Lo nuevo - Mapa del sitio - Calendario
Acuerdos Comerciales - Proceso del ALCA
Temas Comerciales
English - français - português
Búsqueda
 

ORGANIZACIÓN MUNDIAL
DEL COMERCIO

WT/DS243/R
20 de junio de 2003

(03-3200)

Original: inglés

ESTADOS UNIDOS - NORMAS DE ORIGEN
APLICABLES A LOS TEXTILES Y
LAS PRENDAS DE VESTIR

Informe del Grupo Especial


El informe del Grupo Especial encargado de examinar el asunto Estados Unidos - Normas de origen aplicables a los textiles y las prendas de vestir se distribuye a todos los Miembros, de conformidad con lo dispuesto en el Entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias (ESD). El informe se distribuye como documento no reservado a partir del 20 de junio de 2003 de conformidad con los Procedimientos para la distribución y la supresión del carácter reservado de los documentos de la OMC (WT/L/452). Se recuerda a los Miembros que, de conformidad con el ESD, sólo las partes en la diferencia pueden presentar una apelación en relación con el informe de un Grupo Especial, que las apelaciones están limitadas a las cuestiones de derecho abordadas en el informe del Grupo Especial y a las interpretaciones jurídicas que éste haga y que no se podrá establecer comunicación ex parte alguna con el Grupo Especial ni con el Órgano de Apelación respecto de las cuestiones que el Grupo o el Órgano estén examinando.


Nota de la Secretaría: El presente informe del Grupo Especial será adoptado por el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) dentro de los 60 días siguientes a la fecha de su distribución, a menos que una parte en la diferencia decida recurrir en apelación o que el OSD decida por consenso no adoptar el informe. En caso de recurrirse en apelación contra el informe del Grupo Especial, éste no será considerado por el OSD a efectos de su adopción hasta después de haber concluido el proceso de apelación. Puede obtenerse información acerca de la situación actual del informe del Grupo Especial en la Secretaría de la OMC.


ÍNDICE

I.          INTRODUCCIÓN 

II.         ASPECTOS FÁCTICOS

A.          ARTÍCULO 334 DE LA LEY DE LOS ACUERDOS DE LA RONDA URUGUAY

B.          Artículo 405 de la Ley de comercio y desarrollo de 2000 

C.          19 C.F.R. § 102.21

III.          ARGUMENTOS DE LAS PARTES 

A.          Primera comunicación escrita de la India

1.          Introducción 

2.          Antecedentes fácticos 

a)          Artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay 

b)          Modificaciones introducidas en el artículo 334 por el artículo 405 de la Ley de Comercio y
             Desarrollo de 2000 

3.          Argumento jurídico 

a)          Medidas en litigio

b)         Las medidas en litigio son normas de origen en el sentido del artículo 1 del Acuerdo sobre
            Normas de Origen
 

c)         Las medidas en litigio están sujetas a las disciplinas establecidas en el artículo 2 del Acuerdos
            sobre Normas de Origen
 

d)         Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
            de Origen
 

e)          Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
             de Origen
 

f)          Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
           de Origen
 

g)         Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
            de Origen
 

4.          Conclusión 

B.          Primera comunicación escrita de los Estados Unidos 

1.          Introducción 

2.          Antecedentes de hecho 

a)          El Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay 

c)          Artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 

3.          Antecedentes del procedimiento 

4.          Argumento jurídico 

a)          El artículo 334 es compatible con el apartado b) del artículo 2 

b)          El artículo 405 es compatible con el apartado b) del artículo 2

c)          El artículo 334 y el artículo 405 son compatibles con el apartado c) del artículo 2 

d)          De conformidad con lo prescrito en el apartado d) del artículo 2, las normas no son discriminatorias 

e)          La administración de las normas es compatible con el apartado e) del artículo 2 

5.          Conclusión

C.          Declaración oral de la India en la primera reunión del Grupo Especial 

D.          Declaración oral de los Estados Unidos en la primera reunión del
             Grupo Especial
 

1.          Introducción 

a)          El Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay 

c)          Artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 

2.          Análisis jurídico 

a)          El artículo 334 es compatible con el apartado b) del artículo 2 

b)          El artículo 405 es compatible con el apartado b) del artículo 2 

c)          El artículo 334 y el artículo 405 son compatibles con el apartado c) del artículo 2 

d)          De conformidad con lo prescrito en el apartado d) del artículo 2, las normas no son discriminatorias 

e)          La administración de las normas es compatible con el apartado e) del artículo 2 

3.          Conclusión 

E.          Segunda comunicación escrita de la India 

1.          Introducción 

2.          Argumento jurídico

a)          Medidas en litigio 

i)          La norma de la elaboración del tejido

ii)          La norma DP2 para tejidos de seda, algodón, fibras artificiales o fibras vegetales 

iii)          La norma DP2 para productos de siete partidas del Arancel de Aduanas Armonizado 

iv)          La norma de la elaboración del tejido para los productos de siete partidas del Arancel de
             Aduanas Armonizado clasificados como de algodón, lana o mezclas de fibras con un contenido
             superior o igual al 16 por ciento de algodón 

b)          Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
            de Origen
 

i)          Definición de la expresión "objetivos comerciales" 

ii)          La prevención de la elusión de los contingentes en el sentido definido por los Estados Unidos
             es perseguir un objetivo comercial 

iii)         El informe del Senado pone de manifiesto que para aplicar las disposiciones antielusión del ATV
            se aprobó el artículo 333, y no el 334 

iv)          El artículo 334 se utiliza como instrumento para proteger a la rama de producción estadounidense 

v)          El artículo 405 se utiliza como instrumento para favorecer a las Comunidades Europeas 

c)          Las medidas en litigio son incompatibles con la segunda frase del apartado c) del artículo 2 del
            Acuerdo sobre Normas de Origen
 

i)          Las medidas en litigio exigen el cumplimiento de una condición no relacionada con la fabricación
            o elaboración 46

ii)          Las medidas en litigio imponen condiciones indebidamente estrictas 

d)          Las medidas en litigio son incompatibles con la primera frase del apartado c) del artículo 2 del
            Acuerdo sobre Normas de Origen

i)          La cuestión fundamental de interpretación

ii)          El apartado c) del artículo 2 no exige que se ponga de manifiesto una repercusión real, reflejada
            en estadísticas comerciales, de carácter restrictivo, distorsionador o perturbador del
            comercio internacional 

iii)          El apartado c) del artículo 2 obliga a los Miembros a abstenerse de adoptar y mantener normas
             de origen que creen condiciones de competencia que tengan efectos de restricción, distorsión o
             perturbación del comercio internacional 

iv)          Las medidas en litigio establecen condiciones de competencia que tienen efectos de restricción,
             distorsión o perturbación del comercio internacional 

e)          Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
            de Origen
 

i)          Se ha interpretado que las disposiciones que prohíben la discriminación (prescripción de un trato
             no menos favorable) prohíben la discriminación tanto de jure como de facto 50

ii)          La discriminación de facto está abarcada por el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas
            de Origen 

iii)          El artículo 405 establece una discriminación de facto en favor de las Comunidades Europeas 

a)          El efecto del artículo 405 es imponer unas consecuencias desventajosas diferentes  

b)          Los efectos diferenciados producidos por el artículo 405 son injustificables 

3.          Constataciones y recomendaciones que se solicitan

F.          Segunda comunicación escrita de los Estados Unidos 

1.          Introducción

2.          La India no ha demostrado que el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la
             Ronda Uruguay sea incompatible con las obligaciones de los Estados Unidos en virtud
             del Acuerdo sobre Normas de Origen
 

a)          Los objetivos del artículo 334 no son objetivos comerciales inadmisibles en el contexto del
             apartado b) del artículo 2 

b)          La India no ha demostrado que el artículo 334 tenga efectos de restricción, distorsión o
             perturbación del comercio internacional 

i)          El marco analítico de la India es incompatible con el apartado c) del artículo 2 

ii)          La interpretación de "efectos de restricción, distorsión o perturbación" 

c)          La India no ha demostrado que el artículo 405 sea discriminatorio o surta efectos de restricción,
             distorsión y perturbación del comercio internacional 

3.          Conclusión 

G.          Declaración oral de la India en la segunda reunión del Grupo Especial 

H.          Declaración oral de los Estados Unidos en la segunda reunión del
             Grupo Especial

1.          Introducción

2.          Artículo 334

3.          Artículo 405 

4.          Conclusión 

IV.         ARGUMENTOS DE LOS TERCEROS

A.          Comunicación de tercero presentada por China 

B.          Comunicación de tercero presentada por las Comunidades Europeas

1.          Las disciplinas del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen y su efecto en la libertad
            de los Miembros para elegir sus normas de origen
 

2.          Apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

a)          "Objetivos comerciales" 

b)          "Se utilicen como instrumentos para perseguir directa o indirectamente objetivos comerciales" 

i)          Artículo 334 - Protección de la rama de producción nacional 

ii)          Artículo 405 - Favorecimiento de las Comunidades Europeas con respecto a otros países

3.          Apartado c) del artículo 2 

a)          Observaciones relativas al significado de algunos elementos 

b)          Existencia de un umbral de minimis en relación con los efectos de restricción, distorsión
             o perturbación

c)          Forma de demostrar los efectos

4.          Apartado d) del artículo 2 

C.          Comunicación de tercero presentada por Filipinas

V.          EXAMEN INTERMEDIO 

VI.          CONSTATACIONES 

A.          Medidas en litigio 

B.          Exposición general de las alegaciones y argumentos de las partes 

C.          Observaciones preliminares 

1.          Carga de la prueba 

2.          Normas de interpretación aplicables

3.          Disciplinas prescritas por el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen

D.          Alegaciones de la India con respecto al artículo 334 y al artículo 405 

1.          Alegaciones de la India en relación con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre
            Normas de Origen

a)          Apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Compatibilidad del artículo 334 con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

c)          Compatibilidad del artículo 405 con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

2.         Alegación de la India en relación con la primera frase del apartado c) del artículo 2
            del Acuerdo sobre Normas de Origen
 

a)          Primera frase del apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Compatibilidad de las medidas en litigio con la primera frase del apartado c) del artículo 2 del
             Acuerdo sobre Normas de Origen
.

i)          Argumentos desarrollados por la India, en su Primera comunicación escrita 

ii)          Argumentos desarrollados por la India con posterioridad a su Primera comunicación escrita 

3.          Alegaciones de la India en relación con la segunda frase del apartado c) del artículo 2
            del Acuerdo sobre Normas de Origen
 

a)          Segunda frase del apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Compatibilidad de las medidas en litigio con la segunda frase del apartado c) del artículo 2 del
            Acuerdo sobre Normas de Origen
 

i)          "Cumplimiento de una condición no relacionada con la fabricación o elaboración" 

ii)          "Condiciones indebidamente estrictas" 

4.          Alegación de la India en relación con el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre
            Normas de Origen
 

a)          Apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

b)          Compatibilidad del artículo 405 con el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen 

E.          Alegaciones de la India con respecto a la reglamentación aduanera de
             aplicación
 

F.          Alegaciones de la India con respecto a la aplicación de las medidas en litigio 

VII.       CONCLUSIÓN 

ANEXO A -         RESPUESTAS DE LAS PARTES A LAS PREGUNTAS FORMULADAS 

ANEXO A-1 -       RESPUESTAS DE LA INDIA A PREGUNTAS FORMULADAS POR EL GRUPO
                          ESPECIAL DESPUÉS DE LA PRIMERA REUNIÓN 

ANEXO A-2 -      RESPUESTAS DE LOS ESTADOS UNIDOS A PREGUNTAS FORMULADAS POR
                          EL GRUPO ESPECIAL DESPUÉS DE LA PRIMERA REUNIÓN 

ANEXO A-3 -      RESPUESTAS DE LOS ESTADOS UNIDOS A PREGUNTAS FORMULADAS POR
                         LA INDIA DESPUÉS DE LA PRIMERA REUNIÓN 

ANEXO A-4 -      RESPUESTAS DE LA INDIA A PREGUNTAS FORMULADAS POR EL GRUPO ESPECIAL
                         DESPUÉS DE LA SEGUNDA REUNIÓN 

ANEXO A-5 -      RESPUESTAS DE LOS ESTADOS UNIDOS A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR
                         EL GRUPO ESPECIAL DESPUÉS DE LA SEGUNDA REUNIÓN 

ANEXO A-6 -     RESPUESTAS DE LA INDIA A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR LOS ESTADOS
                         UNIDOS DESPUÉS DE LA SEGUNDA REUNIÓN 

ANEXO A-7 -      OBSERVACIONES DE LA INDIA SOBRE LAS RESPUESTAS DE LOS
                         ESTADOS UNIDOS A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR EL
                         GRUPO ESPECIAL DESPUÉS DE LA SEGUNDA REUNIÓN 

ANEXO A-8 -      OBSERVACIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS SOBRE LAS RESPUESTAS DE LA
                          INDIA A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR EL GRUPO ESPECIAL Y
                          A LAS PREGUNTAS  FORMULADAS POR LOS ESTADOS UNIDOS DESPUÉS DE LA
                          SEGUNDA REUNIÓN

ANEXO B -         RESPUESTAS DE LOS TERCEROS A LAS PREGUNTAS FORMULADAS 

ANEXO B-1 -      RESPUESTAS DE CHINA A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR EL
                         GRUPO ESPECIAL

ANEXO B-2 -       RESPUESTAS DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS A LAS PREGUNTAS
                          FORMULADAS POR EL GRUPO ESPECIAL

ANEXO B-3 -       RESPUESTAS DE FILIPINAS A LAS PREGUNTAS FORMULADAS POR EL
                          GRUPO ESPECIAL 

ANEXO C -          19 C.F.R. § 102.21


I. INTRODUCCIÓN

1.1 El 11 de enero de 2002 la India solicitó la celebración de consultas con los Estados Unidos de conformidad con el artículo 4 del Entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias ("ESD"), el artículo XXII del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 ("GATT de 1994") y el artículo 7 del Acuerdo sobre Normas de Origen ("Acuerdo sobre Normas de Origen"), en relación con el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay de los Estados Unidos de 1994 ("artículo 334"), el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de los Estados Unidos de 2000 ("artículo 405") y la reglamentación aduanera por la que se aplican dichas disposiciones.1

1.2 El 7 y el 28 de febrero y el 26 de marzo de 2002 se celebraron consultas en Ginebra, pero en ellas no se llegó a una solución mutuamente satisfactoria del asunto.

1.3 El 7 de mayo de 2002 la India solicitó2 al Órgano de Solución de Diferencias ("OSD") el establecimiento de un grupo especial de conformidad con el artículo 6 del ESD, el artículo XXIII del GATT de 1994 y el artículo 8 del Acuerdo sobre Normas de Origen. En la solicitud de establecimiento de un grupo especial presentada por la India se citaban, como medidas en litigio, las normas de origen aplicables a los textiles y las prendas de vestir establecidas en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay y la Declaración de Acción Administrativa que acompaña a dicha Ley ("DAA"), las modificaciones posteriores introducidas por el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo y la reglamentación aduanera por la que se aplican esas leyes, así como la administración de esas leyes y esa reglamentación. La India alegaba que las normas de origen estadounidenses aplicables a los textiles y las prendas de vestir eran incompatibles con los apartados b), c), d) y e)3 del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen.4

1.4 En la reunión que celebró el 24 de junio de 2002, el OSD estableció un Grupo Especial en respuesta a la solicitud de la India, de conformidad en el artículo 6 del ESD. El Grupo Especial se estableció con el mandato uniforme. Ese mandato era el siguiente:

"examinar, a la luz de las disposiciones pertinentes de los acuerdos abarcados que ha invocado la India en el documento WT/DS243/5/Rev.1, el asunto sometido al OSD por la India en ese documento y formular las conclusiones que ayuden al OSD a hacer las recomendaciones o dictar las resoluciones previstas en dichos acuerdos".5

1.5 El Grupo Especial quedó constituido el 10 de octubre de 2002, con la composición siguiente:

Presidente: Sr. Lars Anell
Miembros:
Sra. Mary Elizabeth Chelliah
Sr. Donald McRae.6

1.6 Bangladesh, China, las Comunidades Europeas, el Pakistán y Filipinas se reservaron su derecho a participar como terceros en el procedimiento del Grupo Especial. China, las Comunidades Europeas y Filipinas presentaron por escrito y oralmente argumentos al Grupo Especial.

1.7 El Grupo Especial se reunió con las partes los días 12 y 13 de diciembre de 2002 y el 23 de enero de 2003. Se reunió con los terceros el 13 de diciembre de 2002. El Grupo Especial dio traslado a las partes de su informe provisional el 11 de abril de 2003. El Grupo Especial dio traslado a las partes de su informe definitivo el 25 de abril de 2003.

II. ASPECTOS FÁCTICOS

2.1 La presente diferencia atañe a las normas de origen que los Estados Unidos aplican a los productos textiles y las prendas de vestir de conformidad con el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay de 1994 y las posteriores modificaciones introducidas en ellas por el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000, así como con la reglamentación aduanera de aplicación que figura en 19 C.F.R. § 102.21

  1. Artículo 334 de la ley de los acuerdos de la ronda Uruguay

2.2 El artículo 334, en la parte pertinente, establece lo siguiente:

"(b) Principios.-

(1) Norma general.- Salvo disposición legal en contrario, un producto textil o una prenda de vestir será considerado, a los efectos de las leyes aduaneras y de la administración de restricciones cuantitativas, originario de un país, territorio o posesión insular, y como cosecha, producto o manufactura de ese país, territorio o posesión insular, si:

(A) el producto se ha obtenido o producido totalmente en dicho país, territorio o posesión;

(B) el producto es un hilado, hilo, cordel, cuerda o trenzado y

(i) las fibras discontinuas de que se compone han sido hiladas en ese país, territorio o posesión, o

(ii) el filamento continuo se ha extrudido en ese país, territorio o posesión;

(C) el producto es un tejido, incluido un tejido clasificado en el capítulo 59 del Arancel de Aduanas Armonizado, y las fibras, filamentos o hilados de que se compone han sido tejidos, tricotados, punzonados, insertados, afieltrados, urdidos o transformados en cualquier otro proceso de fabricación del tejido en ese país, territorio o posesión; o

(D) el producto es cualquier otro producto textil o prenda de vestir que ha sido ensamblado totalmente en ese país, territorio o posesión a partir de sus elementos constitutivos.

(2) Normas especiales.- No obstante lo dispuesto en el párrafo (1)(D):

(A) el origen de una mercancía clasificada en una de las siguientes partidas o subpartidas del Arancel de Aduanas Armonizado será determinado con arreglo al apartado (A), (B), o (C) del párrafo (1), según corresponda: 5609, 5807, 5811, 6209.20.50.40, 6213, 6214, 6301, 6302, 6303, 6304, 6305, 6306, 6307.10,6307.90, 6308 ó 9404.90;

(B) un producto textil o una prenda de vestir que sea tricotado con forma será considerado originario, y como cosecha, producto o manufactura del país, territorio o posesión en que sea tricotado.

(3) Norma multipaís.- Si no es posible determinar el origen de una mercancía con arreglo al párrafo (1) o al párrafo (2), la mercancía se considerará originaria, y como cosecha, producto o manufactura:

(A) del país, territorio o posesión en que se haya realizado la operación de ensamblaje o de fabricación más importante, o

(B) cuando no sea posible determinar el origen de la mercancía con arreglo al apartado (A), del último país, territorio o posesión en que se haya realizado una operación importante de ensamblaje o de fabricación."

2.3 Las designaciones de las mercancías clasificables dentro de las partidas y subpartidas del Arancel de Aduanas Armonizado a que hace referencia el artículo 334 antes citado son las siguientes:

    Partida del Arancel de Aduanas Armonizado Designación
    5609 Artículos de hilados, tiras o formas similares de las partidas 5404 ó 5405, cordeles, cuerdas o cordajes, no expresados ni comprendidos en otra parte.
    5807 Etiquetas, escudos y artículos similares, de materia textil, en pieza, en cintas o recortados, sin bordar.
    5811 Productos textiles acolchados en pieza, constituidos por una o varias capas de materia textil combinadas con una materia de relleno y mantenidas mediante puntadas u otra forma de sujeción (excepto los bordados de la partida 5810).
    6209.20.50.40 Pañales de tejido de algodón para bebés.
    6213 Pañuelos de bolsillo.
    6214 Chales, pañuelos de cuello, pasamontañas, bufandas, mantillas, velos y artículos similares.
    6301 Mantas.
    6302 Ropa de cama, de mesa, de tocador o de cocina.
    6303 Visillos y cortinas; guardamalletas y rodapiés de cama.
    6304 Los demás artículos de tapicería (excepto los de la partida 9404).
    6305 Sacos (bolsos) y talegas, para envasar.
    6306 Toldos de cualquier clase; tiendas, velas para embarcaciones, deslizadores o carros de vela; artículos de acampar.
    6307.10 Bayetas, franelas y artículos similares para limpieza.
    6307.90 Los demás artículos confeccionados.
    6308 Juegos constituidos por piezas de tejido e hilados, incluso con accesorios, para la confección de alfombras, tapicería, manteles o servilletas bordados o de artículos textiles similares, en envases para la venta al por menor.
    9404.90 Los demás artículos de cama.
  1. ARTÍCULO 405 DE LA LEY DE COMERCIO Y DESARROLLO DE 2000

2.4 El artículo 405 modificó el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay. Dos excepciones establecidas por el artículo 405 a la norma de la "formación del tejido" del artículo 334 son especialmente pertinentes a la presente diferencia. En concreto, el artículo 405 dispone lo siguiente:

- en el caso de los tejidos de seda, algodón, fibras sintéticas o artificiales o fibras vegetales, confiere origen el teñido y el estampado, cuando esas operaciones vayan acompañadas de dos o varias operaciones de acabado especificadas; y

- en el caso de determinados productos textiles exceptuados de la norma del ensamblaje, confiere asimismo origen el teñido y el estampado, cuando esas operaciones vayan acompañadas de dos o varias operaciones de acabado especificadas, con ciertas excepciones.

2.5 El texto del apartado (a) del artículo 405 es el siguiente:

"Disposición general.- Se modifica el artículo 334(b)(2) de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay (19 U.S.C. 3592(b)(2))de la siguiente forma:

(1) los apartados (A) y (B) se convierten, respectivamente, en incisos (i) y (ii);

(2) se sustituyen, en la frase que precede al nuevo inciso (i), las palabras "No obstante lo dispuesto en el párrafo (1)(D)" por "(A) No obstante lo dispuesto en el párrafo (1)(D) y salvo lo dispuesto en los apartados (B) y (C)"; y

(3) se añade al final el siguiente texto:

"(B) No obstante lo dispuesto en el párrafo (1)(C), el tejido clasificado en el Arancel de Aduanas Armonizado como de seda, algodón, fibras sintéticas o artificiales o fibras vegetales será considerado originario, y como cosecha, producto o manufactura del país, territorio o posesión en que el tejido sea tanto teñido como estampado cuando estas operaciones vayan acompañadas de dos o varias de las operaciones de acabado siguientes: blanqueado, encogimiento, batanado, perchado, decatizado, enrigecimiento permanente, aumento de peso, gofrado permanente o moareado.

(C) No obstante lo dispuesto en el párrafo (1)(D), las mercancías clasificadas en las partidas 6117.10, 6213.00, 6214.00, 6302.22, 6302.29, 6302.52, 6302.53, 6302.59, 6302.92, 6302.93, 6302.99, 6303.92, 6303.99, 6304.19, 6304.93, 6304.99, 9404.90.85 ó 9404.90.95 del Arancel de Aduanas Armonizado, excepto aquellas clasificadas en dicho Arancel como de algodón o de lana o compuestas por mezclas de fibras con un contenido superior o igual al 16 por ciento en peso de algodón, serán consideradas originarias, y como cosecha, producto o manufactura del país, territorio o posesión en que el tejido sea tanto teñido como estampado cuando estas operaciones vayan acompañadas de dos o varias de las operaciones de acabado siguientes: blanqueado, encogimiento, batanado, perchado, decatizado, enrigecimiento permanente, aumento de peso, gofrado permanente o moareado."

2.6 El texto refundido del artículo 334 modificado por el artículo 405 se recoge en 19 U.S.C. § 3592.

2.7 Las designaciones de las mercancías clasificables en las partidas, subpartidas y posiciones del Arancel de Aduanas Armonizado a que hace referencia el artículo 405 antes citado son las siguientes:

     
    Partida del Arancel de Aduanas Armonizado Designación
    61.17 Los demás complementos de vestir confeccionados, de punto; partes de prendas o de complementos, de vestir, de punto.
    6117.10 Chales, pañuelos de cuello, bufandas, mantillas, velos y artículos similares.
    6213 Pañuelos de bolsillo.

    6214 

       

    Chales, pañuelos de cuello, pasamontañas, bufandas, mantillas, velos y artículos similares. Chales, pañuelos de cuello, pasamontañas, bufandas, mantillas, velos y artículos similares.
    63.02 Ropa de cama, de mesa, de tocador o de cocina.
    6302.22 Ropa de cama, excepto de punto, estampada, de fibras sintéticas y artificiales.

    6302.29

    Ropa de cama, excepto de punto, estampada, de las demás materias textiles, excepto de algodón.
    6302.52 Ropa de mesa, excepto de punto, de lino.
    6302.53 Ropa de mesa, excepto de punto, de fibras sintéticas o artificiales.
    6302.59

    Ropa de mesa excepto de punto, de las demás materias textiles, excepto algodón.

    6302.92

    Ropa de tocador o de cocina, que no sea con bucles del tipo toalla, de lino.
    6302.93 Ropa de tocador o de cocina, que no sea con bucles del tipo toalla, de fibras sintéticas o artificiales.
    6302.99 Ropa de tocador o de cocina, que no sea con bucles del tipo toalla, de las demás materias textiles.
    6303 Visillos y cortinas; guardamalletas y rodapiés de cama.
    6303.92 -- Excepto de punto, de fibras sintéticas.

    6303.99

    -- Excepto de punto, de las demás materias textiles.
    6304 Los demás artículos de tapicería (excepto los de la partida 9404).
    6304.19

    -- Colchas, excepto de punto.

    6304.93 -- Las demás, excepto de punto, de fibras sintéticas.
    6304.99 -- Las demás, excepto de punto, de las demás materias textiles.
    9404.90 Los demás artículos de cama.
    9404.90.85 Cubrepiés, edredones y artículos similares.
    9404.90.95 Los demás artículos de cama.
  1. 19 C.F.R. § 102.21

2.8 El párrafo (a) del artículo 334 encomendaba al Secretario del Tesoro que dictara las reglas para aplicar los principios enunciados en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay para la determinación del origen de los textiles y las prendas de vestir. La reglamentación que figura en 19 C.F.R. § 102.21 fue dictada en ejercicio de esa potestad. La reglamentación del artículo 102.21 contiene modificaciones, adoptadas a título provisional, con el fin de armonizar el texto reglamentario con las modificaciones legales introducidas por el artículo 405 en el artículo 334. El texto de 19 C.F.R. § 102.21. Se adjunta al presente informe, como anexo C.

III. ARGUMENTOS DE LAS PARTES

3.1 A continuación se recogen los argumentos expuestos por las partes en sus comunicaciones escritas y declaraciones orales.7 En el anexo A se reproducen las respuestas de las partes a las preguntas formuladas, así como sus observaciones sobre las respuestas de las demás partes.

  1. PRIMERA COMUNICACIÓN ESCRITA DE LA INDIA

1. Introducción

3.2 Como ha señalado la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos ("CCI"), "las normas de origen tienen una repercusión especialmente significativa en la esfera de los textiles ya que la manufactura de productos textiles abarca numerosos procesos de producción, que con frecuencia se realizan en más de un país".8 Por ello, la tentación de utilizar las normas de origen como instrumento de proteccionismo es especialmente fuerte en esa esfera. Los Estados Unidos no han podido sustraerse a ella. A pesar de su defensa de normas de origen que no tengan efectos en el comercio, los Estados Unidos incluyeron en la legislación que adoptaron para aplicar los resultados de las negociaciones de la Ronda Uruguay nuevas normas para la determinación del origen de los textiles y las prendas de vestir que modificaban los criterios para determinar el origen de productos abarcados por un régimen transitorio de contingentes específicos por países establecido de conformidad con el Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido ("ATV") con la consecuencia de que intercambios comerciales no sujetos antes a contingentes pasaron a quedar sometidos a límites cuantitativos.

3.3 Muchos países desarrollados y en desarrollo Miembros de la OMC hicieron constar su preocupación por esas nuevas normas estadounidenses de origen. Las Comunidades Europeas presentaron además una reclamación basada en la incompatibilidad de las nuevas normas estadounidenses de origen con las normas de la OMC y en los efectos de esas normas sobre la industria comunitaria de textiles y prendas de vestir; en 1997, las Comunidades Europeas iniciaron un procedimiento de solución de diferencias en el marco de la OMC contra los Estados Unidos. Las Comunidades Europeas retiraron su reclamación tras haber concluido un acuerdo bilateral con los Estados Unidos conforme al cual la Administración de los Estados Unidos propondría al Congreso enmiendas destinadas a atender las preocupaciones de las Comunidades Europeas. No obstante, cuando advirtieron que el proyecto de ley presentado no se ajustaba plenamente a los términos del acuerdo bilateral, las Comunidades Europeas iniciaron un nuevo procedimiento de solución de diferencias en el marco de la OMC contra los Estados Unidos. Se llegó a un segundo acuerdo y el Congreso de los Estados Unidos, a recomendación de la Administración estadounidense, volvió a modificar las normas estadounidenses de origen para atender las preocupaciones de las Comunidades Europeas.

3.4 Las normas estadounidenses de origen establecidas en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay ("artículo 334" o "normas de origen de 1996") y modificadas por el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 ("artículo 405" o "normas de origen de 2000") y la reglamentación aduanera por la que se aplican estas disposiciones legales, así como su aplicación, son incompatibles con las obligaciones que imponen a los Estados Unidos los apartados b), c), d) y e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen ("Acuerdo sobre Normas de Origen").

2. Antecedentes fácticos

a) Artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay

3.5 En diciembre de 1994 el Congreso de los Estados Unidos aprobó en el subtítulo D del título III de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay normas legales relativas a los textiles, con lo que por primera vez se establecieron en los Estados Unidos normas de origen no preferenciales para determinados productos por vía legislativa, y no administrativa o judicial. El subtítulo D del título III de la Ley contiene cinco artículos relativos a los textiles y las prendas de vestir: los artículos 331 a 335. El artículo 334 obligaba al Departamento del Tesoro a elaborar una reglamentación que incorporara determinados principios en relación con las normas de origen aplicables a los textiles y las prendas de vestir.

3.6 El artículo 334 establece tres grupos fundamentales de normas de origen para los textiles y las prendas de vestir:

- una serie de "normas generales", en el artículo 334(b)(1);

- "normas especiales" aplicables a determinadas clases de textiles y prendas de vestir, en el artículo 334(b)(2); y

- una "norma multipaís", en el artículo 334(b)(3), destinada a determinar el origen de las mercancías cuyo origen no esté determinado por las normas generales o especiales.

3.7 El artículo 334(b)(1)(A) establece una norma de origen referida a un "solo país", que dispone, de forma bastante lógica, que cuando un producto se ha "obtenido o producido totalmente" en un solo país -es decir se ha manufacturado enteramente en un país a partir de elementos o componentes originarios de dicho país- se considerará originario del país en cuestión. Esta norma sigue el principio aplicado con arreglo a la reglamentación aduanera vigente anteriormente en virtud de 19 C.F.R. artículo 12.130.

3.8 El artículo 334(b)(1)(B) establece la norma denominada "del hilado" o de la "elaboración del hilado", conforme a la cual los hilados, hilos, cuerdas, cordeles y productos similares se consideran originarios del país en que se han hilado las fibras de que se componen o (en el caso de filamentos sintéticos producidos por extrusión) en el país en el que el filamento continuo se ha extrudido. Estas reglas coinciden asimismo con las resultantes de la reglamentación aduanera aplicable anteriormente.

3.9 En cambio, el artículo 334(b)(1)(C) establece una nueva norma conforme a la cual se atribuye el origen de un tejido al país en que se forma como tejido "crudo" ya sea de tela o de punto. No se reconoce capacidad de conferir origen a ninguna de las operaciones posteriores a la formación del tejido, como el teñido, el estampado u otras operaciones de acabado, lo que constituye una importante desviación con respecto a la norma anterior, con arreglo a la cual el teñido y el estampado, cuando iban acompañados al menos de otras dos operaciones de acabado se consideraban suficientes para transformar el tejido "crudo" formado en un país en un nuevo producto del país en el que se realizaban las operaciones de acabado. La expresión "tejido crudo" se utiliza para describir los productos textiles antes del blanqueado, el teñido o el acabado.

3.10 Por último, el artículo 334(b)(1)(D) establece la norma del "ensamblaje en un solo país", según la cual cuando un producto textil (con excepción de aquellos productos especificados en la "norma especial" del artículo 334(b)(2)) se haya ensamblado totalmente en un país, se considerará que el país en cuestión es su país de origen. El simple recorte del tejido para formar prendas no basta ya para conferir origen a un producto textil ensamblado.

3.11 El artículo 334(b)(2) establece "normas especiales" de origen para productos a los que no es aplicable la norma del "ensamblaje en un solo país" del artículo 334(b)(1)(D). Con arreglo al artículo 334(b)(2)(A), con la excepción de la partida 5609 del Arancel de Aduanas Armonizado, concerniente a los hilados, en el caso de los productos correspondientes a las demás partidas del Arancel de Aduana Armonizado enumeradas se tomará como base para conferir el origen el lugar en el que se formó el tejido crudo y no aquél en el que los productos fueron ensamblados. La segunda excepción del artículo 334(b)(2)(B) corresponde a los productos tricotados con forma. El artículo 334(b)(2)(B) dispone que cuando los productos textiles sean "tricotados con forma" en un país, se considerará que el país en cuestión es su país de origen.

3.12 En muchos casos, el artículo 334(b)(1) ("normas generales") y el artículo 334(b)(2), ("normas especiales") no permitirán establecer definitivamente el país de origen de un producto textil o prenda de vestir importado. Para regular esos supuestos, el artículo 334(b)(3) establece una norma "multipaís" de origen.

b) Modificaciones introducidas en el artículo 334 por el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000

3.13 El Congreso de los Estados Unidos modificó el artículo 334 en virtud del artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000, con el fin de dar aplicación al acuerdo bilateral que puso fin a la reclamación presentada por las Comunidades Europeas en la OMC contra los Estados Unidos en relación con el artículo 334.

3.14 El artículo 405 establece dos excepciones a las normas especiales del artículo 334(b)(2). En primer lugar, aunque el origen del tejido ha de determinarse en función del lugar en el que se formó como tejido crudo, el tejido clasificado en el Arancel de Aduanas Armonizado como de seda, algodón, fibras sintéticas o artificiales, o fibras vegetales será considerado originario, y como cosecha, producto o manufactura del país, territorio o posesión en que el tejido sea tanto teñido como estampado cuando estas operaciones vayan acompañadas de dos o varias de las operaciones de acabado siguientes: blanqueado, encogimiento, batanado, perchado, decatizado, enrigecimiento permanente, aumento de peso, gofrado permanente o moareado.

3.15 En segundo lugar, las mercancías que normalmente estarían sujetas a la norma del ensamblaje total del artículo 334(b)(2)(D) pero que están clasificadas en algunas partidas del Arancel de Aduanas Armonizado enumeradas específicamente, serán consideradas originarias, y como cosecha, producto o manufactura del país, territorio o posesión en que el tejido sea tanto teñido como estampado cuando estas operaciones vayan acompañadas de dos o varias de las operaciones de acabado siguientes: blanqueado, encogimiento, batanado, perchado, decatizado, enrigecimiento permanente, aumento de peso, gofrado permanente o moareado. Esta excepción no es aplicable a aquellos productos clasificados en esas partidas como de algodón o de lana o compuestas por mezclas de fibras con un contenido superior o igual al 16 por ciento en peso de algodón.

3. Argumento jurídico

a) Medidas en litigio

3.16 Las medidas concretas impugnadas por la India ("medidas en litigio") son las normas estadounidenses de origen establecidas en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay y modificadas en el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 y la reglamentación aduanera por la que se aplican esas disposiciones legales, así como la aplicación de las mismas.

b) Las medidas en litigio son normas de origen en el sentido del artículo 1 del Acuerdo sobre Normas de Origen

3.17 Según el artículo 1 del Acuerdo sobre Normas de Origen se entiende por "normas de origen" "las leyes, reglamentos y decisiones administrativas de aplicación general aplicados por un Miembro para determinar el país de origen de los productos siempre que tales normas de origen no estén relacionadas con regímenes de comercio contractuales o autónomos conducentes al otorgamiento de preferencias arancelarias que sobrepasen la aplicación del párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994". Las medidas en litigio son las normas aplicadas por los Estados Unidos para determinar el país de origen y no están relacionadas con un régimen de comercio preferencial, por lo que están comprendidas en la definición de normas de origen del párrafo 1 del artículo I.

c) Las medidas en litigio están sujetas a las disciplinas establecidas en el artículo 2 del Acuerdos sobre Normas de Origen

3.18 El Acuerdo sobre Normas de Origen divide en dos fases las disciplinas que rigen la aplicación de las determinaciones de origen: 1) disciplinas aplicables durante un período de transición hasta que se lleve a término el programa de trabajo para la armonización de las normas de origen y 2) disciplinas que se aplicarán una vez que haya acabado el período de armonización. El artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen dispone que hasta que se lleve a término el programa de trabajo para la armonización de las normas de origen establecido en la Parte IV, los Miembros se atendrán a las disciplinas establecidas en el artículo 2. Una vez que se apliquen los resultados del programa de trabajo en materia de armonización, serán aplicables las disciplinas del artículo 3. Hasta la fecha del establecimiento del presente Grupo Especial, no se ha llevado a término el programa de trabajo para la armonización de las normas de origen. En consecuencia, las disciplinas establecidas en el artículo 2 vinculan a los Estados Unidos.

d) Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen

3.19 La disposición del apartado b) del artículo 2 establece la obligación de no utilizar las normas de origen "como instrumentos para perseguir [...] objetivos comerciales". Dada la importancia crítica que reviste la necesidad de asegurar que las normas de origen no se utilicen como instrumentos para perseguir objetivos comerciales, los redactores optaron por reforzar esta disposición con la frase precedente ("sea cual fuere la medida o el instrumento de política comercial a que estén vinculadas") y los adverbios que siguen al verbo ("directa o indirectamente").

3.20 Con la frase precedente "sea cual fuere la medida o el instrumento de política comercial a que estén vinculadas" se reconoce que las normas de origen estarán "vinculadas" a alguna medida o instrumento de política comercial y, por ende, a una medida o instrumento que por definición tiene un determinado efecto en el comercio. En consecuencia, del precepto se infiere que, en tanto que es posible aplicar medidas e instrumentos comerciales con fines de política comercial, las normas de origen deben utilizarse exclusivamente como un mecanismo para aplicar esas medidas e instrumentos.

3.21 El párrafo 2 del artículo 1 del Acuerdo sobre Normas de Origen contiene una lista no exhaustiva de instrumentos de política comercial, que incluye la aplicación "del trato de nación más favorecida en virtud de los artículos I, II, III, XI y XIII del GATT de 1994; de los derechos antidumping y de los derechos compensatorios establecidos al amparo del artículo VI del GATT de 1994; de las medidas de salvaguardia establecidas al amparo del artículo XIX del GATT de 1994; de las prescripciones en materia de marcas de origen previstas en el artículo IX del GATT de 1994; y de cualesquiera restricciones cuantitativas o contingentes arancelarios discriminatorios". En consecuencia, cabe concluir que los Miembros de la OMC pueden utilizar las normas de origen para aplicar instrumentos de política comercial del tipo de los enumerados en el párrafo 2 del artículo 1, pero no pueden utilizarlas para perseguir objetivos de política general del tipo de los que habitualmente se persiguen con estos instrumentos de política general, especialmente el objetivo de proteger a la rama de producción nacional de la competencia de las importaciones o de favorecer a las importaciones procedentes de un país con respecto a las procedentes de otro.

3.22 Como hemos indicado ya, la cláusula posterior del apartado b) del artículo 2 dispone que las "normas de origen no se utilicen como instrumentos para perseguir directa o indirectamente objetivos comerciales". La importancia crítica que reviste la separación de las normas relativas a las determinaciones de origen y los objetivos comerciales se pone de manifiesto en la precisión del apartado b) del artículo 2 de que la prohibición es aplicable cuando el Miembro utiliza sus normas de origen para perseguir un objetivo comercial tanto directa como indirectamente. El lugar que ocupan en el texto inglés los adverbios "directly" (directamente) o "indirectly" (indirectamente) apoyan la interpretación de que modifican el verbo "pursue" (perseguir) en la frase "to pursue trade objectives" (perseguir objetivos comerciales). Los textos francés y español avalan asimismo esa interpretación.

3.23 El New Shorter Oxford English Dictionary define "instrument" (instrumento) como "a thing used in or for performing an action; a means" (algo utilizado en la realización de una acción o para realizarla; un medio) y "objective" (objetivo) como "thing aimed at or sought; a target, a goal, an aim" (lo que se busca o pretende; un objeto, una meta, un fin). Así pues, el sentido corriente del término "objetivo comercial" es, en el contexto del apartado b) del artículo 2, un objeto, fin o meta relacionado con el comercio. En consecuencia, un instrumento es el medio con el que se persiguen objetivos comerciales. Una forma de evaluar si una norma de origen se utiliza como instrumento para perseguir un objetivo comercial consiste en evaluar si con ella se obtienen los mismos resultados que con una medida o instrumento de política comercial. Como hemos indicado antes, los objetivos comerciales incluyen el objetivo de proteger a la rama de producción nacional frente a la competencia de las importaciones o de favorecer a las importaciones procedentes de un país con respecto a las procedentes de otro. Cualquier norma de origen que se utilice como instrumento para proteger a una rama de producción nacional o favorecer a las importaciones procedentes de un país con respecto a las procedentes de otro es, por definición, un instrumento para perseguir objetivos comerciales.

3.24 En tanto que los Miembros pueden utilizar medidas o instrumentos de política comercial para perseguir objetivos comerciales, les está vedado utilizar sus normas de origen para alcanzar esos objetivos comerciales. Dicho de otra forma, las normas de origen como tales no deben utilizarse como instrumento de política general. El contexto avala esta interpretación. La utilización en la frase anterior de la expresión "sea cual fuere" indica un contraste entre esa frase y la prohibición de utilizar las normas de origen para perseguir objetivos comerciales. Así pues, las medidas o instrumentos de política comercial pueden perseguir fines, metas u objetivos relacionados con el comercio, pero las normas de origen no pueden hacerlo ni directa ni indirectamente.

3.25 El objeto y fin del Acuerdo sobre Normas de Origen apoyan también esta interpretación. Según el séptimo párrafo del preámbulo, los Miembros desean asegurar mediante el Acuerdo sobre Normas de Origen "que las normas de origen se elaboren y apliquen de manera imparcial, trasparente, previsible, coherente y que no tenga efectos en el comercio".

3.26 Para determinar si las normas de origen se utilizan como un instrumento para perseguir objetivos comerciales es conveniente examinar su diseño, arquitectura y estructura. El Órgano de Apelación ha señalado que "si bien es cierto que el objeto de una medida quizá no puede evaluarse fácilmente, sin embargo, su aplicación con fines de protección puede, la mayoría de las veces, discernirse a partir del diseño, la arquitectura y la estructura reveladora de la medida".9

3.27 El examen del diseño, la arquitectura y la estructura del artículo 334 pone de manifiesto que dicho artículo se utiliza como instrumento para perseguir objetivos comerciales. Hay sustancialmente tres métodos diferentes para determinar el origen. Todos ellos tienen un elemento común: se confiere al producto el origen del país en el que se añade valor y se modifica la naturaleza del producto.

3.28 El artículo 334 confiere origen sobre la base de criterios que no tienen relación con las operaciones de valor añadido o la modificación de la naturaleza del producto. En lugar de ello se utilizan criterios utilizados habitualmente al aplicar instrumentos de política comercial.

3.29 El artículo 334(b)(1)(C) recoge el principio de que la determinación del origen se basará en el lugar en que se formó el tejido crudo. Además, el artículo 334(b)(2) establece como norma especial que "no obstante" la norma del ensamblaje total, el origen de determinados productos planos clasificados en ciertas partidas se determinará en función del lugar donde el tejido se formó como tejido crudo. En lo que respecta a los tejidos, las nuevas normas de origen alejan a los Estados Unidos de las utilizadas por sus principales interlocutores comerciales, como las Comunidades Europeas y el Canadá. La India no tiene noticia de que ningún otro país determine que el origen del tejido es el lugar en el que se formó como tejido crudo, cuando ese tejido es objeto de una ulterior transformación y se transforma en un producto textil plano. El hecho de que ningún otro país determine el origen en función del lugar en que el tejido se formó como tejido crudo refleja la importancia del corte y el cosido para producir un producto acabado. El tejido crudo puede destinarse a diversos usos. Incluso después de teñido y estampado puede destinarse a una pluralidad de usos. En cambio, una vez que ha sido cortado y cosido en forma de funda de almohada, nadie puede utilizar el tejido para algo distinto de una funda de almohada.

3.30 La aplicación de la "norma de la elaboración del tejido" que el artículo 334 ha impuesto a una amplia gama de productos textiles distintos de las prendas de vestir, como artículos de cama (cubrepiés, edredones, colchones, mantas), artículos de tapicería (cortinas, ropa de mesa) y complementos de moda como pañuelos de cuello, pone de manifiesto que las normas de origen se están utilizando como instrumento para conseguir objetivos comerciales. Respecto de los artículos textiles para el hogar, la ropa de cama, los artículos de tapicería y diversos artículos de confección simple, las normas del artículo 334 llevan a efecto un cambio significativo en la determinación del país de origen. Con arreglo a la norma de la "elaboración del tejido" se considera que esos productos son originarios del país en el que el tejido componente se formó como tejido crudo, ya sea de tela o de punto. No se tienen en cuenta en absoluto cualesquiera operaciones posteriores de valor añadido como el teñido, el estampado o el acabado del tejido, el corte del tejido en los elementos componentes, el ensamblaje de esos componentes en artículos acabados ni ninguna otra operación.

3.31 La mayoría de los productos textiles que exporta la India se exportan en forma de tejidos crudos. La India exporta sus tejidos crudos a otros países en los que se les somete a un proceso ulterior de elaboración antes de exportarlos finalmente a los Estados Unidos. Con arreglo a las antiguas normas esos productos acabados no se consideraban originarios de la India. En cambio, con arreglo al artículo 334, esos mismos productos se computan como exportaciones de la India a los Estados Unidos y quedan sujetos a las restricciones cuantitativas establecidas para los textiles.

3.32 La historia legislativa confirma la utilización del artículo 334 como instrumento para proteger a la industria nacional de textiles y prendas de vestir. Como se ha indicado antes, es la primera vez que el Congreso de los Estados Unidos ha participado directamente en la aprobación de una legislación que establece la forma en que deben determinarse las normas de origen en un sector concreto. En los informes de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara y de los Comités del Senado que acompañaron finalmente a la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay se pone de manifiesto el propósito del Congreso de que el artículo 334 se utilizara como instrumento para perseguir objetivos comerciales.

3.33 Según la Declaración de Acción Administrativa que acompañaba a la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay, el fin del artículo 334 era:

- contribuir a la lucha contra la elusión, mediante la reexpedición y por otros medios, de los contingentes para productos textiles y prendas de vestir;

- poner las normas estadounidenses de origen en consonancia con las aplicadas por otros importantes países importadores de textiles y prendas de vestir;

- promover el objetivo de la armonización de las normas internacionales de origen establecido en el Acuerdo sobre Normas de Origen de la OMC;

- reflejar más fielmente el lugar en que se realiza la actividad de producción más importante.

3.34 Con respecto al primero de esos objetivos, resulta difícil comprender cómo las disposiciones del artículo 334 contribuyen a la lucha contra la elusión, mediante la reexpedición o por otros medios, de los contingentes aplicables a los productos textiles y las prendas de vestir. Por "transhipment" (reexpedición, trasbordo) se entiende "the action or process of transhipping" (el acto o proceso de trasbordo) y el verbo "tranship" (transbordar) significa "transfer (cargo, etc.) from one ship or form of transport to another" (transbordar (carga, etc.) de un barco o medio de transporte a otro). La elusión se define como un "comportamiento engañoso o fraudulento en perjuicio de una persona". En el artículo 5 del ATV hay una disposición específica que autoriza a los países a tratar el problema de la "elusión, mediante reexpedición, desviación, declaración falsa sobre el país o lugar de origen o falsificación de documentos oficiales". El párrafo 2 del artículo 5 establece expresamente que "cuando un Miembro considere que se está eludiendo [el ATV] mediante reexpedición, desviación, declaración falsa sobre el país o lugar de origen o falsificación de documentos oficiales, y que no se aplican medidas para tratar esa elusión y/o combatirla, o que las que se aplican son inadecuadas, deberá entablar consultas con el Miembro o Miembros afectados a fin de buscar una solución mutuamente satisfactoria". Las modificaciones que introduce el artículo 334 en la determinación de las normas de origen no ayudan a los Estados Unidos a combatir la reexpedición.10

3.35 En segundo lugar, las normas relativas a los tejidos del artículo 334 no ponen las normas estadounidenses de origen en consonancia con las aplicadas por otros importantes países importadores de textiles y prendas de vestir o interlocutores comerciales de los Estados Unidos. Por el contrario, el artículo 334 fue objeto de críticas en el Comité de Normas de Origen de la OMC. Por ejemplo, en la reunión del 1º de febrero de 1996, los representantes del Canadá, las Comunidades Europeas y Suiza manifestaron su preocupación con respecto a las modificaciones unilaterales de las normas de origen aplicables a determinados textiles y prendas de vestir introducidas por los Estados Unidos.

3.36 La India sostiene que si los Estados Unidos hubieran modificado sus normas de origen para armonizarlas con las de sus principales interlocutores comerciales, como las Comunidades Europeas y el Canadá, esos interlocutores comerciales no habrían manifestado su preocupación por las modificaciones. En realidad, el hecho de que las Comunidades Europeas impugnaran las normas estadounidenses de origen en la OMC indica que las Comunidades consideraban que las normas estadounidenses eran fundamentalmente diferentes de las suyas.

3.37 En tercer lugar, el artículo 334 no promueve el objetivo de la armonización de las normas internacionales de origen establecido en el Acuerdo sobre Normas de Origen. El artículo 3 del Acuerdo sobre Normas de Origen reconoce el objetivo de los Miembros de la OMC de lograr el establecimiento de normas de origen armonizadas, y establece a ese respecto en su apartado b) que "los Miembros, al aplicar los resultados del programa de trabajo en materia de armonización, se asegurarán de que: [...] b) con arreglo a sus normas de origen, el país que se determine país de origen de un determinado producto sea aquél en el que se haya obtenido totalmente el producto o, cuando en su producción estén implicados varios países, aquél en que se haya efectuado la última transformación sustancial". El artículo 334 se aparta de la transformación sustancial como elemento básico.

3.38 En cuarto lugar, no parece claro cómo el principio de determinación de origen establecido en el artículo 334(b)(2)(A), es decir la determinación del origen de determinados artículos confeccionados en función del lugar donde se ha formado el tejido crudo puede ayudar a los Estados Unidos a reflejar más fielmente el lugar en el que se realiza la actividad de producción. La actividad de producción se determinaría con mayor fidelidad si se atendiera al lugar en que se añade valor o se efectúa la última transformación sustancial, y no en el que se forma el tejido crudo.

3.39 Varios miembros del Congreso de los Estados Unidos criticaron las normas del artículo 334 por su carácter proteccionista. El senador Charles E. Grassley y el senador Bill Bradley dirigieron sus más duras críticas a los efectos proteccionistas del artículo 334 al que calificaron de "cambio muy significativo de las normas de origen".11

3.40 Las normas de origen de 2000 se están utilizando como instrumento para perseguir objetivos comerciales. El examen del diseño, la arquitectura y la estructura del artículo 405 pone de manifiesto que ese artículo se utiliza como instrumento para perseguir objetivos comerciales. Como hemos señalado antes, el artículo 405 fue diseñado y estructurado para favorecer a las importaciones procedentes de las Comunidades Europeas con respecto a las procedentes de países en desarrollo, como la India. Como se ha indicado antes, una forma de evaluar si una norma de origen se utiliza como instrumento para perseguir un objetivo comercial consiste en evaluar si con ella se consiguen los mismos resultados que con una medida o instrumento de política comercial. Los objetivos comerciales incluyen el objetivo de favorecer a las importaciones procedentes de un país con respecto a las procedentes de otro. Cualquier norma de origen que se utilice como instrumento para proteger a una rama de producción nacional o favorecer a las importaciones procedentes de un país con respecto a las procedentes de otro es, por definición, un instrumento para perseguir objetivos comerciales.

3.41 La historia legislativa del artículo 405 confirma que se utilizó como instrumento para favorecer a las importaciones procedentes de las Comunidades Europeas. Cuando las Comunidades Europeas formularon una reclamación en relación con la compatibilidad del artículo 334 con la OMC citaron los efectos perjudiciales sobre determinados productos textiles y prendas de vestir de interés para las Comunidades. Los Estados Unidos son el mayor mercado de exportación de la industria textil y del vestido de las Comunidades Europeas y, especialmente, de sus productos de seda. Las Comunidades Europeas hicieron constar su preocupación por las nuevas normas estadounidenses de origen por razón de la disminución del acceso al mercado. Las Comunidades Europeas alegaron que los exportadores de las Comunidades dejaban de beneficiarse del libre acceso al mercado estadounidense, para quedar sujetos a las restricciones cuantitativas que los Estados Unidos mantenían respecto de los terceros países en los que se había formado el tejido crudo.

3.42 El 22 de mayo de 1997, las Comunidades Europeas solicitaron la celebración de consultas en el marco de la OMC con los Estados Unidos sobre las normas de origen del artículo 334. En su solicitud de consultas, las Comunidades Europeas manifestaban que las normas estadounidenses de origen afectaban "desfavorablemente a las exportaciones de tejidos, pañuelos para el cuello y otros productos textiles planos, de la Comunidad Europea a los Estados Unidos de América. Como consecuencia de estas modificaciones, los productos de la Comunidad Europea ya no se reconocen en los Estados Unidos como originarios de las Comunidades Europeas y pierden el libre acceso al mercado estadounidense de que gozaban anteriormente".12

3.43 Antes de que se celebraran consultas formales en el marco del mecanismo de solución de diferencias de la OMC, los Estados Unidos y las Comunidades Europeas concluyeron un acuerdo bilateral. La Administración de los Estados Unidos aceptó proponer al Congreso una enmienda de sus normas de origen para los productos de interés para las Comunidades Europeas, en concreto los pañuelos de seda para el cuello, los complementos de seda y los tejidos de algodón teñidos y estampados.

3.44 En julio de 1998, a petición de la Administración de los Estados Unidos, se presentó en el Senado estadounidense un proyecto de ley destinado a dar aplicación al Acta suscrita por las Comunidades Europeas y los Estados Unidos. No obstante, las Comunidades Europeas adujeron que el proyecto de ley no se ajustaba a los términos del Acta, por lo que iniciaron un nuevo procedimiento de solución de diferencias contra los Estados Unidos.

3.45 De nuevo, para evitar un procedimiento de solución de diferencias en la OMC con las Comunidades Europeas en este sector, los Estados Unidos se avinieron a solucionar la cuestión. En agosto de 1999, se concertó una modificación del Acta en virtud de la cual la Administración de los Estados Unidos aceptaba presentar al Congreso legislación destinada a modificar las normas de origen establecidas en el artículo 334. Para asegurar la coincidencia absoluta entre lo que se reclamaba en el Acta y el contenido real del proyecto de ley, las Comunidades Europeas y los Estados Unidos convinieron el texto concreto que la Administración estadounidense presentaría al Congreso. Los Estados Unidos y las Comunidades Europeas llegaron además a un acuerdo sobre la modificación del visado de exportación y de las prescripciones relativas a los contingentes.

3.46 En mayo de 2000, el Congreso de los Estados Unidos aprobó el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo. El texto del artículo 405 era prácticamente idéntico al acordado por las Comunidades Europeas y los Estados Unidos en la segunda Acta.

3.47 Así pues, los Estados Unidos modificaron en 2000 sus normas de origen con el fin exclusivo de proporcionar a las Comunidades Europeas un nivel favorable de acceso a los mercados, para resolver su diferencia en el marco de la OMC. El artículo 405 modificó el artículo 334 estableciendo determinadas excepciones a las normas generales sobre la determinación del origen de tejidos y artículos de confección simple. Estas excepciones daban lugar a consecuencias absurdas. Si un tejido de algodón se teje en la India y se exporta a Portugal, país en el que se tiñe, se estampa y se somete a dos o más operaciones de acabado, ese tejido se considera un producto de Portugal. En cambio, si ese mismo tejido de algodón se usa en Portugal para producir una sábana acabada, vuelve a considerarse originario de la India. En consecuencia, a pesar de que las operaciones se hayan realizado en Portugal con un producto portugués, se determinaría que el origen de ese producto es indio. Lo absurdo del caso estriba en que la determinación del origen es distinta según el tipo de producto. En el caso de los tejidos de algodón, se determina que el país en el que se tiñe y estampa y es objeto de otras dos operaciones de acabado es el país de origen. Paradójicamente, en caso de que el tejido de algodón teñido y estampado y sometido a otras dos operaciones de acabado se transforme posteriormente en sábana (con un número mayor de operaciones de valor añadido) en Portugal, se determinará que esa sábana es un producto de la India.

3.48 La modificación del artículo 405 generó supuestos arbitrarios de reversión a las normas de origen de 1996. En primer lugar, el artículo 334 había establecido el origen en función del país en el que el tejido se hubiera formado como tejido crudo, de lana o de punto, con independencia de cualesquiera otras operaciones de acabado, como el teñido y el estampado. Sin embargo, para atender las preocupaciones de las Comunidades Europeas, las normas de 2000 establecen una excepción a esta regla para los tejidos clasificados dentro del Arancel de Aduanas Armonizado como de seda, algodón, fibras sintéticas o artificiales o fibras vegetales. Esos tejidos se consideran ahora originarios del país en el que el tejido sea tanto teñido como estampado y sea objeto además de dos o varias de las siguientes operaciones de acabado: blanqueado, encogimiento, batanado, perchado, decatizado, enrigecimiento permanente, aumento de peso, gofrado permanente o moareado. No obstante, esta norma no se aplica a los tejidos de lana. El origen de los tejidos de lana, con independencia de que sean objeto o no de dos o más operaciones de acabado, se determina en función del lugar donde se formó el tejido básico de lana.

3.49 En segundo lugar, las normas de 1996 establecían que el origen se determinaría en función del lugar en el que el producto hubiera sido totalmente ensamblado. A determinados productos correspondientes a 16 partidas o subpartidas de 4 dígitos del Arancel de Aduanas Armonizado se aplicaron excepciones en virtud de las cuales se confería el origen del lugar en que se había formado el tejido crudo. Las Comunidades Europeas manifestaron su preocupación en relación con algunos de esos productos cuando solicitaron la celebración de consultas en el marco de la OMC. Respecto de los productos que preocupaban a las Comunidades Europeas, los Estados Unidos establecieron en la enmienda de 2000 que la determinación del origen volviera a regirse por las normas anteriores a 1996 en el caso de 7 de esas 16 partidas de 4 dígitos del Arancel de Aduanas Armonizado. La India sostiene que las 7 partidas de 4 dígitos del Arancel de Aduanas Armonizado enumeradas son las correspondientes a los productos en cuya exportación tienen especial interés las Comunidades Europeas. En el caso de esos productos, el origen se determinará en función del lugar en el que el producto haya sido tanto teñido como estampado cuando haya sido sujeto además a otras dos operaciones de acabado.

3.50 En tercer lugar, aunque la enmienda de 2000 establecía que el origen de ciertos productos clasificados en esas siete partidas del Arancel de Aduanas Armonizado se determinaría en función del lugar en el que el producto hubiera sido tanto teñido como estampado cuando estas operaciones hubieran ido acompañadas de otras dos operaciones de acabado, se establecieron excepciones adicionales. No obstante, esas excepciones no son aplicables a los productos de esas siete partidas del Arancel de Aduanas Armonizado cuando se trate de productos de a) algodón, b) lana o c) compuestos por mezclas de fibras con un contenido superior o igual al 16 por ciento de algodón. El origen de esos productos de algodón, lana y compuestos de mezclas de fibras con un contenido superior o igual al 16 por ciento de algodón clasificados en esas partidas del Arancel de Aduanas Armonizado, se determinará en función del lugar en el que se haya formado el tejido crudo.

3.51 Es evidente que la única razón para que los Estados Unidos modificaran en 2000 sus normas de origen fue la necesidad de favorecer a las importaciones procedentes de las Comunidades Europeas con respecto a las procedentes de los demás países. Como se ha indicado antes, el texto convenido en el Acta fue posteriormente incorporado casi literalmente a las disposiciones del artículo 405. El objetivo exclusivo de esas normas de origen era resolver la diferencia comercial entre los Estados Unidos y las Comunidades Europeas seleccionando, para dispensarles un trato más favorable, los productos en cuya exportación estaban interesadas las Comunidades Europeas. Ese fue el único motivo para que los Estados Unidos aprobaran el artículo 405. La India sostiene que las aclaraciones formuladas en el artículo 405 se debieron a que los Estados Unidos reconocían que el artículo 334 infringía las obligaciones de ese país en el marco de la OMC.

e) Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen

3.52 El texto de ese apartado, conforme al cual las normas de origen no deben surtir "por sí mismas" efectos de restricción, distorsión o perturbación debe leerse conjuntamente con el de la cláusula anterior del apartado b) del artículo 2 con arreglo a la cual "sea cual fuere la medida o el instrumento de política comercial a que estén vinculadas, [los Miembros se asegurarán de que] sus normas de origen no se utilicen como instrumentos para perseguir [...] objetivos comerciales". Por consiguiente, de la lectura conjunta de las disposiciones de los apartados b) y c) del artículo 2 se desprende que una medida o instrumento de política comercial puede tener efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional, pero que las normas de origen, por sí mismas, no deben tener tales efectos negativos.

3.53 El apartado c) del artículo 2 utiliza el término "create" (surtan) y no el término "have" (tengan). El New Shorter English Oxford Dictionary define "create" (surtir) como "cause, occasion, produce, give rise to" (causar, ocasionar, producir, dar lugar a) y "have" (tener) como "possess as an attribute, function, position, etc." (poseer como atributo, función, posición, etc.). En el Acuerdo sobre el Procedimiento para el Trámite de Licencias de Importación, el párrafo 2 del artículo 3, que se ocupa de los efectos de restricción o distorsión del comercio, declara que "el trámite de licencias no automáticas no tendrá en las importaciones efectos de restricción o distorsión adicionales a los resultantes del establecimiento de la restricción". En cambio, la disposición correspondiente del Acuerdo sobre Normas de Origen utiliza el término "surtan", de lo que se deduce que los Miembros de la OMC deben abstenerse de adoptar normas de origen que generen un marco que pueda producir esos efectos negativos.

3.54 El apartado c) del artículo 2 establece una prohibición en virtud de la cual los Miembros deben asegurarse de que sus normas de origen no surten efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional. Según el New Shorter Oxford Dictionary "restrictive" (restrictivo) significa "implying, conveying, or expressing restriction or limitation … having the nature or effect of a restriction; imposing a restriction" (que implica, supone o expresa una restricción o limitación … que tiene la naturaleza o efecto de una restricción; que impone una restricción). Por "distorting" (distorsionador) se entiende "tending to distort; constituting distortion" (que tiende a distorsionar; que constituye una distorsión). El significado de "disruptive" (perturbador) es "causing or tending to cause disruption or disorder" (que causa o tiende a causar perturbación o desorden).

3.55 Los efectos de la medida impugnada han de producirse en el "comercio internacional" y no sólo en las importaciones efectuadas en los Estados Unidos. Señalamos la diferencia entre la redacción del apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen y del párrafo 2 del artículo 3 del Acuerdo sobre Licencias de Importación. El primero de esos preceptos no limita los efectos de distorsión del comercio a las importaciones, sino que se refiere a los efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional en general. En cambio, el párrafo 2 del artículo 3 del Acuerdos sobre Licencias de Importación dispone que "el trámite de licencias no automáticas no tendrá en las importaciones efectos de restricción o distorsión adicionales a los resultantes del establecimiento de la restricción".

3.56 La medida en litigio genera condiciones de competencia que tienen efectos de restricción, distorsión o perturbación. Las normas de origen surten efectos "de restricción" del comercio internacional si reducen el nivel de comercio internacional y surten efectos "de distorsión" del comercio internacional si alteran su estructura, modificando los tipos de producto objetos de comercio internacional o la orientación de las corrientes comerciales internacionales.

3.57 La India cita ejemplos que aclaran los efectos de restricción, distorsión y perturbación del comercio internacional generados por las medidas en litigio. Las normas estadounidenses de origen surten efectos de restricción porque entrañan la aplicación de nuevas restricciones cuantitativas a productos de la India exportados a terceros países que anteriormente nunca habían estado sujetos a ninguna restricción. Surten efectos de distorsión porque han desplazado el origen del tercer país en el que el tejido fue teñido y estampado y sometido a otras dos operaciones de acabado al país en el que se formó el tejido crudo y porque favorecen a los productos en cuya exportación están interesadas las Comunidades Europeas con respecto a los productos en cuya exportación tienen interés países en desarrollo. Surten efectos de perturbación del comercio debido a su extrema complejidad y al carácter arbitrario de los criterios aplicados. Las medidas en litigio permiten un acceso más favorable para determinados productos en detrimento del comercio de otros productos. Puede citarse como ejemplo el diferente trato concedido a los productos en función de su composición en fibras, como ocurre en el caso de los tejidos de seda, algodón y lana. La medida en litigio favorece a los productos en cuya exportación tienen interés las Comunidades Europeas con respecto a los productos en cuya exportación tienen interés países en desarrollo. En consecuencia, las medidas en litigio surten efectos de distorsión del comercio internacional.

f) Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen

3.58 Las normas de origen adoptadas en 2000 se limitaban a establecer que se conferiría el origen a determinados productos clasificados en ciertas partidas del Arancel de Aduanas Armonizado el origen del lugar donde hubieran sido teñidos, estampados y sometidos a otras dos operaciones de acabado. Los productos seleccionados para darles un trato conforme a los principios utilizados en las anteriores normas de origen fueron aquellos en cuya exportación estaban interesadas las Comunidades Europeas, en concreto la ropa de cama, los pañuelos de seda para el cuello y la ropa de mesa. Al establecer un trato especial para esos productos, conforme al cual se les conferiría el origen del lugar en que fueran teñidos y estampados y sometidos a dos operaciones de acabado, los Estados Unidos proporcionaron una ventaja de facto a los productos de las Comunidades Europeas. Esa ventaja consiste en que no se confiere a esos productos el origen del lugar donde se ha formado el tejido - generalmente un país en desarrollo sometido a restricciones -sino que se permite su acceso sin restricciones al mercado estadounidense-.

3.59 Los productos para los que se establecen excepciones hacen patente que los Estados Unidos proporcionan una ventaja de facto a esos productos cuya exportación interesa a las Comunidades Europeas, aun cuando los productos en cuestión sean neutrales desde el punto de vista del origen.

g) Las medidas en litigio son incompatibles con el apartado e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen

3.60 Esta disposición no sólo obliga a los Miembros a administrar sus normas de origen de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable, sino también a adoptar normas susceptibles de ser administradas de esa manera. La complejidad y los criterios arbitrarios utilizados en el artículo 334 y en el artículo 405 hacen casi imposible administrar esas disposiciones legislativas de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable. Su grado de complejidad es tal que los comerciantes se ven forzados a recabar regularmente resoluciones de la administración de aduanas de los Estados Unidos en relación con la determinación del origen de un producto concreto. Además, la obligación de los exportadores de proporcionar visados para determinados productos cuando el tejido exportado de su país se exporte en forma de tejido crudo pone de manifiesto las dificultades que entraña la administración de esas normas de origen.

4. Conclusión

3.61 La India solicita respetuosamente al Grupo Especial que constate que las normas estadounidenses de origen establecidas en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay y modificadas por el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 y la reglamentación aduanera por la que se aplican esas disposiciones legales, así como la aplicación de esos artículos y esa reglamentación, son incompatibles con las obligaciones que impone a los Estados Unidos el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. La India solicita al Grupo Especial que recomiende que los Estados Unidos pongan sus medidas en conformidad con sus obligaciones en virtud del Acuerdo sobre Normas de Origen.

  1. Primera comunicación escrita de los Estados Unidos

1. Introducción

3.62 El Acuerdo sobre Normas de Origen establece una serie de obligaciones basadas en sus principios rectores recogidos en el preámbulo. Esos principios enuncian los objetivos fundamentales del Acuerdo sobre Normas de Origen. Entre tales principios figuran los siguientes: a) que el establecimiento y la aplicación de normas de origen claras y previsibles facilitan las corrientes de comercio internacional; b) que las leyes, reglamentos y prácticas relativos a las normas de origen han de ser transparentes; y c) que las normas de origen deben elaborarse y aplicarse de manera imparcial, transparente, previsible, coherente y que no tenga efectos en el comercio. Los Estados Unidos cuentan con normas de origen aplicables a los textiles y las prendas de vestir que se han formulado en un proceso transparente, son claras, concisas y completas y se aplican de manera imparcial, transparente, previsible, coherente y que no tiene efectos en el comercio. En tal concepto, no cabe duda de que el régimen estadounidense de normas de origen es compatible con el Acuerdo sobre Normas de Origen. Lo que este Acuerdo no prescribe en cambio, es cuáles son las normas de origen concretas que los Miembros deben utilizar. Precisamente eso es lo que trata la India de conseguir en la presente diferencia. Subsidiariamente, la India trata de imponer un sistema en el que no haya normas.

3.63 A pesar de no haber publicado normas u orientaciones relativas a sus determinaciones de origen, la India, ocho años después de que los Estados Unidos promulgaran, como parte de la legislación de aplicación de sus compromisos en la Ronda Uruguay, normas legales de origen para los textiles y las prendas de vestir, impugna las normas concretas utilizadas por los Estados Unidos porque no está de acuerdo con su contenido. En su Primera comunicación escrita la India afirmó que demostraría que las normas estadounidenses de origen recogidas en el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay habían sido promulgadas para perseguir objetivos comerciales proteccionistas; que tenían efectos de restricción, distorsión y perturbación del comercio y que eran discriminatorias y se aplicaban de manera no equitativa, todo ello con infracción de lo dispuesto en el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. Manifestó además que demostraría que el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 ("Ley de Comercio"), que modificó el artículo 334 de conformidad con una solución acordada en un procedimiento de solución de diferencias de la OMC es, de forma análoga, incompatible con el artículo 2.

3.64 La India no ha demostrado que el régimen estadounidense de normas de origen sea incompatible con el artículo 2. En lugar de hacerlo, dedica gran parte de su análisis a las diversas determinaciones de origen que a su juicio resultarían de la utilización de su interpretación del concepto de "transformación sustancial". No obstante, hay un punto en el que la India tiene razón: esas normas constituyeron un cambio de la anterior práctica de los Estados Unidos, la transición de una interpretación caso por caso de la transformación sustancial a un sistema de normas concisas, previsibles y publicadas. El problema de la India es que las determinaciones de origen seguras y concretas que resultan de las normas de origen específicas por productos que los Estados Unidos han promulgado para introducir un grado mayor de seguridad en el comercio de textiles y prendas de vestir no le satisfacen. De hecho, la India pide al Grupo Especial que dé una interpretación del Acuerdo sobre Normas de Origen que incluya determinados criterios específicos y, en realidad, determinadas interpretaciones de lo que constituye una operación que confiere origen; pero el Acuerdo sobre Normas de Origen no permite ese tipo de interpretación. El Acuerdo sobre Normas de Origen prevé cambios en los sistemas de origen y permite modificar los criterios de origen que han de utilizarse hasta que se lleve a término la armonización.

3.65 Como exponen a continuación los Estados Unidos, el régimen de normas de origen establecido en el artículo 334 y el artículo 405 no es incompatible con los apartados b) a e) del artículo 2, interpretados de buena fe conforme al sentido corriente que ha de atribuirse a sus términos en el contexto de éstos y teniendo en cuenta el objeto y fin del Acuerdo sobre Normas de Origen. Las normas en cuestión fueron promulgadas para combatir la elusión de los contingentes establecidos, prevenir la reexpedición, facilitar la armonización y reflejar mejor el lugar en que se forma un nuevo producto. Además, tanto el artículo 334 como el artículo 405 que lo modifica se establecieron en régimen NMF, de conformidad con las normas de la OMC. En tal concepto, esas normas no son incompatibles con el Acuerdo sobre Normas de Origen, sino que facilitan las corrientes de comercio internacional.13

3.66 Los argumentos de la India llevan a uno de estos dos resultados inaceptables: 1) que los Estados Unidos no deberían tener normas de origen para los textiles y las prendas de vestir, sino simplemente formular las determinaciones de origen caso por caso, o 2) que el Grupo Especial debe determinar cuáles deben ser las normas de origen específicas. El Acuerdo sobre Normas de Origen no permite llegar a ninguno de esos resultados. Ambos serían contrarios a los objetivos del Acuerdo sobre Normas de Origen: dotar de transparencia, claridad y previsibilidad al régimen de normas de origen.

2. Antecedentes de hecho

a) El Acuerdo sobre Normas de Origen

3.67 En el Acuerdo sobre Normas de Origen, los Miembros de la OMC trataron de impulsar el proceso de liberalización del comercio mundial dotando de transparencia a las leyes, reglamentos y prácticas relativos a normas de origen que fueran claras, previsibles y no discriminatorias.11 El artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen establece una serie de disciplinas a las que han de atenerse los Miembros para promover la transparencia y evitar la distorsión del comercio mediante las normas de origen hasta que se lleve a término el programa de trabajo para la armonización de las normas de origen. En concreto, el artículo 2 obliga a los Miembros a asegurarse de que:

- sea cual fuere la política comercial a que estén vinculadas, las normas de origen no se utilicen como instrumentos para perseguir directa o indirectamente objetivos comerciales (apartado b) del artículo 2);

- las normas de origen no surtan por sí mismas efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional (apartado c) del artículo 2);

- las normas de origen no discriminen entre otros Miembros (apartado d) del artículo 2); y

- las normas de origen se administren de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable (apartado e) del artículo 2).

3.68 Las alegaciones de la India de que las normas estadounidenses de origen son proteccionistas, surten efectos de restricción, distorsión y perturbación del comercio, son discriminatorias y no se administran de manera uniforme se basan en la idea errónea de que el Acuerdo sobre Normas de Origen prohíbe las normas de origen específicas por productos y la aplicación de diferentes normas de origen a diferentes productos. Ahora bien, los apartados b) a e) del artículo 2 no obligan a los Miembros a adoptar antes de la armonización un régimen de origen concreto, ni a utilizar las mismas normas para productos similares. En contra de lo que desearía la India, ninguna disposición del artículo 2 o de cualquier otro precepto del Acuerdo sobre Normas de Origen obliga a los Miembros a utilizar una norma concreta para un proceso de manufactura determinado o para productos determinados.14 Además, ninguna de sus disposiciones puede interpretarse en el sentido de que los Miembros no puedan modificar sus normas de origen. De hecho, el apartado i) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen prevé la posibilidad de que los Miembros introduzcan modificaciones en sus normas durante el período de transición y establece disciplinas aplicables a esas modificaciones. Además, y quizá sea eso lo más importante, no hay en el Acuerdo sobre Normas de Origen ninguna disposición que impida a un Miembro solucionar diferencias, de forma compatible con las normas de la OMC, mediante un acuerdo de modificación de sus normas de origen, siguiendo el modo de proceder alentado por el Entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias ("ESD").

b) Artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay

3.69 El artículo 334 dio cumplimiento a las obligaciones de los Estados Unidos con respecto a las normas de origen, estableciendo un cuerpo de normas basadas en el principio de que el origen de los hilados y de determinados productos textiles es el lugar en que se ha formado el tejido, ya sea de punto o de lana, y que el origen de cualquier otro producto textil o prenda de vestir es el lugar en el que el producto haya sido totalmente producido o ensamblado.15 Si la producción o el ensamblaje, en su caso, tiene lugar en más de un país, se confiere el origen del lugar en el que se realiza el proceso de ensamblaje o manufactura más importante. Estas reglas reflejan la conclusión de los Estados Unidos de que por lo general el ensamblaje es la operación más importante en la manufactura de prendas ensambladas. Al promulgar el artículo 334, el Congreso de los Estados Unidos hizo patente su voluntad política de tratar de armonizar las normas estadounidenses con las de los demás Miembros importadores principales y de reducir la elusión mediante la reexpedición ilícita de las limitaciones establecidas por medio de los contingentes, dando a la aplicación de las normas de origen un grado mayor de seguridad y uniformidad.16

3.70 La India hace grandes esfuerzos para describir el artículo 334 como un conjunto de normas complejo, difícil de administrar y discriminatorio. Eso no es cierto. En primer lugar, por su mera existencia y en contraste con el caos que implica la ausencia de normas, esas normas sectoriales son claras, previsibles y no tienen efectos en el comercio, conforme a lo prescrito por el Acuerdo sobre Normas de Origen. En segundo lugar, esas normas se basan en el principio sencillo de que el proceso que da lugar a la creación de un nuevo producto textil, y por consiguiente justifica un cambio del país de origen, es el ensamblaje.17 Se trata por consiguiente de normas "fáciles de entender, publicadas con una redacción fácilmente comprensible, sencillas y de aplicación previsible".18

3.71 La India afirma categóricamente que el artículo 334 tiene un significativo efecto de distorsión del comercio, ya que supuso un cambio espectacular de la práctica anterior de los Estados Unidos. Dejando de lado el hecho de que no deben equipararse efectos en el comercio y distorsión del comercio, la aplicación anterior del criterio de transformación sustancial había sido criticada por su carácter excesivamente subjetivo, la escasa coherencia de sus resultados y la excesiva vulnerabilidad a la presión política de su administración.19

c) Artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000

3.72 El artículo 405 modificó el artículo 334 para solucionar una diferencia planteada en el marco de la OMC por las Comunidades Europeas, que alegaban que las disposiciones del artículo 334 habían afectado desfavorablemente al comercio en sectores específicos de exportación de las Comunidades Europeas, y muy especialmente al de productos de seda de Italia.20 Los Estados Unidos, tras mantener amplias consultas con las Comunidades Europeas, accedieron, con el fin de solucionar la diferencia, a modificar el artículo 334, estableciendo dos excepciones a la "norma de la formación del tejido" del artículo 334:

- en el caso de los tejidos de seda, algodón, fibras sintéticas o artificiales y fibras vegetales volverían a conferir origen el teñido y el estampado, cuando estas operaciones fueran acompañadas de dos o varias operaciones de acabado; y

- en el caso de determinados productos textiles exceptuados de la norma del ensamblaje, se conferiría el origen del lugar en el que se realizaran tanto el teñido como el estampado, cuando estas operaciones fueran acompañadas de dos o varias operaciones de acabado, con determinadas excepciones.21

3.73 Esas modificaciones son aplicables no sólo a las Comunidades Europeas sino a todos los Miembros de la OMC. La alegación de la India de que son discriminatorias carece de fundamento. El artículo 334, modificado por el artículo 405, está codificado en 19 U.S.C. § 3592.22

3. Antecedentes del procedimiento

3.74 El 3 de junio de 2002 la India solicitó el establecimiento de un grupo especial para ocuparse de esta diferencia de conformidad con el artículo 6 del ESD, el artículo XXIII del GATT de 1994 y el artículo 8 del Acuerdo sobre Normas de Origen.23 La India solicitaba que el Grupo Especial examinara la compatibilidad de los artículos 334 y 405 con los apartados b) a e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. El Grupo Especial fue establecido el 24 de junio de 2002 y su composición se estableció el 10 de octubre de 2002.24

4. Argumento jurídico

3.75 El régimen estadounidense de normas de origen es compatible con el texto del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen, interpretado conforme a su sentido corriente, en su contexto y teniendo en cuenta el objeto y fin del Acuerdo sobre Normas de Origen. Incumbe a la India la carga de probar que el régimen de los Estados Unidos no se ajusta a las disposiciones del artículo 2. La India no ha probado ni puede probar que el artículo 334 y el artículo 405 sean incompatibles con el Acuerdo sobre Normas de Origen. Conforme a un principio firmemente arraigado, incumbe a la parte reclamante en una diferencia en el marco de la OMC la carga de presentar argumentos y pruebas suficientes para establecer una presunción prima facie de incumplimiento de las obligaciones de un Miembro de la OMC.25 Si las pruebas y argumentos en su conjunto no son concluyentes en lo que respecta a una alegación determinada, es preciso constatar que la India, en su calidad de parte reclamante, no ha probado esa alegación.26 Además, la constatación de la incompatibilidad del régimen estadounidense con el artículo 2 llevaría a un resultado inadmisible a tenor del Acuerdo sobre Normas de Origen: que los Estados Unidos no deberían tener normas de origen sino simplemente formular las determinaciones de origen caso por caso o que la asignación de las determinaciones de origen para productos específicos puede efectuarse mediante el sistema de solución de diferencias de la OMC.

3.76 Con arreglo a las normas usuales de interpretación del derecho público internacional, según se reflejan en el párrafo 1 del artículo 31 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados ("Convención de Viena"), el tratado deberá interpretarse de buena fe "conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin".27 El Órgano de Apelación ha reconocido en Estados Unidos - Camisas y blusas de lana que el artículo 31 de la Convención de Viena refleja una norma usual de interpretación.28 No obstante, el Órgano de Apelación advirtió en India - Patentes que, al aplicar esa norma, la función del grupo especial se limita a las palabras y conceptos utilizados en el tratado.29

a) El artículo 334 es compatible con el apartado b) del artículo 2

3.77 El texto del artículo 2, interpretado en su contexto y teniendo en cuenta el objeto y fin del Acuerdo sobre Normas de Origen, no impide a los Miembros determinar el origen de los productos en función del ensamblaje, el tipo de materia o el tipo de producto. La India distingue entre las normas de variación de la clasificación arancelaria específicas por productos y las normas basadas en la aplicación caso por caso de los criterios de "transformación sustancial". No obstante, la crítica de esta distinción que hace la India se basa en su propia interpretación de lo que a su juicio, debería ser el resultado específico por productos, prescindiendo del mayor grado de certeza y claridad que introduce el artículo 334 frente a las determinaciones subjetivas de origen caso por caso a las que vino a sustituir. Exigir a los Estados Unidos la utilización de una norma concreta para un producto específico, como pretende la India, equivaldría a imponer a ese país una obligación adicional no establecida en el Acuerdo sobre Normas de Origen durante la etapa de transición.

3.78 El artículo 2, en la parte pertinente, dispone que "Hasta que se lleve a término el programa de trabajo para la armonización de las normas de origen establecido en la Parte IV, los Miembros se asegurarán de que: [...] b) sea cual fuere la medida o el instrumento de política comercial a que estén vinculadas, sus normas de origen no se utilicen como instrumento para perseguir directa o indirectamente objetivos comerciales [.]"

3.79 Los Estados Unidos coinciden con la India en que la disposición del apartado b) del artículo 2 establece la obligación de no utilizar las normas de origen "como instrumentos para perseguir objetivos comerciales".30 Los Estados Unidos coinciden asimismo en que "instrument" (instrumento) puede definirse como "tool" (herramienta), "device" (mecanismo) o "means" (medio) y que por "objective" (objetivo) se entiende un objeto o meta.31 De forma análoga, los Estados Unidos coinciden en que el preámbulo del Acuerdo sobre Normas de Origen establece el "objeto y fin" pertinentes del Acuerdo. No obstante, los Estados Unidos sostienen que la interpretación que hace la India de la expresión "objetivo comercial" es errónea, por ser excesivamente amplia. Si por "objetivo comercial" hubiera de entenderse cualquier objetivo relacionado con el comercio, no podrían utilizarse las normas de origen para tratar de conseguir transparencia o previsibilidad, dos objetivos relacionados con el comercio. Una interpretación de esa naturaleza está en contradicción con el objeto y fin del Acuerdo sobre Normas de Origen y con el contexto de la disposición de que se trata. No obstante, los Estados Unidos aceptan la tesis de la India de que la protección de una rama de producción nacional constituye un objetivo comercial "inadmisible" a los efectos del apartado b) del artículo 2.

3.80 La India parece formular tres argumentos en relación con su alegación de que el artículo 334 es incompatible con el apartado b) del artículo 2: 1) el objetivo de los Estados Unidos al formular sus normas de origen era la protección de su rama de producción nacional; 2) el Grupo Especial debería examinar las medidas o instrumentos de política comercial enunciados en el párrafo 2 del artículo 1 y evaluar si con la norma de origen estadounidense "se obtienen los mismos resultados"; y 3) "el diseño, la arquitectura y la estructura" del artículo 334 "demuestran que fue adoptado para proteger a la industria textil nacional".32

3.81 Las normas de origen del artículo 334 no tienen por objetivo la protección de la rama de producción nacional. La Declaración de Acción Administrativa ("DAA") expone claramente sus objetivos: evitar la elusión de los contingentes y combatir la reexpedición ilícita, promover la armonización y reflejar más fielmente el lugar en que se realiza la actividad de producción más importante.33 El Congreso llegó a la conclusión de que era necesario aportar más claridad a las determinaciones de origen en esta esfera, lo que revestía gran interés para los medios comerciales estadounidenses, tanto desde el punto de vista de la importación de textiles y prendas de vestir como del de la eliminación de la elusión de instrumentos comerciales.34 El tipo de operaciones de acabado presentadas al Servicio de Aduanas a efectos de la determinación del origen y de la solicitud de contingentes se había ampliado, y la aplicación caso por caso del criterio de la transformación sustancial por el Servicio de Aduanas en un número cada vez mayor de casos había ampliado asimismo la lista de procesos que se suponía que conferían origen, con inclusión a veces de procesos que en el pasado no se habían considerado significativos.35

3.82 La India no cita ninguna prueba que apoye su afirmación de que el artículo 334 se utiliza para lograr la protección de la rama de producción nacional. Además, en las observaciones a que hace referencia la India36 se reconocía que los Estados Unidos estaban tratando de evitar la elusión: "de lo contrario algunos países recientemente industrializados del Asia sudoriental podrían tratar de eludir las restricciones cuantitativas aplicadas a sus exportaciones de productos textiles, exportando productos semiacabados (telas teñidas o estampadas en su caso) a terceros países, con la esperanza de que se atribuyera a las telas acabadas el origen de esos países (de productos textiles cuyas exportaciones no están sujetas a restricciones cuantitativas)".37

3.83 En realidad, el objeto de la crítica de la India son ciertas determinaciones específicas de origen para determinados productos. En concreto, la India no comparte la decisión de los Estados Unidos de considerar que determinados procesos constituyen una "transformación" suficiente para justificar el cambio de origen de un producto (salvo en determinadas circunstancias). No sólo no hay en el texto del Acuerdo sobre Normas de Origen ninguna disposición en virtud de la cual los Miembros hayan de conferir ciertas determinaciones de origen, sino que no hay en el apartado b) del artículo 2 de ese Acuerdo nada que indique que si no incluye determinadas operaciones de acabado en una determinación de origen, un Miembro está utilizando sus normas de origen para perseguir objetivos comerciales. El hecho de que la actividad de producción que confiera origen sea el ensamblaje y no una operación de acabado refleja una decisión política de los Estados Unidos. Las normas estadounidenses tienen en cuenta cuáles son las operaciones de acabado que justifican el cambio de origen, y el hecho de que esas operaciones pueden variar según el tipo de producto de que se trate. Además, el apartado a) del artículo 2 establece una serie de criterios que un Miembro puede utilizar al formular sus normas de origen, y las normas estadounidenses de origen para los textiles y prendas de vestir son compatibles con esos criterios. En concreto, el apartado a) i) del artículo 2 obliga a los Miembros que apliquen el criterio de cambio de la clasificación arancelaria a especificar en esas normas las partidas o subpartidas. Tanto el artículo 334 como el artículo 405 cumplen esa directriz. El apartado a) iii) dispone que cuando se prescriba el criterio de la operación de fabricación o elaboración, deberá especificarse con precisión la operación que confiera origen. Eso es exactamente lo que hacen las normas estadounidenses. Los argumentos de la India según los cuales los Estados Unidos deberían conferir el origen del lugar de formación o ensamblaje del producto harían sustancialmente inútil el apartado a) del artículo 2, debido a su interpretación excesivamente general de las disposiciones posteriores.

b) El artículo 405 es compatible con el apartado b) del artículo 2

3.84 Con respecto a las alegaciones de la India según las cuales la modificación que introduce el artículo 405 en el artículo 334 constituye un supuesto de utilización inadmisible de las normas de origen, es evidente que los argumentos de la India no son en absoluto convincentes.38 En primer lugar los cambios introducidos por el artículo 405 son aplicables a todos los Miembros en régimen NMF. La India era tercero en las diferencias con las Comunidades Europeas y en su calidad de tercero era plenamente consciente de que de las reclamaciones de las Comunidades Europeas eran muy específicas.39 En especial, la India conocía hasta qué punto era importante su interés en relación con los productos que exporta, en si el teñido y el estampado unidos a otras operaciones de acabado conferían o no origen. Si la India consideraba que el ámbito de las consultas con las Comunidades Europeas no permitía atender sus preocupaciones podía haber tratado de celebrar consultas independientes.40

3.85 A raíz de consultas amplias con las Comunidades Europeas, así como con representantes de la industria textil estadounidense, los Estados Unidos aceptaron que, en el caso de los productos de seda, determinadas mezclas de fibras de algodón y tejidos de fibras artificiales y sintéticas y fibras vegetales (específicamente pañuelos de seda para el cuello y productos planos, como ropa de mesa y cama), el teñido y el estampado acompañados de dos o varias operaciones de acabado se consideraran suficientemente significativas para conferir origen. En consecuencia, la modificación del artículo 334 en ese sentido se consideraría una solución apropiada mutuamente satisfactoria de las cuestiones en litigio.

3.86 Sería absurdo penalizar a un Miembro por llegar a una solución mutuamente satisfactoria de una diferencia con otro Miembro, en cumplimiento de las disposiciones del ESD, cuando los beneficios de esa solución se hacen extensivos a todos los Miembros. No obstante, eso es precisamente lo que la India solicita de este Grupo Especial.41 El razonamiento que la India desearía que aceptara el Grupo Especial -según el cual la decisión de los Estados Unidos de solucionar una diferencia comercial con las Comunidades Europeas implica necesariamente que los Estados Unidos consideraban que las alegaciones de las Comunidades Europeas en esa diferencia eran válidas- es insostenible. Cabe preguntarse si la India desea disuadir a los Miembros de llegar a soluciones mutuamente satisfactorias. Esa sería seguramente la consecuencia de aceptar el salto lógico que la India insta a dar al Grupo Especial, consecuencia que sería incompatible con disposiciones como el párrafo 7 del artículo 3 del ESD, según el cual "se debe dar siempre preferencia" a esas soluciones frente a la "presentación de una reclamación". A pesar de las afirmaciones no fundamentadas de la India en contrario, la decisión de los Estados Unidos de solucionar la diferencia con las Comunidades Europeas mediante la modificación del artículo 334 no supuso en absoluto un reconocimiento de la violación de obligaciones de los Estados Unidos en el marco de la OMC.

c) El artículo 334 y el artículo 405 son compatibles con el apartado c) del artículo 2

3.87 El apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen dispone, en la parte pertinente que "c) las normas de origen no [surtirán] por sí mismas efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional". El sentido corriente de esta frase se desprende claramente de sus términos. Como hemos expuesto antes, incumbe a la India la carga de probar que esas medidas tienen en sí y por sí mismas efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio. La India no ha satisfecho esa carga. En contra de lo que afirma, no obstante que haya efectos en el comercio o una "modificación" del comercio para que esos efectos o esa modificación alcancen el nivel de "restricción", "distorsión" o "perturbación" del comercio.42 Aun en caso de que la modificación fuera suficiente, la India no ha presentado datos concretos que apoyen sus alegaciones. Además, aun en el supuesto de que esas alegaciones fueran ciertas, la India no cita ningún elemento del texto del Acuerdo sobre Normas de Origen en apoyo de su argumento de que las normas que favorecen a un producto con respecto a otro o a un tejido con respecto a otro restringen, distorsionan o perturban el comercio.43 Tampoco la carta del Consejo de Promoción de las Exportaciones de Textiles de Algodón sirve a la India para establecer una presunción prima facie en la presente diferencia.44 La India no tiene en cuenta la posibilidad de que los productores de Sri Lanka hubieran optado por elaborar sus propios tejidos o adquirir tejidos de otras fuentes.

3.88 La India aduce también que las normas tenían efectos de perturbación del comercio debido a "su extrema complejidad". En primer lugar, la India no ha demostrado que la "complejidad" sea una cualidad prohibida. La India parece equiparar, indebidamente, la "sencillez" a la ausencia de normas de origen no preferenciales (como en la India) o a la existencia de un régimen de origen basado en la formulación, caso por caso, de determinaciones de origen que por su misma naturaleza y funcionamiento entraña un grado mayor de subjetividad y discrecionalidad administrativa que el actual régimen estadounidense de origen. En segundo lugar, la India no presenta pruebas de que las normas hayan disuadido a los exportadores de enviar sus productos a los Estados Unidos debido a que éstos eran sencillamente incapaces de entenderlas, ni podría haber ocurrido así: el régimen estadounidense es perfectamente comprensible para las empresas dedicadas a la importación y la exportación. Por último, los Estados Unidos no comparten la opinión que parece tener la India de que la ausencia de normas o al menos de normas publicadas es menos compleja. Los Estados Unidos consideran por el contrario que para que las normas de origen sean "claras y previsibles", para facilitar el comercio, y transparentes y para que se "apliquen de manera imparcial, transparente, previsible, coherente y que no tenga efectos en el comercio"45 deben ser publicadas y estar redactadas de la forma más completa y concisa posible. El artículo 334 y el artículo 405 se ajustan a esos criterios.

3.89 El argumento de la India equivale a afirmar que el Acuerdo sobre Normas de Origen estableció un "statu quo" para los regímenes de origen. Esa afirmación carece de fundamento. Es evidente que el Acuerdo sobre Normas de Origen permite introducir modificaciones en las normas de origen, especialmente dado que regímenes como el de los Estados Unidos, que aportan transparencia gracias a la publicación de las normas y seguridad gracias al establecimiento de normas específicas por productos contribuyen considerablemente a un entorno que facilita el comercio. Además, dado que es evidente que el Acuerdo sobre Normas de Origen, en el apartado i) de su artículo 2, permite introducir modificaciones en las normas, debe haberse previsto algún tipo de efectos en el comercio internacional, incluida la posibilidad de países de origen diferentes para los productos.

d) De conformidad con lo prescrito en el apartado d) del artículo 2, las normas no son discriminatorias

3.90 El apartado d) del artículo 2, en la parte pertinente, establece que los Miembros se asegurarán de que "[...] d) las normas de origen que apliquen a las importaciones y a las exportaciones [...] no discriminen entre otros Miembros, sea cual fuere la afiliación de los fabricantes del producto afectado [...]". Como cuestión previa, hay que señalar que la India parece formular esta reclamación únicamente con respecto al artículo 405, y que en consecuencia la disposición aplicable del apartado d) del artículo 2 que alega que se ha violado es la que prescribe que las normas no "discriminen entre otros Miembros, sea cual fuere la afiliación de los fabricantes del producto afectado".46 No obstante, en relación con esta alegación referente al apartado d) del artículo 2, la India no intenta demostrar por qué razones el arreglo con las Comunidades Europeas, que es aplicable a la India y a todos los demás Miembros en régimen NMF, es discriminatorio. Así pues, la India no ha satisfecho la carga de probar que los artículos 334 y 405 son incompatibles con el apartado d) del artículo 2.

e) La administración de las normas es compatible con el apartado e) del artículo 2

3.91 El apartado e) del artículo 2, en la parte pertinente, prevé que los Miembros se asegurarán de que "e) sus normas de origen se administren de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable [...]". Tampoco a este respecto se esfuerza la India en demostrar que la administración del artículo 334 y del artículo 405 es incompatible con la directriz del apartado e) del artículo 2 de que los Miembros se aseguren de que "sus normas de origen se administren de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable" (sin cursivas en el original). En lugar de referirse al texto real de la disposición, la India intenta añadir a ella otros elementos: "los Miembros deben adoptar normas susceptibles de ser administradas de manera coherente, uniforme, imparcial y razonable" y las normas no deben ser "complejas y arbitrarias".47 Dicho de otra forma, la India intenta reformular esta obligación para impugnar atributos, no de la administración de la norma, sino de la propia norma. No obstante, la India no puede modificar a su arbitrio los términos del apartado e) del artículo 2 para impugnar, no la administración de la ley, sino la propia ley. De la misma forma que deben desestimarse las alegaciones formuladas al amparo del párrafo 3 del artículo X del GATT de 1994 si se basan en impugnaciones de aspectos de las propias leyes y no de su administración48, las alegaciones formuladas al amparo del apartado e) del artículo 2 deben desestimarse si se basan en supuestas deficiencias de las propias normas y no de su administración.

5. Conclusión

3.92 Por las razones expuestas, los Estados Unidos solicitan al Grupo Especial que constante que la India no ha demostrado que el artículo 334 de la Ley de los Acuerdos de la Ronda Uruguay y el artículo 405 de la Ley de Comercio y Desarrollo de 2000 sean incompatibles con los apartados b) a e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen.

  1. Declaración oral de la India en la primera reunión del Grupo Especial

3.93 Tengo el honor de representar hoy a la India ante ustedes. Mi nombre es K. M. Chandrasekhar y soy el Embajador de la India. Los miembros de la delegación de mi país son nuestros funcionarios el Sr. M. K. Rao, Primer Secretario (Asuntos Jurídicos), el Sr. Sudhakar Dalela, Primer Secretario (OMC), la Sra. Alka Bhatia, Primera Secretaria, Ginebra, todos ellos miembros de la Misión Permanente de la India ante la OMC, el Sr. S. Rajagopal, del Consejo de Promoción de las Exportaciones de Textiles de Algodón de la India y nuestros consejeros, el Sr. Frieder Roessler, Director Ejecutivo, Centro de Asesoría Legal en Asuntos de la OMC y la Sra. Cherise Valles, abogada, Centro de Asesoría Legal en Asuntos de la OMC.

3.94 Las exportaciones de textiles y prendas de vestir tienen una importancia decisiva para la India y otros países en desarrollo. Hemos entablado este procedimiento de solución de diferencias porque los Estados Unidos utilizan las normas de origen para socavar los derechos de acceso al mercado de la India con respecto a esos productos. La India tiene además un interés sistémico por garantizar que las normas de origen se elaboren y apliquen de conformidad con las obligaciones asumidas por todos los Miembros de la OMC. Somos conscientes de que todos aquellos que apoyan una aplicación de las normas de origen neutral con respecto al comercio estarán pendientes del resultado de la presente diferencia.

3.95 La razón de ser del Acuerdo sobre Normas de Origen es la necesidad de que las normas de origen se utilicen adecuadamente. El Acuerdo sobre Normas de Origen existe para prevenir el abuso de las normas de origen. Las normas de origen pueden ser utilizadas como instrumento absolutamente legítimo para definir el origen nacional de los productos con el fin de determinar el trato que ha de darse al producto en cuestión. Pueden utilizarse también para determinar los productos que tienen derecho a un trato preferencial. Cada Miembro de la OMC que aplique instrumentos de política comercial no preferenciales y específicos por países necesita normas que determinen de qué país se considera originario un producto. El artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen reserva a cada Miembro el derecho de determinar los criterios que confieren origen en espera de la adopción de disciplinas armonizadas tras el período de transición. Así pues, no existe actualmente ninguna limitación al uso de las normas de origen. No obstante, es posible también abusar de las normas de origen con el fin de reducir las ventajas del derecho de acceso a los mercados y del derecho a un trato no discriminatorio, y las prescripciones arbitrarias de origen pueden crear obstáculos innecesarios al comercio. Por ello, el artículo 2 obliga a los Miembros a no utilizar las normas de origen para perseguir objetivos comerciales y a no imponer prescripciones de origen que surtan efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional o que discriminen entre Miembros de la OMC. Por consiguiente, el abuso de las normas de origen está claramente prohibido.

3.96 En contra de lo que afirman los Estados Unidos, la India no pide al Grupo Especial que adopte interpretaciones del artículo 2 que restrinjan el derecho de los Miembros a determinar los criterios que confieren origen, a modificar en el curso del tiempo esos criterios o a aplicar criterios diferentes a productos diferentes. Un Miembro puede hacer todo eso. En cambio, no puede mantener normas de origen que se adopten y apliquen de manera incompatible con las obligaciones que le impone el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. Es evidente que los Estados Unidos han ejercido su derecho a determinar los criterios para las normas de origen con fines para los que no pueden utilizarse esas normas y de una manera que no puede armonizarse con las obligaciones que les impone el Acuerdo sobre Normas de Origen. La India ha presentado esta reclamación porque es evidente que los Estados Unidos están abusando de su derecho a determinar los criterios que confieren origen con el fin de proteger a su rama de producción nacional y de favorecer a los productos en cuya exportación está interesado otro Miembro de la OMC con respecto a otros. De hecho, el abuso es tan grave que en caso de que se considere que medidas del tipo de las establecidas por los Estados Unidos son compatibles con el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen, resultaría difícil imaginar qué medidas estarían sujetas a las disciplinas de ese artículo. Una constatación de que las medidas estadounidenses en litigio son compatibles con el artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen haría inútil esa disposición.

3.97 En este momento parece claro que es probable que la armonización de las normas de origen requiera mucho más tiempo que el que previeron los redactores del Acuerdo sobre las Normas de Origen. En consecuencia, las disciplinas que es preciso observar en espera de la armonización han cobrado mayor importancia que nunca. No sólo la India, sino todos los Miembros, están interesados en garantizar que esas disciplinas se interpreten de una forma compatible con los objetivos del Acuerdo sobre Normas de Origen. No sólo la India, sino todos los Miembros, tienen interés en que la manipulación de las normas de origen no pueda privar de sentido a los compromisos de acceso a los mercados que han negociado ya o que negociarán en el programa de trabajo de Doha. Los Estados Unidos fueron los principales promotores del Acuerdo sobre Normas de Origen. Por ello, la India desearía alentar a los Estados Unidos a que revisaran la aplicación de sus normas de origen durante los años que restan de vigencia al Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido y a que ayudaran al Grupo Especial a elaborar interpretaciones constructivas que sean plenamente compatibles con los objetivos del Acuerdo sobre Normas de Origen.

3.98 Las principales alegaciones jurídicas de la India son que los Estados Unidos están utilizando sus normas de origen para perseguir objetivos comerciales y que las normas estadounidenses de origen surten efectos por sí mismas de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional. La norma de la "elaboración del tejido" del artículo 334 significa un número mayor de productos textiles y prendas de vestir que se consideran originarios de países sujetos a restricciones contingentarias. El artículo 405 estableció excepciones a esa norma para determinados productos cuya exportación interesa a las Comunidades Europeas, pero a su vez estableció una excepción con arreglo a la cual si esos productos son de determinadas fibras, como algodón, quedan sujetos a la norma de la "elaboración del tejido". A esos últimos productos se les confiere el origen de países sometidos a restricciones contingentarias.

3.99 La India ha demostrado en nuestra Primera comunicación que los artículos 334 y 405 se adoptaron para perseguir objetivos comerciales, que surten efectos de restricción, distorsión y perturbación del comercio internacional y que entrañan una discriminación de facto entre las exportaciones de las Comunidades Europeas y las de otros Miembros de la OMC, por lo que dichos artículos infringen los apartados b), c) y d) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. En cambio, los Estados Unidos no han refutado de forma fundamentada las alegaciones y argumentos de la India.

3.100 En contra de lo que se afirma en la comunicación de los Estados Unidos, la India no trata de que el Grupo Especial prescriba "cuáles son las normas de origen concretas que los Miembros deben utilizar". Tampoco trata de "imponer un sistema en el que no haya normas". La India no ha pretendido ni pretenderá tal cosa. En lugar de ello, la alegación formulada por la India se refiere a lo que las normas de origen estadounidenses no deben ser.

3.101 En el Acuerdo sobre Normas de Origen no se define el término "objetivos comerciales". Como se ha indicado en la comunicación de la India, el sentido corriente de "objetivos comerciales" en el contexto del apartado b) del artículo 2 hace referencia a una meta, objetivo u objeto relacionado con el comercio. De modo análogo, hemos expuesto que una forma de evaluar si una norma de origen se utiliza como instrumento para perseguir un objetivo comercial consiste en evaluar si con esa norma se obtienen los mismos resultados que se obtendrían con una medida o instrumento de política comercial. Los objetivos comerciales incluyen el objetivo de proteger a la rama de producción nacional frente a la competencia de las importaciones o de favorecer a las importaciones procedentes de un Miembro de la OMC con respecto a las procedentes de otro. Cualquier norma de origen con la que se consiga eso es, por definición, una norma utilizada como instrumento para perseguir objetivos comerciales.

3.102 En la comunicación de los Estados Unidos (véase el párrafo 3.79 supra) hay una admisión importante: "los Estados Unidos aceptan la tesis de la India de que la protección de una rama de producción nacional constituye un objetivo comercial 'inadmisible' a los efectos del apartado b) del artículo 2". La comunicación de las Comunidades Europeas añade que "las Comunidades Europeas pueden sumarse al consenso entre las partes acerca de que, en cualquier caso, el objetivo de proteger a la rama de producción nacional estaría comprendido en el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen (véase el párrafo 11 de la comunicación de las Comunidades Europeas). Además, las Comunidades Europeas están asimismo dispuestas a aceptar la tesis de la India de que, en principio, habría que considerar que el hecho de favorecer a un Miembro con respecto a otro constituye un objetivo comercial abarcado por esa disposición".

3.103 A los efectos de la presente diferencia, no es necesario que el Grupo Especial elabore una definición general del término "objetivos comerciales". La India considera que sería suficiente que el Grupo Especial constatara que las medidas estadounidenses en litigio tienen por objetivo la protección de la rama de producción nacional frente a la competencia de las importaciones o el favorecimiento de las importaciones procedentes de un Miembro de la OMC con respecto a las procedentes de otro.

3.104 Los Estados Unidos aclaran que el artículo 334 se aprobó para "evitar la elusión de los contingentes y combatir la reexpedición ilícita, promover la armonización y reflejar más fielmente el lugar en el que se realiza la actividad de producción más importante". Los Estados Unidos definían la "elusión" en su Primera comunicación, en la que se cita con aprobación la observación de que los Estados Unidos estaban combatiendo la elusión mediante el artículo 334 porque "de lo contrario algunos países recientemente industrializados de Asia Sudoriental podrían tratar de eludir las restricciones cuantitativas aplicadas a sus exportaciones de productos textiles, exportando productos semiacabados (telas teñidas o estampadas en su caso) a terceros países, con la esperanza de que se atribuyera a las telas acabadas el origen de esos países (cuyas exportaciones de productos textiles no están sujetas a restricciones cuantitativas)". No obstante, el comportamiento descrito no constituye una elusión. La elusión implica una violación de las normas de origen aplicables mediante declaraciones falsas y otros medios ilícitos. La reacción del mercado a los incentivos y desincentivos generados por los contingentes aplicados específicamente a países no puede calificarse de elusión. Esos países recientemente industrializados de Asia Sudoriental no estaban "eludiendo" las normas de origen, sino adaptando su producción a sus condiciones de acceso a los mercados. Dado que las determinaciones de origen de los productos en esa nueva estructura de los intercambios comerciales se realizaban de conformidad con la reglamentación del artículo 12.130 aplicable a la sazón, no podían, por su propia definición, constituir una "elusión".

3.105 En su comunicación, las Comunidades Europeas señalan acertadamente que si la expresión "elusión de los contingentes" se utilizara para describir la modificación de la estructura del comercio en respuesta a los contingentes, la propia historia legislativa podría demostrar el intento de perseguir un objetivo comercial. La intención de los Estados Unidos de combatir la "elusión" supone, en palabras de las Comunidades Europeas, el propósito de "volver a aplicar restricciones cuantitativas en supuestos en los que esas restricciones cuantitativas han perdido su mordiente debido a los cambios de la estructura del comercio y de la reglamentación". Como han señalado las Comunidades Europeas y China, ese es precisamente el tipo de objetivos comerciales que los Miembros no deben alcanzar mediante la utilización de las normas de origen.

3.106 La India ha demostrado en su comunicación que el objetivo comercial del artículo 334 era la protección de la rama de producción estadounidense. Por efecto del artículo 334, y especialmente de su norma de la elaboración del tejido, una serie de productos textiles y prendas de vestir importados en los Estados Unidos quedaron sujetos a los contingentes estrictos aplicables a los países en desarrollo, cuando anteriormente no habían estado sometidos a contingentes o habían estado sujetos a contingentes más generosos. La India ha señalado que los Estados Unidos no han facilitado en su comunicación ninguna explicación que justifique la conclusión de que se pretendía que el artículo 334 no tuviera incidencia en el comercio. Por consiguiente consideramos que hemos establecido una presunción prima facie de infracción que los Estados Unidos no han refutado.

3.107 Los Estados Unidos sostienen que el principal fin del artículo 405 era el mismo que el del artículo 334, es decir prevenir la elusión o la reexpedición. No obstante, las modificaciones introducidas mediante el artículo 405 no abordan preocupaciones relacionadas con la elusión o la reexpedición. Como ha indicado China, los argumentos estadounidenses de que esas preocupaciones constituían una base legítima de las modificaciones de sus normas de origen para los textiles no eran pertinentes al artículo 405. Observamos que en lo que respecta asimismo al artículo 405, los Estados Unidos no han dado ninguna explicación que apoye su alegación de que ese artículo no pone de manifiesto la intención de favorecer a las exportaciones de las Comunidades Europeas con respecto a las de otros Miembros de la OMC. Los Estados Unidos se limitan a afirmar que el principal objetivo del artículo 405 era prevenir la elusión y la reexpedición. No obstante, como han señalado las Comunidades Europeas en su comunicación, en Chile - Bebidas alcohólicas el Órgano de Apelación aclaró que la mera declaración de objetivos no constituye una refutación efectiva de parte del demandado.

3.108 Los Estados Unidos aprobaron el artículo 405 para modificar determinadas disposiciones del artículo 334. La India ha aducido que el único objetivo del artículo 405 era favorecer a las exportaciones de las Comunidades Europeas manteniendo al mismo tiempo las limitaciones respecto de los países que no formaban parte de las Comunidades. Los Estados Unidos no han dado una respuesta adecuada a este argumento. La única observación que hacen los Estados Unidos es que no debe disuadirse a los Miembros de llegar a soluciones mutuamente convenidas. La India coincide en que no debe disuadirse a los Miembros de llegar a soluciones mutuamente convenidas, pero impugna los términos discriminatorios de la legislación por la que se aplica la solución.

3.109 Se infringe el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen cuando se utilizan las normas de origen como instrumentos "para perseguir objetivos comerciales". La condición jurídica de una norma de origen con arreglo a esta disposición depende, por consiguiente, del fin a que responde. Si su único objetivo es determinar el origen de los productos, es compatible con el apartado b) del artículo 2. Si se utiliza, directa o indirectamente, para perseguir un objetivo comercial no lo es. La principal cuestión interpretativa que subsiste es la forma de determinar el objetivo de las normas de origen en cuestión. Uno de los sistemas consistiría en atender a la finalidad declarada de los legisladores y preguntarse cuál es el objetivo que declaró perseguir el Congreso al adoptar las normas. Otro sistema consistiría en examinar el objetivo que se expresa en la legislación y preguntarse cuál es el objetivo que ponen de manifiesto los términos de la legislación.

3.110 El Órgano de Apelación ha indicado claramente su preferencia por el último de esos sistemas. El párrafo 2 del artículo III del GATT prohíbe la aplicación a los productos de impuestos interiores "de manera que se proteja la producción nacional". En Japón - Bebidas alcohólicas, el Órgano de Apelación declaró que la cuestión de si se aplicaban los impuestos internos para proteger debía determinarse examinando los objetivos que ponía de manifiesto la arquitectura y la estructura de la legislación más bien que las razones dadas por los legisladores.

3.111 El enfoque adoptado por el Órgano de Apelación con respecto al párrafo 2 del artículo III puede aplicarse al asunto sometido a este Grupo Especial. Las normas de la OMC dejan en principio a los Miembros la posibilidad de determinar los criterios sobre la base de los cuales gravan los productos y determinan su origen. No obstante, ni los impuestos internos ni las normas de origen deben utilizarse para fines de política comercial. En consecuencia, la compatibilidad tanto de los impuestos internos como de las normas de origen con el derecho de la OMC depende del objetivo perseguido. Naturalmente, las obligaciones relativas a los impuestos internos tienen una razón de ser distinta de las obligaciones relativas a las normas de origen. No obstante, dado que ambas series de obligaciones hacen referencia a las medidas lícitas e ilícitas en función del objetivo que se persigue con ellas, no hay ninguna razón por la que no pueda aplicarse el enfoque dado al párrafo 2 del artículo III del GATT por el Órgano de Apelación al apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen.

3.112 En su comunicación, las Comunidades Europeas afirman que puede estar justificada una diferencia en cuanto al criterio que ha de aplicarse, ya que en su opinión "el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen se refiere exclusivamente a la intención, en tanto que el artículo III del GATT se refiere más bien a los efectos producidos por la intención". No obstante, tanto el texto del artículo III del GATT ("de manera que se proteja") interpretado por el Órgano de Apelación como el texto en litigio en la presente diferencia ("para perseguir objetivos comerciales") se refieren a la intención ("de manera que" y "para") y al efecto ("se proteja" y "objetivos comerciales"). Así pues, no hay en el texto de esas disposiciones ninguna justificación para la distinción que establecen las Comunidades Europeas. Sería a nuestro juicio demasiado aventurado llegar a la conclusión de que, como afirman las Comunidades Europeas, "el apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen se refiere exclusivamente a la intención". No hay ninguna razón para declarar ilícita una norma de origen simplemente porque se tenga la intención de utilizarla como instrumento para perseguir objetivos comerciales; es necesario además que la norma permita alcanzar esos objetivos. Por estas razones, el Grupo Especial se movería en un terreno más sólido si aplicara el marco conceptual establecido por el Órgano de Apelación con respecto al párrafo 2 del artículo III del GATT al apartado b) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen.

3.113 En la Primera comunicación escrita de la India, adoptamos un doble enfoque de esta cuestión de interpretación. Demostramos que todas las características objetivas de las normas de origen en litigio en la presente diferencia apuntaban a la misma conclusión: las normas fueron adoptadas para proteger a la industria estadounidense textil y del vestido y para seleccionar, a fin de darles un trato más favorable a los productos cuya exportación interesaba a las Comunidades Europeas. Reconocemos sin reservas que los propósitos que se ponen de manifiesto en la historia legislativa, por sí solos, no pueden constituir una infracción del apartado b) del artículo 2. No obstante, consideramos que cabe suponer razonablemente que la rama de producción nacional y la Administración conocían cuáles serían las repercusiones de sus propuestas y sabían que las normas de origen finalmente adoptadas producirían el resultado deseado. En consecuencia, consideramos que nuestra exposición de la historia legislativa de las normas de origen en litigio justifica, en ausencia de cualquier otra explicación de los Estados Unidos, la conclusión de que las medidas se utilizan efectivamente como instrumentos para perseguir objetivos comerciales.

3.114 Permítanme ahora ocuparme del sentido de la frase "las normas de origen no surtan por sí mismas efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional" del apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen. A diferencia del apartado b) de ese mismo artículo, esa disposición no se refiere a la "utilización" de las normas de origen (es decir a su vinculación a un determinado instrumento de política comercial) sino a las normas de origen "por sí mismas", lo que indica que el apartado c) del artículo 2 obliga a los Miembros a asegurarse de que las normas de origen en cuanto tales (sea cual fuere el instrumento de política comercial a que estén vinculadas) no surtan efectos de restricción u otros efectos negativos en el comercio internacional.

3.115 La cuestión fundamental de interpretación es si las palabras "surtan [...] efectos de restricción [...]" se refieren a los efectos que las normas de origen pueden surtir o a los efectos que realmente surten en el mercado. En el primer caso, bastaría que la India demostrara que los incentivos y desincentivos con los que se enfrentan los comerciantes como consecuencia de las normas de origen en litigio surten por sí mismos efectos restrictivos. En el segundo caso, la India habría de demostrar que el marco reglamentario establecido por los Estados Unidos ha producido de hecho esos efectos.

3.116 Las partes en el presente procedimiento adoptan posiciones diferentes al respecto. A juicio de la India, un Miembro infringe el apartado c) del artículo 2 si adopta normas de origen que surten efectos de restricción. Según la India, lo pertinente de conformidad con el apartado c) del artículo 2 es la naturaleza de las normas de origen adoptadas por el Miembro, y no la reacción del mercado a esas normas. En consecuencia, los demás Miembros podrían impugnar las normas de origen de conformidad con el apartado c) del artículo 2 tan pronto como entraran en vigor. Los Estados Unidos adoptan la posición de que la existencia de una violación del apartado c) del artículo 2 ha de demostrarse con datos sobre el comercio que pongan de manifiesto la existencia de efectos negativos. La consecuencia de la posición de los Estados Unidos es que los Miembros que se propongan impugnar las normas de origen al amparo del apartado c) del artículo 2 habrán de esperar hasta que éstas hayan tenido de hecho repercusiones desfavorables y se disponga de datos sobre el comercio que lo demuestren. Otra consecuencia es que la compatibilidad de una norma de origen dependería de la reacción del mercado a esa norma, y por tanto, de factores que normalmente no están bajo el control de los Miembros.

3.117 La cuestión de si las normas del comercio internacional regulan comportamientos o efectos se ha planteado ya en gran número de ocasiones. En Comunidades Europeas - Semillas oleaginosas, las PARTES CONTRATANTES del GATT de 1947 hubieron de decidir si podía considerarse que una restricción contingentaria había sido "aplicada" en el sentido del párrafo 1 del artículo XI aun cuando el contingente no se había agotado y, por tanto, no había restringido de hecho las importaciones. Decidieron que el simple establecimiento de un contingente infringía el artículo XI. Las PARTES CONTRATANTES hubieron asimismo de decidir si se había "aplicado" un impuesto a los productos importados en el sentido del párrafo 2 del artículo III del GATT, a pesar de que hasta ese momento no había habido ningún producto importado sobre el que se hubiera percibido efectivamente el impuesto. Las PARTES CONTRATANTES decidieron que las repercusiones reales del impuesto no eran pertinentes en relación con el párrafo 2 del artículo III. El Órgano de Apelación se refirió, para hacerla suya, a la jurisprudencia de las PARTES CONTRATANTES en Japón - Bebidas alcohólicas y declaró que "el artículo III protege las expectativas no de un determinado volumen de comercio, sino más bien las expectativas de la relación de competencia en condiciones de igualdad entre los productos importados y los nacionales" y que "carece de importancia que los 'efectos comerciales' de la diferencia tributaria entre los productos importados y los nacionales, reflejada en los volúmenes de las importaciones, sean insignificantes o incluso inexistentes".

3.118 Así pues, no se ha interpretado nunca que los artículos III y XI del GATT requieran que se hayan producido o evitado determinados efectos en el comercio internacional. Se ha interpretado que esos artículos requieren el establecimiento de un marco reglamentario que permita a los inversores y comerciantes prever en qué condiciones tendrán que competir con los productos del país importador. El fin de los artículos III y XI del GATT es evitar que medidas no arancelarias impuestas internamente o en frontera deterioren las concesiones de acceso a los mercados. Como se indica en el preámbulo, el fin del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen es evitar que las normas de origen anulen o menoscaben "los derechos que confiere a los Miembros el GATT de 1994". Dado que la razón de ser esencial de esas disposiciones es la misma, debe darse el mismo enfoque a su interpretación. Al igual que a los términos "aplicadas" del artículo XI del GATT y "aplicados" del párrafo 2 del artículo III del GATT, es preciso dar al término "surtan efectos" del apartado c) del artículo 2 un sentido coherente con la función básica del orden comercial mundial, que es aportar previsibilidad a comerciantes e inversores.

3.119 La única conclusión lógica que cabe inferir de las consideraciones anteriores es que es preciso interpretar que el apartado c) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen, como todas las demás disposiciones del ordenamiento jurídico de la OMC destinadas a impedir la elusión de los compromisos de acceso a los mercados mediante medidas no arancelarias, obliga, no a evitar determinadas consecuencias comerciales, sino a mantener determinadas condiciones de competencia. En consecuencia, lo pertinente es si las normas de origen generan condiciones de competencia que tienen efectos de restricción, distorsión y perturbación y no si la aplicación efectiva de esas normas a un instrumento específico de política comercial ha producido tales efectos.

3.120 Si, como pretenden los Estados Unidos, sólo pudiera alegarse la violación del apartado c) del artículo 2 si se dispusiera de datos comerciales y cuando se dispusiera de ellos, y hubiera de demostrarse que el cambio de las corrientes comerciales había sido provocado por las normas de origen y no por otros factores, esta importante disposición del Acuerdo sobre Normas de Origen resultaría a todos los efectos prácticos inexigible, porque en la práctica no sería posible separar el efecto de las normas de origen del efecto del instrumento político al que estuvieran vinculadas. La India considera que, por lo tanto, la interpretación del apartado c) del artículo 2 propugnada por los Estados Unidos no sólo es incompatible con la jurisprudencia del GATT y de la OMC y con la función esencial del orden comercial mundial, sino también con el principio fundamental de interpretación con arreglo al cual debe darse efecto a todas y cada una de las disposiciones de un tratado.

3.121 En respuesta a la alegación de la India de que las normas estadounidenses de origen tienen efectos de restricción, distorsión o perturbación del comercio internacional, los Estados Unidos aducen que no basta que haya habido una modificación del comercio para que esa modificación alcance el nivel de los efectos de "restricción, distorsión o perturbación" del comercio. No cabe duda de que esa afirmación es cierta. Las normas de origen, por su propia naturaleza, modifican la estructura del comercio y, por consiguiente, no puede considerarse que esta consecuencia, por sí sola, constituya un efecto de "restricción, distorsión o perturbación" en el sentido del apartado c) del artículo 2. El significado de esos términos ha de examinarse en el contexto en el que aparece. Su contexto inmediato es la segunda frase del apartado c) del artículo 2, a tenor del cual las normas de origen no impondrán condiciones indebidamente estrictas ni exigirán el cumplimiento de una determinada condición no relacionada con la fabricación o la elaboración, de lo que se desprende que el apartado c) del artículo 2 tiene por fin garantizar que los Miembros no incluyan en sus normas de origen condiciones que no necesitan ser impuestas para determinar en qué país ha tenido lugar un nivel suficiente de actividad económica para justificar que confiera origen. Dicho de otro modo, con el apartado c) del artículo 2 se pretende garantizar que la atribución del origen no dependa del cumplimiento por los productores y comerciantes de condiciones que surtan efectos de restricción, distorsión o perturbación que no son necesarios para determinar el origen de los productos y que por consecuencia exceden de los que genera inevitablemente cualquier norma de origen. Esta conclusión está apoyada por el cuarto párrafo del preámbulo del Acuerdo sobre Normas de Origen según el cual con ese Acuerdo se desea asegurar "que las normas de origen no creen por sí mismas obstáculos innecesarios al comercio".

3.122 Los Estados Unidos, con el apoyo de las Comunidades Europeas, aducen que el artículo 405 no es discriminatorio en el sentido del apartado d) del artículo 2, porque las normas de origen de ese artículo son aplicables por igual a todos los Miembros. Este argumento parte del supuesto de que el apartado d) del artículo 2 abarca sólo los casos de discriminación formal, es decir aquellos en que las normas de origen establecen expresamente diferencias entre varios Miembros de la OMC. A juicio de la India, esa posición es insostenible.

3.123 En la práctica anterior, las disposiciones del artículo I del GATT en materia de trato de la nación más favorecida se han aplicado a medidas que suponían una discriminación de facto. Por ejemplo, se consideró incompatible con el artículo I el tratamiento arancelario menos favorable dado al café arábica y robusta que a otras categorías de café. En Comunidades Europeas - Bananos, el Órgano de Apelación se refirió para hacerla suya a esta jurisprudencia y concluyó que las disposiciones sobre la nación más favorecida del artículo II del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) se aplicaban asimismo tanto a la discriminación de facto como a la discriminación de jure. El Órgano de Apelación consideró que "si el artículo II [del AGCS] no era aplicable a la discriminación de facto sería difícil [...] concebir medidas discriminatorias encaminadas a eludir la finalidad fundamental de este artículo". No hay ninguna razón por la que haya de adoptarse un enfoque diferente del principio de no discriminación establecido en el Acuerdo sobre Normas de Origen. El peligro de elusión de la finalidad del apartado d) del artículo 2 mediante distinciones relativas a productos es tan grande como el peligro de elusión de las disposiciones sobre la nación más favorecida del GATT y del AGCS mediante distinciones relativas a productos o servicios específicos. De hecho, el asunto sometido a este Grupo Especial constituye una clara prueba de que las distinciones arbitrarias entre productos estrechamente relacionados pueden utilizarse para conseguir el objetivo de favorecer a un Miembro de la OMC con respecto a otros.



1WT/DS243/1.

2La India había presentado inicialmente su solicitud el 7 de mayo de 2002, pero no había hecho referencia al artículo 2. El 3 de junio, la India presentó una solicitud revisada de establecimiento de un grupo especial, y el Grupo Especial fue establecido sobre la base de esa solicitud revisada.

3La India ha decidido abstenerse de seguir manteniendo su alegación de que la administración de las normas estadounidenses de origen es incompatible con el apartado e) del artículo 2 del Acuerdo sobre Normas de Origen, puesto que la India considera que el ESD no prevé una reparación eficaz contra las medidas incompatibles con la OMC que han sido adoptadas en el pasado. Por consiguiente, cualquier constatación de infracción de esta disposición no daría lugar a una reparación eficaz para la India.

4WT/DS243/5/Rev.1.

5 WT/DS243/6.

6Ibid.

7La exposición sintética de los argumentos de las partes se basa en los resúmenes facilitados por éstas al Grupo Especial.

8Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos, "The Impact of Rules of Origin on US Imports and Exports", informe al Presidente sobre la investigación Nº 332-192 en virtud del artículo 332 de la Ley Arancelaria de 1930, Publicación Nº 1695, mayo de 1985, página xi.

9Informe del Órgano de Apelación, Japón - Impuestos sobre las bebidas alcohólicas ("Japón - Bebidas alcohólicas II"), WT/DS8/AB/R, WT/DS10/AB/R, WT/DS11/AB/R, adoptado el 1º de noviembre de 1996, DSR 1996.I, 97, página 29.

10De hecho, si los Estados Unidos consideraban que la aplicación del principio de la transformación sustancial no desalentaba la elusión, mediante la reexpedición o por otros medios, de los contingentes para los productos textiles y las prendas de vestir, por lo que trataron de abandonar de ese principio en el artículo 334, cabe preguntarse por qué razón volvieron a adoptar ese principio para determinar el origen en el caso de algunos de los productos enumerados en las partidas del Arancel de Aduanas Armonizado especificadas en el artículo 405, pero no de todos, al resolver la diferencia con las Comunidades Europeas.

11Preguntas sobre las nuevas normas de origen para Rita Hayes, jefe del equipo negociador de los textiles formuladas por el senador Charles E. Grassley y el senador Bill Bradley el 6 de marzo de 1996, reproducidas en Inside US Trade, "Text: Hayes Responses to Bradley, Grassley Questions", 29 de marzo de 1996.

12Estados Unidos - Medidas que afectan a los textiles y las prendas de vestir, WT/DS85/1, G/RO/D/1, G/TBT/D/13, 3 de junio de 1997.

13Véase el preámbulo del Acuerdo sobre Normas de Origen.

14De hecho, el artículo 4 del Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido prevé también la posibilidad de que se produzcan tales modificaciones y establece un mecanismo para que los Miembros lleguen a una solución mutuamente satisfactoria sobre los ajustes adecuados, mecanismo que la India ha optado por no utilizar en este caso.

15Véase EE.UU. - Prueba documental 1.

16H.R. Rep. 103-826(i), Uruguay Round Agreements Act, P.L. 103-465, 3 de octubre de 1994. EE.UU. - Prueba documental 2.

17La India se contradice cuando afirma que el Servicio de Aduanas de los Estados Unidos no define lo que entiende por "operación importante de ensamblaje en el proceso de manufactura". Primera comunicación de la India, párrafo 30. En ese mismo párrafo, la India admite que el Servicio de Aduanas reconoce como importantes tres tipos de operaciones: la formación del tejido, el corte y el ensamblaje. Además, la formación es más importante que el corte, en consonancia con las políticas en las que se basa el artículo 334.

18Véase N. David Palmeter, "The US Rules of Origin Proposal to GATT: Monotheism or Polytheism", Journal of World Trade (1990) 24.2, páginas 25-36, 28-9. India - Prueba documental 1.

19Palmeter, 27. India - Prueba documental 1.

20H.R. Conf. Rep. 106-606, section 405, Clarification of section 334 of the Uruguay Round Agreements Act, página 232 (2000). EE.UU. - Prueba documental 3.

21Véase EE.UU. - Prueba documental 3.

22EE.UU. - Prueba documental 4.

23La India había presentado inicialmente su solicitud el 7 de mayo de 2002 pero no había hecho referencia al artículo 2. El 3 de junio de 2002, la India presentó una solicitud revisada de establecimiento de un grupo especial, y el Grupo Especial fue establecido sobre la base de esa solicitud revisada.

24Los Estados Unidos observan que la India, en su Primera comunicación, hace referencia a la "reglamentación aduanera" por la que se aplican el artículo 334 y el artículo 405 como incompatible con el Acuerdo sobre Normas de Origen. Véase la Primera comunicación de la India, párrafo 7 (supra, párrafo 3.4). Al no haber sido formulada en la solicitud de celebración de consultas o en la solicitud de establecimiento de un grupo especial de la India, no puede considerarse que esa alegación forme parte de la presente diferencia.

25Véanse, por ejemplo, informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Medidas que afectan a las importaciones de camisas y blusas de tejidos de lana procedentes de la India ("Estados Unidos - Camisas y blusas de lana"), WT/DS33/AB/R y Corr.1, adoptado el 23 de mayo de 1997, DSR 1997.I, 323, página 14; informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Medidas que afectan a la carne y los productos cárnicos (Hormonas) ("CE - Hormonas"), WT/DS26/AB/R, WT/DS48/AB/R, adoptado el 13 de febrero de 1998, DSR 1998.I, 135, párrafo 104; informe del Grupo Especial, Corea - Medidas de salvaguardia definitivas impuestas a las importaciones de determinados productos lácteos ("Corea - Productos lácteos"), WT/DS98/R y Corr.1, adoptado el 12 de enero de 2000, modificado por el informe del Órgano de Apelación, WT/DS98/AB/R, DSR 2000.I, 49, párrafo 7.24.

26Véanse, por ejemplo, informe del Grupo Especial, India - Restricciones cuantitativas a la importación de productos agrícolas, textiles e industriales ("India - Restricciones cuantitativas"), WT/DS90/R, adoptado el 22 de septiembre de 1999, confirmado por el informe del Órgano de Apelación, WT/DS90/AB/R, DSR 1999.V, 1799, párrafo 5.120. Véase también informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Denominación comercial de sardinas ("CE - Sardinas"), WT/DS231/AB/R, adoptado el 23 de octubre de 2002, párrafo 270, en el que se cita el informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Camisas y blusas de lana, supra, 335.

27Párrafo 1 del artículo 31 de la Convención de Viena (sin cursivas en el original).

28Informe del Órgano de Apelación, Estados Unidos - Camisas y blusas de lana, supra, página 21.

29Informe del Órgano de Apelación, India - Protección mediante patente de los productos farmacéuticos y los productos químicos para la agricultura ("India - Patentes (Estados Unidos)"), WT/DS50/AB/R, adoptado el 16 de enero de 1998, DSR I, 9, párrafos 45 y 46.

30Primera comunicación de la India, párrafo 42 (véase, supra, párrafo 3.19).

31Véase Id., párrafo 46 (supra, párrafo 3.23), notas 29 y 30, en las que se cita The New Shorter Oxford English Dictionary y The New Oxford Thesaurus of English.

32Id., párrafos 46 a 49 (véanse, supra, párrafos 3.23 a 3.26).

33Como la India señala acertadamente, la DAA constituye una expresión autorizada de las opiniones de la Administración y del Congreso acerca de la aplicación de la Ley. H.R. Doc. No. 316, 103d Cong. 2d sess., volumen 1 (1994), 656.

34Véase DAA, páginas 124 a 126. EE.UU. - Prueba documental 5.

35Por ejemplo, uno de esos procesos es el corte. Algunos comerciantes alegaron con éxito que el lugar en que se procedía al corte de un producto que podía ser objeto de ulterior acabado confería origen. El Congreso decidió armonizar a este respecto las normas estadounidenses con las de nuestros principales interlocutores comerciales.

36Señalamos, no obstante, que una de las observaciones se refiere a una modificación de las normas en 1984, que no puede utilizarse seguramente para deducir cuál era el propósito del Congreso de los Estados Unidos 10 años más tarde, cuando se aprobó el artículo 334. Véase, Primera comunicación de la India, nota 33.

37Véase Franklin Dehousse, Katelyne Ghemar y Philippe Vincent, "The EU-US Dispute Concerning the New American Rules of Origin for Textile Products", Journal of World Trade 36:1 67-84, 2002, 73, Primera comunicación de la India, nota 46. India - Prueba documental 12.

38Véase la Primera comunicación de la India, párrafos 69 a 85. Los Estados Unidos no tienen intención de realizar un análisis sustantivo de una diferencia ya solucionada y que no forma parte del mandato relativo a la presente diferencia.

39Véase la Primera comunicación de la India, nota 48.

40Véase Estados Unidos - Medidas que afectan a textiles y las prendas de vestir (I), WT/DS85/9, G/TBT/D/13/Add.1, notificación de una solución mutuamente convenida, 25 de febrero de 1998. India - Prueba documental 13.

41Véase la Primera comunicación de la India, párrafo 84, supra, párrafo 3.51).

42Véase la Primera comunicación de la India, párrafo 91.

43Id.

44Véase la Primera comunicación de la India, párrafo 93. India - Prueba documental 15.

45Véase el preámbulo del Acuerdo sobre Normas de Origen.

46Véase la Primera comunicación de la India, párrafos 98 y 99 (supra, párrafos 3.58 y 3.59).

47Véase la Primera comunicación de la India, párrafo 101 (supra, párrafo 3.60).

48Informe del Órgano de Apelación, Comunidades Europeas - Régimen para la importación, venta y distribución de bananos ("CE - Bananos III"), WT/DS27/AB/R, adoptado el 25 de septiembre de 1997, DSR 1997.II, 591, párrafo 200. Una disposición análoga figura en el párrafo 3 del artículo 1 del Acuerdo sobre el Procedimiento para el Trámite de Licencias de Importación.