntos de interés mutuo.

Al confirmar nuestro apoyo decisivo a una mayor liberalización del comercio regional y multilateral, hemos constatado la importancia que la cooperación regional, incluidas iniciativas como el propio TLCAN, puede tener para estimular una mayor liberalización multilateral del comercio. En este contexto, hemos analizado el valor de una cooperación más estrecha entre las partes del TLCAN a fin de hacer progresar nuestros intereses comunes en iniciativas regionales y multilaterales más amplias.

Tenemos buenas expectativas en torno a la celebración de la tercera sesión de la Conferencia ministerial de la OMC, cuyo anfitrión será Estados Unidos y que tendrá lugar en Seattle del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 1999. Nos hemos comprometido a aunar nuestros esfuerzos en los próximos meses a fin de orientar y dar un impulso definitivo a la elaboración del programa de dicha reunión. Hemos acordado que, en una era en que la estabilidad y el crecimiento económicos internacionales enfrentan continuos desafíos, es especialmente importante apoyar al sistema multilateral y avanzar en la apertura de mercados y la eliminación de barreras al comercio. Como partes del TLCAN, hemos confirmado nuestra intención de trabajar en Ginebra para asegurarnos que el proceso preparatorio para Seattle se intensifique a fin de que los Miembros de la OMC puedan decidir, durante la Tercera Conferencia Ministerial, el inicio de negociaciones para una mayor liberalización, con una base lo suficientemente amplia que permite responder a la variedad de intereses y preocupaciones de todos los Miembros de la OMC y a que tales negociaciones se lleven a cabo de manera oportuna. Asimismo, hemos reafirmado nuestro interés en que se dé una pronta conclusión a la revisión prevista para este año del Entendimiento sobre Solución de Diferencias con la finalidad de implementar los resultados inmediatamente después y otros trabajos para cuando se celebre la reunión ministerial de Seattle.

En apoyo a la eliminación continua de las barreras al comercio en el hemisferio, hemos visto con satisfacción el progreso hasta ahora alcanzado para establecer un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Hemos reiterado nuestro compromiso para alcanzar un acuerdo antes del 2005 que sea balanceado, amplio, consistente con la OMC y que constituya una tarea única. En una era de continua inestabilidad en los mercados financieros mundiales, hemos subrayado la importancia de estas negociaciones para consolidar la trayectoria en la apertura de los mercados y mantener el impulso para una mayor liberalización del comercio a nivel regional y mundial. Hemos reiterado nuestro compromiso para avanzar de manera concreta en las negociaciones del ALCA para finales de siglo, y hemos acordado trabajar para lograr el mayor progreso en la elaboración de los borradores anotados de los Capítulos del Acuerdo para la reunión ministerial de Toronto en noviembre de 1999. Hemos decidido redoblar nuestros esfuerzos para trabajar en cooperación con nuestros socios en el hemisferio a fin de aprobar y, en la medida de lo posible, poner en marcha un importante conjunto de medidas de facilitación del comercio en el contexto de la reunión ministerial de Toronto, especialmente en el área de procedimientos aduaneros, así como en otras áreas que nuestros sectores privados han identificado como altamente prioritarias. Hemos discutido la importancia de mantener transparencia durante las negociaciones del ALCA y consideraremos el informe del Comité de representantes gubernamentales del ALCA sobre la participación de la sociedad civil en Toronto.

Con respecto a APEC, hemos reiterado nuestro compromiso con los objetivos de la Declaración de Bogor de alcanzar un régimen abierto de comercio e inversión en la región de Asia y el Pacífico. Durante la última reunión de líderes y ministros celebrada en Kuala Lumpur el pasado mes de noviembre, y a pesar de las dificultades económicas a las que se enfrentan varios miembros, las economías de APEC reiteraron la necesidad de mantener mercados abiertos y de un entorno que favorezca inversiones. Hemos reiterado nuestro apoyo al compromiso de APEC de respaldar y consolidar el sistema multilateral de comercio.

Al examinar el éxito de nuestros primeros cinco años de esfuerzos compartidos y el alcance de la cooperación existente en el TLCAN, también hemos enfatizado la importancia de considerar los nuevos desafíos y oportunidades. La economía global y cambios tecnológicos seguirán transformando el desempeño del comercio en América del Norte. Hemos convenido aunar nuestros esfuerzos para elaborar una visión común para el comercio y la inversión en América del Norte a medida que nos acercamos a un nuevo siglo con una visión que garantice que el TLCAN continúe siendo una fuerza generadora de oportunidades económicas. Hemos solicitado a nuestros vice ministros que entablen un diálogo en torno a los futuros desafíos y posibles iniciativas dentro del marco del TLCAN que permitan consolidar nuestra cooperación en el futuro y acordamos explorar áreas para aumentar la cooperación en la promoción de oportunidades para pequeñas y medianas empresas.

Hemos acordado que Estados Unidos será el anfitrión de la próxima reunión de la Comisión del TLCAN a nivel ministerial en la primavera del año 2000.

 

 
 
 

French 
 
yellow arrow Back to NAFTA trade policy developments page